Honrar la vida a toda velocidad

El neuquino Enrique Plantey es uno de los más detacados deportistas de esquí alpino adaptado en la Argentina y se entrena en las pistas de Chapelco, donde esta semana habrá un nuevo encuentro de la disciplina
Alejandro Rapetti
(0)
13 de septiembre de 2015  

Enrique Plantey tenía apenas 12 años cuando sobrevivió un accidente de tránsito que les quitó la vida a su papá y a un hermano, aunque le diagnosticaron paraplejía por debajo de la cintura. Se habían detenido al costado de la ruta 22, en Neuquén, para encontrarse con unos amigos. A un vehículo que circulaba en sentido contrario se le levantó el capó y los atropelló.

Hoy tiene 33 años y, entre otros logros, en 2014 participó de los Juegos Paralímpicos en la categoría de esquí alpino adaptado -con variantes en los esquíes, bastones, tablas, fijaciones y botas-, que se llevaron adelante en Sochi, Rusia.

"Nací en Neuquén y a los días nos fuimos a vivir a un campo, donde pasé una niñez muy relacionada con la naturaleza, una típica vida de campo. Ahí descubrí mi afición por la velocidad, subido a un caballo, que despertó mi necesidad de superar constantemente mis límites, entendí que esa sensación me daba mucha felicidad", cuenta Plantey, que vive en Buenos Aires.

El deporte siempre ocupó un papel fundamental en su vida: antes del accidente practicaba fútbol, rugby y paddle. Después, su madre decidió llevarlo a Cuba para continuar su rehabilitación, donde permanecieron cuatro meses. "Cuba marcó un antes y un después. Me enseñaron a cuidar mi cuerpo, a tomar conciencia de lo importante que es el deporte día a día. Termine haciendo 1300 abdominales diarios. La rutina comenzaba a las 8 de la mañana y combinaba fisioterapia deporte y dieta", explica.

Un equipo

De regreso en Neuquén, se encontró con Damián, un kinesiólogo cubano recién llegado a la provincia, con el que formaron un gran equipo de trabajo. Realizaban un entrenamiento de cuatro horas por día que se complementaba con natación. Al año viajó a Buenos Aires para participar de una competencia nacional y ganó su primer medalla de oro.

En las vacaciones de invierno, Plantey solía acompañar a sus amigos a esquiar a San Martin de los Andes. Un año se organizó una clínica en el cerro Chapelco y uno de los instructores lo invitó a subir por primera vez a un mono esquí. "Fue un amor a primera vista. Recuperé la sensación de velocidad y la adrenalina que te genera bajar por la montaña, como cuando andaba a caballo. Quedé tan emocionado con lo que había vivido que pronto se lo hice notar a mi mama y ella me dijo: Si lo vas a usar te lo compro. No lo dudé".

En 2010, Plantey viajó a Aspen para participar de un programa de work and travel. Ahí descubrió un deporte mucho más desarrollado de lo que imaginaba. "Se estaba haciendo un encuentro liderado por el número uno de mi disciplina, Taylor Walker, y me invitaron. Claramente no me destacaba, pero tuve la oportunidad de competir contra él. No le gané, pero tampoco me sacó tanta diferencia... y eso me marcó", recuerda.

A su vuelta, enseguida se contactó con un instructor que estaba creando un equipo de esquí adaptado en Mendoza. A la semana ya se entrenaba en Las Leñas y en diciembre de ese mismo año participaba de la competencia Cooper Mountain, Colorado, Estados Unidos. Desde entonces, Plantey comenzó a especializarse en las disciplinas slalom gigante y slalom -una de velocidad y la otra más técnica- hasta alcanzar el puesto 19 del mundo en los Juegos Paraolímpicos Sochi 2014. Este año obtuvo el 3° puesto del Campeonato Nacional Francés.

Corea 2018

El entrenamiento es contante. En la temporada de nieve practica en el Cerro Chapelco; en las vacaciones de verano viaja a Europa o Estados Unidos para entrenar y competir y el resto del año se prepara físicamente en el Cenard.

"Llevo una vida muy normal, que divido entre el trabajo en el Consejo de la Magistratura de la de Buenos Aires, la carrera de Derecho en la UBA y el entrenamiento. En mis ratos libres me gusta andar en bicicleta por la ciudad y remar. Los fines de semana salgo con mis amigos y mi novia", cuenta Plantey.

Junto a los mendocinos Leonardo Martínez, que compite en silla mono ski como él y Carles Codina,que compite en snowboard, son los únicos tres atletas argentinos federados en estas disciplinas . "Nuestro objetivo es llegar bien para poder hacer un buen papel en los próximos juegos olímpicos en Corea (Pyonyang) 2018. Soy un convencido de que hay que vivir la vida y disfrutar de lo que hacemos. Honrar la vida es mi mensaje", concluye.

El próximo jueves Chapelco será escenario del Tercer Encuentro Nacional de Esquí Adaptado, mientras que el viernes y el sábado recibirá la 1» Competencia Paralímpica 2015 organizada por el Comité Internacional Paralímpico de Esquí Alpino.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?