Gustavo Frencia, un atleta que busca abrirse camino entre la elite argentina

Crédito: Mercedes López Echenique para I Love Runn
En #ConociendoA, la nueva sección de LNCorre, el primer elegido es el atleta de La Rioja que a los 23 años busca mejorar sus marcas mientras sueña con alguna vez ser representante olímpico por la Argentina
Carolina Rossi
(0)
24 de septiembre de 2015  • 19:58

Es domingo a la mañana y acaba de terminar una carrera multitudinaria en Palermo. La tercera edición de Carrera Verde, organizada por I Love Runn y Club de Corredores, reunió a casi 6000 personas. Los 12 kilómetros prometían premios en efectivo, algo poco habitual en las pruebas de Capital Federal y tentador para muchos corredores que no quisieron perderse la oportunidad de pelear un lugar en el podio. Entre ellos, Gustavo Frencia, atleta oriundo de la provincia de La Rioja, y el protagonista de esta nota. Con la aprobación de su entrenador, Jorge Basiricó, viajó a Buenos Aires para participar de dos eventos el mismo fin de semana. No abundan las competencias con dinero en efectivo, y menos, dos días seguidos. Los 10 K Dino Hugo Tinelli se desarrollaron el día anterior, el sábado a la tarde en Bolívar. Valía la pena venir de tan lejos a participar. Frencia corrió y ganó ambas pruebas.

Frencia y su entrenador Jorge Basiricó
Frencia y su entrenador Jorge Basiricó Crédito: Graciela Zanitti para I Love Runn

Muy relajado, en la plaza de Figueroa Alcorta, cercana a la largada de la mayoría de las carreras de la ciudad, está él, uno de los corredores del momento y ganador de los 12 K que dan bienvenida a la primavera. "En este caso decidimos hacer la excepción porque Gustavo estaba muy bien, venía de no competir hace mucho, descansado y en un muy buen pico. Por eso, yo sabía que podría recuperarse de un día para el otro. Además, la idea era dejar todo en Bolívar y regular hoy en Carrera Verde", se apresura en aclarar Jorge Basiricó, a quien no le agrada esto de correr dos días seguidos en un mismo fin de semana. Gustavo cuenta que los 10 K en Bolívar no resultaron fáciles, "Se presentaron atletas de gran nivel como Agustín Cichiliti, Ismael Langat, Julius Rono y Mito Guerra. Y en Carrera Verde, si bien corrí con menos tensión, había atletas del porte de Eusebio Moyano y Jorge Lazcano, que dieron batalla. Entonces, no pude regular tanto como hubiera querido", se sincera Frencia.

Este joven corredor de La Rioja empezó a practicar atletismo en su provincia, en los torneos intercolegiales en pruebas de 1200 metros. Corría el año 1995 y Gustavo ni imaginaba este presente. . Rápidamente empezó a destacarse y a tomarse la actividad con seriedad y no tardó mucho en ver los frutos. Actualmente cuenta con apoyo de la intendencia y una beca de la provincia, lo que le permite dedicarse en forma completa al deporte. También estudia dos veces por semana pero eso no le impide entrenar en doble turno. Sin embargo, el caso de Frencia no es habitual. El esfuerzo que hacen la mayoría de los corredores es enorme no pudiendo vivir exclusivamente del atletismo. La gran mayoría, salvo un puñado de consagrados que también penan para llegar a fin de mes, tienen otros trabajos. Situación que resulta muy difícil de sobrellevar dado que, por lógica, la rutina de entrenamiento de un fondista de elite se suele componer de dos estímulos diarios que requieren descansar lo suficiente entre sesiones para afrontar cada jornada en buenas condiciones.

Crédito: Mercedes López Echenique para I Love Runn

Donde vive y se entrena Frencia, prácticamente, no existe el invierno. Las temperaturas, por estos días, empiezan a rondar los 36 grados y hay que salir a entrenar muy temprano o tarde en la noche. Pero no todo son contras. La humedad casi no existe, el paisaje es hermoso y la geografía del lugar ofrece gran variedad de terrenos con buenos circuitos ondulados.

¿Cómo es su entrenamiento?

En su rutina semanal trabaja dos estímulos en la pista, uno de intensidad media y otro fuerte, complementa con cuestas, y los demás días corresponden a sesiones en el área subaeróbica. Además, en su horizonte semanal aparece el fondo largo obligatorio, donde le da muy buen provecho al terreno de su provincia. Si no compite, los fines de semana, realiza trabajos específicos de fuerza.

Con sólo 23 años, sus marcas vislumbran un gran futuro: 29m49m96/100 en 10.000 metros en pista y 14m18s en 5000. Ostenta varios títulos de campeón nacional y un valiosísimo 4° puesto en el sudamericano Sub 23 de Montevideo 2014. También sorprendió en abril pasado ganando los 10K más grandes del calendario argentino de calle actual, la Fila Race, donde cruzó la meta en un tiempo de 29m49s. Algo utópico para la mayoría de las diez mil almas que participaron del evento. Hoy en día, los corredores de nuestro país capaces de bajar la barrera de los 30 minutos en esa distancia son contados.

Como casi todo deportista, confiesa que su sueño máximo es participar de un Juego Olímpico y cree que la oportunidad de buscar una marca mínima para la gran cita se dará con la prueba de maratón. Tiene muchos ganas de afrontar los míticos 42,195 km pero sabe que para eso todavía falta. En su visión, no quiere quemar etapas y su entrenador precisa que Gustavo, a pesr de ser tan joven es muy profesional. "Entrena prolijo y tiene claro que el trabajo es en conjunto, lo que permite planear una buena proyección a futuro. En nuestro país vivimos una realidad aunque nos pese: estamos muy lejos de las marcas de nivel mundial en fondo y medio fondo, pero por otro lado tenemos posibilidades de buscar una marca mínima de maratón para un juego. Creo que en algún momento la búsqueda olímpica para Frencia va a ser esa, pero primero tendrá que explotar bien distancias más cortas como 5 mil, 10 mil, y también alguna media maratón", comenta Basiricó, quien guía sus pasos (mejor dicho, sus zancadas) hace casi dos años. Al margen de la forma estricta de trabajar, Basiricó se muestra afectuoso y próximo a sus entrenados. Se nota cuánto se compromete con sus corredores, y de hecho, Gustavo revela que cuando viene a Buenos Aires se aloja en la casa de Jorge y su esposa, Adriana Calvo, también entrenadora y una gran ex atleta de élite. "Yo soy el que pone el cuerpo, pongo las piernas, pero él es el que pone la cabeza. Trato de cumplir la planificación al pié de la letra y entre los dos formamos una sola persona. Por eso, cuando yo gano, gana él también", señala el riojano.

El atleta cierra la charla diciendo que correr le dio y le da muchas cosas: la posibilidad de conocer amigos y también lugares que jamás imaginó visitar, además de algo tan lindo como el reconocimiento de la gente.

Sin dudas, Gustavo Frencia es actualmente uno de los más talentosos dentro del semillero de atletas jóvenes del país. El tiempo dirá, con seveirdad y certeza, si podrá tomar la posta de los hoy consagrados como Mariano Mastromarino, Miguel Bárzola y Javier Carriqueo, entre otros. Su pasión por el atletsimo se nota, se palpa. Ojalá, la Argentina tenga muchísimos más casos como el de Gustavos Frencia. Ojalá, el apoyo crezca como crece el universo del running para que estos silenciosos trabajadores del atletismo puedan dedicarse en forma exclusiva a lo que los apasiona, y tan bien saben hacer. Correr.

Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.