Suscriptor digital

Mea culpa de Dilma: reconoció que reaccionó tarde al freno económico

En una entrevista con los principales diarios, admitió que deberían haber tomado medidas antes; también lamentó "profundamente" los escándalos de corrupción del PT
Alberto Armendariz
(0)
26 de agosto de 2015  

RÍO DE JANEIRO.- Acorralada por la recesión, las divisiones dentro del gobierno generadas por el escándalo de corrupción en Petrobras y por su bajísima popularidad, Dilma Rousseff comenzó a hacer un mea culpa sobre los errores de su administración. En entrevistas a diarios y radios locales, la presidenta de Brasil reconoció que tardó en darse cuenta de la gravedad de la crisis económica y resaltó que lamenta profundamente que su Partido de los Trabajadores (PT) se haya involucrado en el esquema de sobornos dentro de la petrolera estatal.

"Me quedo pensando en qué me podría haber equivocado. En haber demorado tanto en percibir que la situación podía ser más grave de lo que imaginábamos. Y, por lo tanto, tal vez deberíamos haber comenzado a hacer una inflexión antes", dijo durante una conversación que mantuvo con los diarios O Globo, Folha de S. Paulo y O Estado de S. Paulo, publicada ayer.

La presidenta apuntó que hace exactamente un año todavía no era posible advertir que Brasil entraría en recesión (aunque desde que asumió el poder en 2011 la expansión del PBI ha venido decayendo), pero aceptó que en septiembre, octubre y noviembre ya había indicadores económicos preocupantes. Durante la campaña para los comicios presidenciales de octubre, en los que ganó la reelección por el margen más estrecho en la historia de Brasil, la propia Dilma había rechazado y minimizado las advertencias de analistas del mercado y del principal candidato opositor, Aécio Neves; muchos en Brasil la acusan ahora de haber mentido y manipulado los números para esconder los problemas.

Sólo cuando asumió su segundo mandato, la presidenta decidió encarar la cuestión dando una vuelta de timón a su política económica con el nombramiento del banquero neoliberal Joaquim Levy como ministro de Economía. Desde entonces, Levy promueve un férreo ajuste para equilibrar las cuentas e intentar recuperar el crecimiento. Sin embargo, todos los pronósticos indican que la economía brasileña se contraerá este año alrededor del 7% y el próximo año por lo menos un 0,15%. Mientras tanto, el desempleo ya supera el 8% y la inflación el 9%; ambas cifras duplican los números de los últimos años. Y el apoyo popular a Dilma alcanzó su mínimo histórico, 8%, según las encuestas.

"No puedo garantizar que la situación en 2016 será maravillosa; muy probablemente no lo será. Pero tampoco será la dificultad extrema que muchos pintan. Vamos a continuar teniendo dificultades, porque no sabemos cómo se comportará el mercado internacional", dijo en una entrevista con radios, al comentar las turbulencias financieras provenientes de China, principal socio comercial de Brasil, al que le vende materias primas -mineral de hierro, soja y petróleo- cuyo valor se ha desplomado en los últimos tiempos.

Cuestionada por los periodistas de los principales diarios del país si se había imaginado que políticos y militantes del PT (como el ex jefe de gabinete de Luiz Inacio Lula da Silva José Dirceu o el ex tesorero de la agrupación João Vaccari Neto, ambos detenidos) estarían envueltos en el escándalo de sobornos del petrolão, la mandataria fue rotunda: "No, me sorprendió, y lo lamento profundamente".

No recordó que el propio Dirceu y otro ex tesorero del PT ya habían sido condenados por un esquema de coimas similar al ocurrido entre 2003 y 2005 en el Congreso, el famoso escándalo del mensalão que sacudió al gobierno de Lula, su mentor político.

"Estoy a favor de una cosa que decía [el ex ministro de Justicia] Marcio Thomaz Bastos: no esperen que las personas sean fuente de virtud; tienen que serlo las instituciones", agregó y apuntó que "las investigaciones, cuanto más rápidas y efectivas, mejor".

Los "errores" de la presidenta

Dilma Rousseff

Presidenta de Brasil

  • "Me quedo pensando en qué podría haberme equivocado. En haber demorado tanto en percibir que la situación podía ser más grave de lo que imaginábamos"
  • "No esperen que las personas sean fuente de virtud; tienen que serlo las instituciones. Las instituciones tienen que tener mecanismos de control"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?