Suscriptor digital

El script doctor, un escritor aliado de la televisión

Premio Herralde de Novela, Alberto Barrera Tyszka también cura "ficciones enfermas"
Dolores Graña
(0)
25 de septiembre de 2015  

La forma más habitual del halago para un guionista televisivo es decir que tiene un gran oído. Del mismo modo que el oído absoluto para el músico, funciona como un sexto sentido que le permite encontrar, en las circunstancias más artificiosas posibles (entre decorados, ante una cámara), esa nota de autenticidad que ilumina el mundo real, del que muy probablemente hemos huido para sumergirnos en la pantalla. Por el contrario, del novelista suele rescatarse su ojo, aquel que se vuelve panorámico para retratar una época y microscópico para describir un personaje con apenas un gesto. El venezolano Alberto Barrera Tyszka parece estar muy cómodo ejercitando ambos sentidos: guionista de varias telenovelas de éxito (entre ellas la argentina Déjate querer, que trajo al país a Catherine Fulop y a Carlos Mata en 1993), es autor de una biografía de Hugo Chávez, y de las novelas Rating y La enfermedad, ganadora del Premio Herralde en 2006. Invitado al Filba, mantendrá esta tarde, a las 18, en La Abadía (Gorostiaga 1908), una charla con Sergio Olguín y el cineasta Andrés Burgos precisamente sobre "Contaminaciones cruzadas: TV y literatura". "Escribir para televisión suele ser algo más musical, rítmico, y tiene que tener en cuenta las acciones, la puesta en escena -explica Barrera Tyszka-. Cuando uno escribe para televisión sabe que tiene que competir con otros para retener la atención del espectador. El libro, idealmente, se va a leer con los ojos, y en silencio. Pero hay vasos comunicantes entre ambas formas de escritura."

El escritor dicta también, en el marco del festival, un taller de guión audiovisual que le permite transmitir las lecciones aprendidas: no sólo cómo escribir televisión, sino también cómo reescribirla. En sus años de script doctor -y la metáfora médica se extiende al diagnóstico de "ficciones enfermas" y al tratamiento invariablemente quirúrgico- hacía precisamente eso: "Me ofrecían ciclos con problemas, sobre todo de audiencia, y yo veía dónde intervenir. Intervenir de manera escandalosa, debo decir: yo mataba personajes. El diagnóstico consistía en cuántos personajes necesitábamos matar para que la gente nos empezara a mirar: si cinco, seis o siete. Y venía una hecatombe. En la gran mayoría de los casos funciona. A continuación, suelo tomar una historia clásica, como El conde de Montecristo, con su carga de injusticia y posterior venganza, y a ella amarro a los personajes que quedaron vivos".

A diferencia de lo que ocurre con la industria de las telenovelas latinoamericanas, cuyo dominio han perdido tanto su Venezuela natal como la Argentina por razones muy distintas a manos de los Estados Unidos y Colombia, la TV anglosajona vive una era de esplendor artístico y dominio cultural global que amenaza convertir a las series en el formato de ficción más consumido en el mundo.

Aunque es muy pronto para hablar de un "efecto series" en la literatura -que ya ha visto arribar sin mayores tempestades a "la novela de Twitter" y "la novela de Facebook"- es, sin dudas, una posibilidad inminente. "Que haya críticos que digan que hay más literatura en las series norteamericanas que en los libros que se editan hoy en día me resulta sorprendente -analiza Barrera Tyszka, con la prudencia de quien ha visto los peores ejemplos del medio-. No estoy seguro de que un libreto sea un texto literario: no tengo manera de saber cuánto hay de lo que escribió el guionista en lo que se ve en pantalla. Pero me parece muy interesante que haya habido un rescate de los valores artísticos de las series, pero hay que saber que por cada Breaking Bad hay 18.000 ciclos pésimos."

Agenda de hoy

Presente y futuro de la literatura del mundo

La Abadía, a las 19.30

Mesa de discusión con David Foenkinos y Eleonor Catton

Nuevos lenguajes, nuevos formatos

La Abadía , a las 20.30

Mariano Blatt, Luis Cháves y Tao Lin abordan la relación de tecnología y literatura

Lectura a ciegas

La Abadía , a las 20

Un cuento de César Aira leído en absoluta oscuridad. Con dirección de Ilan Brandenburg

Escrito con un nictógrafo

La Abadía, a las 23

Arturo Carrera lee su primer libro, publicado hace más de 40 años

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?