Suscriptor digital

Las líneas aéreas piden respaldo a sus países y ya reducen la venta de pasajes

Quieren que los delegados diplomáticos intercedan ante el Gobierno para que les suban los cupos de divisas; algunas restringen la oferta
Florencia Donovan
(0)
12 de septiembre de 2015  

Las líneas aéreas internacionales quedaron heridas tras la fuerte devaluación de Venezuela y, si algo tienen en claro, es que no quieren que en la Argentina les suceda lo mismo. Sin diálogo por ahora con las autoridades locales, algunas compañías decidieron ayer empezar a aplicar medidas para desalentar las ventas de pasajes en el país. Acordaron, a su vez, apelar individualmente a las embajadas de sus respectivos países, para que éstas intercedan ante el gobierno argentino y habilite mayores cupos para la compra de dólares.

"Hay distintos niveles de tolerancia en función de la exposición que tiene cada empresa y de cuánto vende en la Argentina versus cuánto vende en el exterior o cuánto vende a los destinos más turísticos", explicó a LA NACION el número uno de una compañía internacional. "Pero la realidad es que casi todas las casas matrices están muy sensibles porque hay un precedente en Venezuela. Con lo cual hay menos tolerancia que en el pasado", admitió, con la condición de no ser identificado.

Las compañías tuvieron recientemente contactos informales con autoridades del BCRA, que les informaron que era el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien definía los cupos de divisas. Pero por ahora no lograron si quiera abrir un canal de diálogo con Economía. En la industria señalan que, tras los recortes que les aplicó el BCRA a todos los importadores después de las elecciones primarias, las PASO, hoy están pudiendo comprar sólo el 50% de los dólares que necesitan.

Los ejecutivos de las líneas aéreas acordaron por eso ayer no actuar corporativamente, pero sí enviar en forma individual cartas a las embajadas de sus países, solicitándoles una gestión diplomática para que el gobierno argentino les libere los dólares necesarios para pagar los pasajes vendidos localmente y los servicios contratados en el exterior.

Según explican, existen siempre convenios bilaterales que sirven de marco para proteger las operaciones de las líneas aéreas extranjeras en el país y de la línea de bandera, en este caso, Aerolíneas Argentinas, en el exterior. Los convenios incluyen normas de tráfico y de trabajo, y la mayoría estipula también que tienen que haber un libre movimiento de divisas. "Si eso no se produce -aclara una fuente de la industria- se violan los convenios bilaterales. Y ha habido historias en las cuales compañías aéreas no han cumplido y los gobiernos han tomado represalias contra la línea de bandera de ese país", alertó.

Aerolíneas Argentinas lo sufrió hace poco más de una década cuando, tras la devaluación de 2002, el Gobierno decidió pesificar las tasas aeroportuarias únicamente para la línea de bandera y mantenerlas en dólares para el resto. En ese entonces, el gobierno de los Estados Unidos optó por retenerle a Aerolíneas Argentinas fondos por el equivalente a lo que se les cobraba de más a sus compañías en la Argentina.

Menos oferta de pasajes

Algunas de las aerolíneas más grandes, no obstante, no quieren arriesgar la posibilidad de perder millones de dólares, como ya les pasó en Venezuela. Donde, sin posibilidades de acceder al mercado de divisas, quedaron atrapadas con millones de bolívares en plena devaluación.

Por eso, según confirmaron a LA NACION, decidieron desde ayer limitar en la Argentina la venta de pasajes con fecha de emisión a partir de enero de 2016. "Desde hoy [por ayer] no vendemos pasajes baratos a partir de enero. Subimos todos los precios de clase económica, cosa de desalentar las ventas. Preferimos asumir la pérdida de tener un avión vacío antes de perder todavía más llenándolo y quedándonos con los pesos", se sinceró el ejecutivo de una aerolínea líder.

Además de desalentar las ventas vía aumentos de precios, decidieron dejar de vender vuelos operados por terceros. Y restringieron la oferta de pasajes en pesos sólo a residentes en la Argentina para evitar que residentes de países limítrofes aprovechen la brecha cambiaria para comprar más barato aquí. "En las casas matrices están mirando hace tiempo lo que pasa acá. Todavía estamos lejos de ser Venezuela, pero lo que pasó ahí pasó rápido", agregó una fuente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?