Explota la cumbia pop, cover, cheta

Mauro Apicella
(0)
20 de septiembre de 2015  

Era 1995. Un grupo llamado Sombras -creado en 1980, en Jujuy, por Juan Zapana- llegaba al punto más alto de su carrera y daba paso firmes fuera del circuito de música tropical y los programas ómnibus de cumbia de los sábados. El disco Boquita de caramelo y, especialmente, su hit "La ventanita", no sólo había explotado en bailantas de Capital Federal, el conurbano bonaerense y en tantos pueblos y ciudades de distintas provincias de la Argentina. Sonaba en boliches top para público VIP y competía a la par del carnaval carioca en cualquier casamiento o cumpleaños de quince, sin distinción de clase social ni económica.

La música tropical podía sonar en todos lados y por todas las voces que antes estaban limitadas al circuito bailantero. De Ricky Maravilla a Gladys la Bomba Tucumana; de Alcides y Pocho La Pantera a Antonio Ríos y Daniel Agostini (en ese momento la cara y la voz de Sombras); de Gilda a Comanche. En 1998, Sombras salía de gira por Europa y en la marquesina de los teatros de la avenida Corrientes se planteaba la guerra de los colores: los grupos Green y Red.

En el nuevo siglo se impuso la cumbia villera -Damas Gratis, Flor de Piedra, Yerba Brava-, que con los años se reinventó por los cambios de estética y contenido que fueron tomado los grupos y solistas que la cultivaron. Por otro lado, nacieron grupos y orquestas de vientos para un público de clase media "culturosa" (ese que puede frecuentar Ciudad Cultural Konex y varios escenarios palermitanos). Iban hacia las raíces de la cumbia colombiana, para recrearla y actualizarla según sus pretensiones. Actualmente siguen existiendo ese tipo de agrupaciones. Incluso, pueden compartir escenarios con aquellos que eligen la cumbia peruana o la experimental que se cruza con otros géneros y lenguajes, como la electrónica.

Volvamos a aquella que puso un pie fuera de su circuito bailantero y logró trascender la segmentación social. No es un dato menor que hace casi dos décadas fueran Green y Red los que copaban el escenario mayor de la calle Corrientes y hoy sean otras dos bandas de cumbia, pero de origen y procedencia totalmente diferentes, las que traen su música: Rombai y Marama. Se trata de agrupaciones del Uruguay que forman parte de un fenómeno (algunos lo llaman cumbia pop, cover, urbana o cheta) que en la Argentina comenzó hace menos de un lustro, impulsado por el grupo Agapornis.

¿Qué hace Agapornis que no haya hecho en las últimas tres décadas (y sigue haciendo) Los del Fuego? Baluarte de la cumbia santafecina, Los del Fuego recrea, con gracias y estilo hasta ahora insuperables, temas del rock ("Persiana americana", entre tantos otros), de la música melódica y de la canción de autor.

Además de tener a una bella dama en la dupla de cantantes -por favor, que esto no se lea como una crítica al querido Juan Carlos Mascheroni, que encabeza la veterana banda santafecina-, la mayor virtud de Agapornis fue haber nacido en el tercer tiempo de un partido de rugby. Eso fue lo que llamó la atención de buena parte de la clase media y alta, porque de allí surgieron. El resto es la historia que se puede contar desde las redes sociales o desde las oficinas de la compañía Sony, que fichó al grupo para su escudería. "Creo que con Agapornis creamos un género", dice Enrique Dordoni, director de Desarrollo de Negocios de Sony Music región sur.

La banda nació a mediados de 2010 y un año y medio más tarde estaba lanzando discos. En los últimos tres años dio más de 450 conciertos, en fiestas sociales privadas y en todo tipo de escenarios. Pero a pesar de que hace cumbia, no se presenta en el circuito bailantero tropical (¿Porque la consideran cheta?) ni da más de dos actuaciones en una misma noche porque quiere cuidar la calidad de producción de sus shows.

"Hoy es la banda de las fiestas. Hace tiempo, desde Los Auténticos Decadentes y La Mosca, que no aparecía algo así. Creo que tanto los productores que los contratan como la gente que los ve la pasa muy bien -agrega el ejecutivo-. En Uruguay, Paraguay y Bolivia están siendo casi tan conocidos como acá. El 23 de octubre van al Movistar Arena de Chile. Los hits son conocidos en todos lados y el tipo de música también, por eso está teniendo proyección internacional", explica. La banda ya tiene premios Gardel, discos de Oro, un estadio Luna Park en su haber, 1.500.000 seguidores en redes sociales y una agenda colmada de actuaciones.

Para fin de año se espera la salida de un nuevo disco que tiene, como su última producción publicada, cuatro temas propios.

El antecedente de todo este fenómeno se llama Los Totora, una banda de cumbia de covers nacida en La Plata, la misma ciudad donde se gestó Agapornis, pero ocho años antes, en 2002. Para empezar el siglo un grupo de compañeros del secundario se lanzaron a la aventura de la cumbia de manera autogestionada. Y si bien tienen discos editados por Warner Music, buena parte de su camino fue hecho con producciones independientes. De la mano de hits como "Márchate ahora", en 2014 les llegó la fama cuando tocaron para la selección argentina de fútbol.

Hoy este fenómeno también alista a Los Bonnitos, que nació, como Agapornis, a metros del in-goal de una cancha de rugby. La banda -que figuraba junto a Rombai y Marama en la grilla del Festival Smile realizado anteayer, en el Mandarine Park- se armó en 2012, con un puñado de covers, para el casamiento de un amigo del club C.A.S.I. Gustó y los contrataron para hacer shows.

También en Uruguay el fenómeno crece sin pausa. Suenan fuerte bandas como Vi-Em. Este grupo alistó a músicos de otras bandas del circuito tropical local. Comenzó haciendo covers hasta que pegó con los temas propios "Canta (la vida es una fiesta)" y "Quiero verte bailar". Así alcanzó un lugar de privilegio entre el público más chico, en Radio Disney.

Los orientales de Marama y Rombai son, de algún modo, bandas hermanas porque comparten productor. Rombai, que tiene a Fernando Vázquez y Camila Rajchman como caras visibles, fue creada en 2013, en Montevideo, por estudiantes universitarios de comunicación de la ORT. Se hicieron famosos con "Locura contigo" y "Yo también".

El 23 y el 24 del mes que viene, en Buenos Aires, los espera el escenario del Gran Rex, junto a Marama, banda que en menos de un año se hizo escuchar con "Loquita", "Todo comenzó bailando" y "No te vayas".

"Tengo curiosidad de saber cómo es que tú besas", canta Camila, de Rombai. Y esa curiosidad les valió este próspero presente, compartido con el resto de las bandas de cumbia pop, urbana, cheta, cover, de fiestas, o como cada uno la quiera llamar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?