Jordi Savall, una luminaria en el Colón

Pola Suárez Urtubey
(0)
5 de septiembre de 2015  

Jordi Savall, violagambista, director de orquesta y musicólogo español, estará otra vez en Buenos Aires. ¡Bienvenido! Será una nueva oportunidad para acceder a una de las más entrañables y profundas experiencias de la música. Lo recomiendo para todos aquellos que han tenido oportunidad de escucharlo, pero sobre todo para aquellos a quienes el arte de este intérprete les llegará por vez primera. El Mozarteum Argentino lo presentará en el Colón el lunes y martes próximos, con diferentes programas de su especialísimo repertorio.

El año pasado tuvo enorme repercusión la renuncia de Savall al Premio Nacional de Música de España, por estimar que procede de un gobierno responsable del desinterés en su defensa del arte y de menospreciar a los músicos que con grandes sacrificios dedican sus vidas a mantener la dignidad de los artistas. Por su parte, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte declaró (no tenía otra salida digna) que respeta su decisión, pero insiste en reconocer los méritos de este "extraordinario intérprete situado en su plenitud artística".

El premio, de 30.000 euros, había sido rechazado por el exitoso escritor Javier Marías; por Albert Boadella, catalán, director de una compañía teatral, y de quien se ha dicho que "no parece especialista en hacer amigos" (se metió con los militares, con la Iglesia, con la Generalitat); por el escultor Santiago Sierra, y por el diseñador gráfico Daniel Gil. "La ignorancia y la amnesia son el fin de toda la civilización -apuntó Jordi Savall en su renuncia- ya que sin educación no hay arte y sin memoria no hay justicia." Y continúa: "No podemos permitir que la ignorancia y la falta de conciencia del valor de la cultura de los responsables de las más altas instancias del gobierno de España erosionen impunemente el arduo trabajo de tantos músicos, actores, bailarines, cineastas, escritores y artistas plásticos".

Nacido en Igualada, Barcelona, en 1941, Savall recibió grandes premios por su extraordinaria trayectoria, entre ellos, en 1988, el de Officier de l'Ordre des Arts et de Lettres por el Ministerio de Cultura de Francia. De entonces a hoy Savall sumó notables reconocimientos a nivel mundial. En 2008 fue nombrado embajador de la paz europea para el diálogo intercultural, junto con otra gran artista y madre de sus dos hijos, Montserrat Figuera, investidos además como Artistas para la Paz por la Unesco.

Para estas dos presentaciones, Jordi Savall y su conjunto Hespèrion XXI han preparado sendas temáticas de excepcional interés. El lunes estará dedicado a Folías Antiguas & Criollas, del Viejo al Nuevo Mundo, las que, en palabras de Savall, "nos muestran un fascinante diálogo entre estas músicas «sobrevivientes» en las tradiciones orales Llaneras, Huasteca y en los repertorios populares anónimos y mestizos, influidos por las culturas náhuatl, quechua y africana, y las músicas históricas conservadas en los manuscritos impresos de la época, en la vieja y la nueva España renacentistas y barrocas". El martes, el programa lleva por título Estambul, Dimitrie Cantemir, "El libro de la ciencia de la música" y las tradiciones musicales sefardíes y armenias.

Sin duda, un mundo nuevo, emocionante para nosotros, aun habiendo tenido oportunidad de conocer ya buena parte de su repertorio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.