Las reinas argentinas, en pie de guerra

El encuentro de las representantes de las fiestas nacionales, para la elección de la reina de reinas
El encuentro de las representantes de las fiestas nacionales, para la elección de la reina de reinas Crédito: Fiesta Nacional del Oro Dulce
Representantes de distintas fiestas juntan firmas para impedir que avance un proyecto de ley que prohibe el uso de títulos de realeza en los 300 concursos de belleza nacionales, regionales y provinciales que se hacen en todo el país
Evangelina Himitian
(0)
4 de septiembre de 2015  • 16:10

La noticia no es menor. En el país hay más de 300 reinas en pie de guerra. Son las representantes de fiestas nacionales, regionales y provinciales que, si prospera el proyecto de ley que impulsa la diputada kirchnerista Gloria Bidegain, podrían perder su corona. Y están dispuestas a hacer lo que haga falta para evitar que eso ocurra.

"No tiene idea de todo el trabajo y preparación que se necesita para ser reina. No es sólo el sueño de ser elegida la más linda. Hay que estudiar, comprometerse con la historia de una región, aprender sus valores y ser una representante que lleve un poquito de todo eso al resto del país", reclama Melina Albrecht, que desde enero ostenta el título de reina de Reinas, al haber sido coronada entre todas las ganadoras de esos concursos de todo el país.

Las soberanas de la belleza están movilizadas en contra de esta iniciativa. Se pusieron de acuerdo y lanzaron una convocatoria en la plataforma Change.org para juntar firmas e impedir que ese proyecto se convierta en ley.

No se trata de una idea descabellada presentada por una legisladora. La iniciativa se presentó bajo el nombre de "Bellezas sin violencia" y ya tiene dictamen de la comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, y debe ser tratada esta semana en la comisión de Familia. Desde ahí, bajaría al recinto para convertirse en ley.

Según explicó la diputada, que decidió no responder las consultas de La Nación hasta que el proyecto tenga doble dictamen, se trata de un intento de regular y legislar los concursos de belleza que se realizan en el contexto de las fiestas nacionales y regionales en todo el país. La propuesta es que sigan existiendo -no es cierto que se prohíban los concursos de belleza-, pero que cambien los "títulos monárquicos" por figuras de los sistemas democráticos. Así, las reinas y princesas pasarían a llamarse "representantes" de determinada fiesta nacional o provincial.

No será lo mismo. No habrá corona, ni cetro, ni banda. Y, según protestan las reinas, se perderá mucho de ese folclore que forma parte de la historia de los pueblos y ciudades del interior.

La legisladora que impulsa la iniciativa es hija de Oscar Bidegain, que fue gobernador de la provincia de Buenos Aires en 1973, elegido en las mismas elecciones que hicieron a Héctor Cámpora presidente de la Nación. Renunció un año después.

"Como a ganado"

Para explicar por qué se le ocurrió el proyecto, la legisladora que no quiere más títulos monárquicos usó un comparativo poco feliz y que enojó a muchas de las actuales reinas. Dijo que fue luego de asistir a una fiesta popular en una provincia, junto con otras legisladoras. "Quedamos shockeadas viendo que a las chicas se las trataba como en un remate de ganado. Ahí dijimos, tenemos que hacer algo y comenzamos a trabajar", dijo.

Bidegain es originaria de Azul, donde todos los años se realiza la Fiesta Nacional de la Vaca. Este año, en marzo, esa ciudad coronó a Alexandra Almendros, de 21 años. Antes de convertirse en la reina de la vaca, Alexandra fue reina del Vivero. "Mi sueño es la fina mezcla entre la risa y el llanto. Aprendí a darle tiempo al tiempo, a esperar el momento, todo llega cuando tiene que llegar", publicó la chica en su Facebook tras la coronación.

"La violencia no empieza con el crimen, que es la forma más extrema. Comienza con la cosificación y la violencia simbólica. La movilización #NiUnaMenos demostró que estamos en un momento terrible y esta es una de las formas para propiciar cambios culturales", dijo la legisladora al portal de noticias Infojus.

"Somos reinas y no de la monarquía. Somos reinas de una fiesta, de un lugar, de una historia que llevamos en el corazón y respetamos profundamente. Cómo me encantaría, señora diputada, que nos sentemos juntas y te pueda dar mis mil razones para que las reinas sigamos siendo reinas", desafió Albrecht, la reina de reinas .

En el país hay más de 200 fiestas nacionales y otras 300 fiestas regionales, ya sean provinciales o municipales, muchas de ellas constan en el registro oficial de la página web de Presidencia de la Nación.

Hay fiestas muy pintorescas y curiosas, aunque no todas eligen a su reina. Como ocurre en Chivilcoy, donde el año último el Concejo Deliberante lo prohibió por ley por considerarlo una "práctica sexista y cosificante de la mujer". Aunque Chivilcoy, ni siquiera tiene una fiesta nacional propia, pero sí festejos populares para el carnaval.

Reina del pomelo y del surubí

Llegar a uno de los reinados se convierte en el sueño de miles de adolescentes en el interior del país. Aunque sostener ese título a lo largo del año puede representar todo un desafío. Como para Antonella Elisaul, que hace un mes se consagró como la reina del salame quintero, en Mercedes. O como Florencia Demarchi, coronada en mayo como la reina del surubí, en Ituzaingó, Corrientes. O Mariana Cáceres, soberana del pomelo, en Formosa.

"Me encantaría encontrarme a esta señora diputada y comentarle un poquito de las obligaciones que tiene una reina en su año de representación", dice la reina Albrecht.

"Los títulos de las señoritas electas que representan a sus lugares de origen y a sus fiestas son mucho más que una banda, un cetro y una corona. Es todo un pueblo, una ciudad que muestra su historia y su atractivo al mundo", se indigna Daniel Paladini, uno de los organizadores de la Fiesta Nacional del Oro Dulce, de Santa Fe, e impulsor de la colecta de firmas en Change.org.

Melina Albrecht, reina de reinas
Melina Albrecht, reina de reinas

Antes de ser consagrada en el concurso que elige una reina entre las reinas, Melina Albrecht, que es de Stroeder, provincia de Buenos Aires, recorrió un largo camino. A los 19 años, fue elegida reina de la Soberanía Patagónica, en Carmen de Patagones, donde vivía entonces. Un año después, representó a su ciudad en la fiesta de Lamarque, en Río Negro, y se convirtió en la Reina del Tomate. Ese título le cambió tanto la vida que decidió mudarse a esa ciudad, en la que no conocía a nadie, para empaparse de la cultura, las costumbres y los valores de esa sociedad que tenía que representar a lo largo del país.

Anduvo entre los productores y los cosechadores para conocer el camino que realiza un tomate hasta llegar a las mesas de todo el país. Para poder instalarse en esa ciudad tuvo que hacer grandes cambios. "Busqué un trabajo y me mudé", cuenta.

Las reinas no reciben pago por sus servicios. Así, Melina es una reina part time. Y cuando no anda por la vida con una corona y un cetro, se pone el delantal y da clases en un jardín de infantes. Así le llegó la posibilidad de representar esa fiesta nacional en la elección de la reina de reinas que se hace en Carlos Pellegrini, provincia de Santa Fe.

La elección se hizo en enero, una tarde de calor abrasador en la provincia, en mismo día de la muerte del fiscal Alberto Nisman. "Fue todo un desafío mantenerse sin que se notara y sin que se corriera el maquillaje", cuenta.

"Me dolió mucho enterarme de la noticia de que quieren prohibir los reinados", cuenta Melina, que desde hace días conversa del tema con Rocío Molinero, la reina nacional del contratista rural, de Córdoba.

"Hay una historia nuestra y de los pueblos que se va a perder. Me gustaría que la diputada se sentara por lo menos a conversar con nosotras y conocer quiénes somos, por qué lo hacemos. No somos sólo chicas lindas que quieren ser modelo. Representamos a un pueblo y defendemos un lugar. Cosificarnos es ni siquiera preguntarnos qué es lo que queremos quienes participamos de estas fiestas", dice Melina.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.