La familia y los amigos, el soporte anímico de Ezequiel Ham

Ham es optimista
Ham es optimista
El volante de Argentinos será operado esta tarde por segunda vez de su fractura expuesta de la tibia y el peroné de la pierna derecha; el optimismo, un factor clave en la rehabilitación
Pablo Lisotto
(0)
22 de septiembre de 2015  • 23:59

Cuando esta tarde salga de su segunda operación en menos de cinco días, para Ezequiel Ham comenzará la etapa más complicada: la prolongada rehabilitación de su fractura de tibia y peroné de la pierna derecha, que le demandará entre seis y ocho meses de inactividad. Allegados a la familia del futbolista confiaron que lo fundamental en esta etapa es acompañarlo y sostenerlo desde lo anímico, con el único fin de que el tiempo pase lo más rápido posible y Ezequiel pueda volver pronto a la actividad.

Además del sostén de sus seres queridos, a Ham también le gustó que se hayan acercado hasta la clínica Olivos sus compañeros, el propio Carlos Tevez (quien lo fracturó) y hasta Juan Román Riquelme, con quien compartió plantel en Argentinos , en el segundo semestre de 2014.

En un momento así una visita como esta me alegra muchísimo. Muchas gracias Román!

A photo posted by Ezequiel Ham (@turcoham) on

"En un momento así una visita como esta me alegra muchísimo. Muchas gracias Román!", escribió el jugador del Bicho en su cuenta de Instagram, a través de la cual comunica sus novedades y recibe el apoyo y las palabras de aliento de miles de seguidores.

La familia del volante de Argentinos Juniors mantiene su postura de no hablar con los medios. Niegan estar enojados con la prensa, sino que simplemente prefieren enfocar todas sus energías en la intervención de esta tarde, que otra vez estará a cargo del médico de Argentinos Juniors, José Artese. Le estabilizará la fractura con un clavo endomedular que va por dentro de la tibia, uno de los huesos fracturados. Artese quiere comenzar con la rehabilitación lo más pronto posible. Por eso, el plan de trabajo comenzaría mañana o el viernes, con diversos ejercicios y natación.

Si bien es imposible profetizar acerca de la velocidad de recuperación de Ham, todo indica que el futbolista recién podrá pisar con el pie derecho para Navidad, y podría volver a jugar en seis u ocho meses. Por lo pronto, el primer gran paso será esta tarde, cuando Ezequiel deje atrás las intervenciones quirúrgicas para enfocarse en su gran sueño, que es recuperarse y volver a jugar al fútbol.

pl/js

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.