Suscriptor digital

En la ONU, el papa Francisco pronunció otro discurso histórico que recibió una ovación de pie de los líderes mundiales

Ante la Asamblea General, y en español, Francisco cuestionó a los organismos financieros, habló sobre el cambio climático, el narcotráfico y la corrupción y pidió la "total prohibición" de las armas nucleares
(0)
25 de septiembre de 2015  • 07:51

NUEVA YORK.- Después de pararse ante la clase dirigente estadounidense, el papa Francisco subió hoy la apuesta al dirigirse a los líderes de la comunidad internacional desde la Asamblea General de las Naciones Unidas, en otro discurso provocador de la gira papal a Cuba y Estados Unidos.

Poco antes de las 10 (11 en la Argentina), el Papa comenzó su discurso en español, que se extendió por algo más de 40 minutos y en el que abordó temas que dividen y preocupan al mundo en la actualidad, como las reglas de los organismos financieros internacionales, el narcotráfico, el cambio climático y las armas nucleares.

Los organismos financieros han de velar por la no sumisión asfixiante de los países a sistemas crediticios que someten a los poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia"
Papa Francisco

Después de hablar sobre el avance tecnológico y de elogiar la labor de las Naciones Unidas, el Papa pidió atender la "necesidad de una mayor equidad" que "vale especialmente para los cuerpos con efectiva capacidad ejecutiva, como es el caso del Consejo de Seguridad, los organismos financieros y los grupos o mecanismos especialmente creados para afrontar las crisis económicas". "Esto ayuda a limitar todo tipo de abuso o usura sobre todo con los países en vías de desarrollo", mencionó.

"Los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que lejos de promover el progreso someten a los poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia", dijo en uno de sus contundentes mensajes.

En ese mensaje, además, avaló los pedidos para acabar con el privilegio del que gozan los cinco miembros permanentes de su Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Rusia, Francia y el Reino Unido).

El Papa también dio fuertes definiciones sobre el concepto de poder. "La justicia es un requisito indispensable para obtener el ideal de la fraternidad universal. La limitación del poder es una idea implícita en el concepto de Derecho, dar a cada uno lo suyo, siguiendo la definición clásica de justicia", explicó, ante un auditorio atento, que lo interrumpía con sus aplausos.

"Dar a cada uno lo suyo significa que ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y los derechos de otras personas singulares", completó.

El papa criticó lo que denominó "falsos derechos", contrarios a la ideal limitación del poder que resultaría de la "distribución fáctica del poder (...) entre una pluralidad de sujetos".

El medio ambiente y los excluidos

El pontífice de 78 años también dedicó un fragmento de su discurso a su causa a favor del medio ambiente, un interés que dejó plasmado en su encíclica Laudato si.

En ese sentido, afirmó que "para todas las creencias religiosas el ambiente es un bien fundamental" y señaló que "el abuso y destrucción del ambiente van acompañados por un imparable proceso de exclusión" económica y social.

"Un afán egoísta de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de los recursos como de excluir a los débiles", reforzó Francisco.

Alertó contra las consecuencias del abuso de los recursos materiales disponibles, como la exclusión de "los débiles y con menos habilidades" y aseguró: "La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente".

A juicio del pontífice, los pobres sufren por la exclusión por un triple motivo: "Son descartados por la sociedad, son obligados a vivir de descarte y deben injustamente sufrir las consecuencias de los abusos del ambiente".

Por eso, el Papa instó a los gobiernos del mundo a garantizar a su sociedad "el acceso efectivo, práctico e inmediato (...) a una vivienda propia, un trabajo digno y una alimentación adecuada y agua potable, libertad religiosa, y libertad de espiritual y educación".

El Papa confió en que la próxima Conferencia de París sobre Cambio Climático "logre acuerdos fundamentales y eficaces", pero también reclamó "pasos concretos y medidas inmediatas, para preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica".

"La crisis ecológica junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad puede poner en peligro la existencia misma de la especie humana. Las nefastas consecuencias de un irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición del lucro y el poder debe ser un llamado a una severa reflexión sobre el hombre", expresó.

Además, el Papa advirtió que "la guerra es la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente". "Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral se debe continuar incansablemente en evitar la guerra entre las naciones y los pueblos", dijo.

"Total prohibición" de las armas nucleares

Francisco pidió también la "total prohibición" del armamento nuclear y dijo que la "amenaza de destrucción mutua" constituye un "fraude a toda la construcción de Naciones Unidas".

La existencia de una ética y un derecho basados en esa amenaza harían en la práctica que la ONU pasara a ser las "naciones unidas por el miedo y la desconfianza".

"Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el acuerdo de no proliferación, hacia la prohibición de estos instrumentos", dijo el Papa, y luego elogió el acuerdo nuclear de las potencias con Irán.

"Es una prueba de las posibilidades de la buena voluntad política y del derecho ejercido con paciencia", dijo. "Hago votos para que el acuerdo sea eficaz y dé los frutos deseados para todas las partes implicadas", añadió.

Narcotráfico y corrupción

"Quisiera hacer mención a otro tipo de conflictividad no siempre tan explicitada pero que silenciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas. Otra clase de guerra viven muchas de nuestras sociedades con el fenómeno del narcotráfico. Una guerra 'asumida' y pobremente combatida", señaló Francisco, al denunciar que la lucha contra el narcotráfico es "una guerra asumida y pobremente combatida".

"El narcotráfico va a acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción", dijo. La corrupción, agregó, "ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones".

Más tarde, Francisco citó palabras del papa Pablo VI e incluso al Martín Fierro antes de destacar que la organización de Naciones Unidas podrá servir al futuro "si los representantes de los estados dejan intereses sectoriales e ideologías, y buscan el bien común". Luego, bendijo a todos los presentes y cerró su discurso de más de 40 minutos, ante una extendida ovación.

Su llegada

El Papa llegó alrededor de las 8.20 (9.20 en la Argentina) a la sede principal de la ONU en el Fiat 500 y fue recibido por el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, y su esposa, Yoo Soon-taek. Dos chicos -Emile y Maxime Antoine Laberge, de siete y seis años, hijos de un miembro de la misión de paz de la ONU en Haití muerto durante el terremoto del 2010- también le dieron la bienvenida con un ramo de flores.

Después de unas breves palabras de Ban Ki-moon, en las que pronunció unas palabra en español, el papa Francisco se dirigió al secretario general y a unos 400 empleados del organismo multinacional. "Les pido que les lleven mis saludos a familiares y colegas que no pueden estar con nos hoy por la lotería", dijo, en tono de humor, por el sorteo a través del cual se eligieron a los miembros del staff que pudieron escuchar al pontífice.

"A ustedes les preocupa el futuro del planeta y qué tipo de planeta vamos a dejar a las generaciones futuras. Pero hoy y todos los días yo les pediría a cada uno que cuiden al otro, que sean cercanos del otro, que esperen al otro", les dijo antes de bendecirlos. "Rezaré por ustedes y por sus familias, y les pido a cada uno de ustedes que se acuerden de rezar por mí. Si alguno de ustedes no es creyente, les pido que me deseen algo bueno. Que Dios los bendiga", concluyó.

La bandera del Vaticano en la ONU

Aunque su visita es la quinta de un papa a Naciones Unidas, la bandera blanca y dorada del Vaticano se izó por primera vez justo antes de su llegada. La Asamblea General aceptó hace poco permitir que los dos estados observadores de la ONU, el Vaticano y Palestina, alcen sus banderas junto a las de los 193 estados miembros.

Agentes de seguridad de la ONU izaron la bandera de bandas amarillas y blancas y una corona triple coronada por una cruz en un nuevo mástil instalado ligeramente separado de los emblemas nacionales de los 193 estados miembros de la ONU.

Se trata de la quinta visita de un papa a la sede de Naciones Unidas, luego de las de Pablo VI en 1965, Juan Pablo II en 1979 y 1995 y Benedicto XVI en 2008.

Un día movido

En su segundo y último día en Nueva York, el papa se dirigirá a las 11.30 (12.30 en la Argentina) al monumento por los atentados del 11 de septiembre de 2001, donde dos estanques marcan la ubicación de las torres gemelas del World Trade Center antes de que fueran derribadas en los atentados. Se espera que Francisco se reúna con familiares de algunas de las casi 3000 víctimas, antes de entrar en el Museo Nacional 11 de Septiembre para un servicio interconfesional.

Los planes de Francisco para la tarde reflejan su interés por interactuar con el público, a menor o mayor escala.

Primero hará una visita a la escuela Our Lady Queen of Angels, situada en una zona de viviendas subvencionadas en el barrio de East Harlem, de mayoría hispana.

Francisco, conocido por ofrecer servicios religiosos en las villas humildes de Buenos Aires, se reunirá con estudiantes y ofrecerá una bendición especial a refugiados y migrantes, incluidas personas que se encuentran en el país sin permiso de residencia.

Después saludará a hasta 80.000 personas durante su recorrido por Central Park hacia una misa para 18.000 personas en el Madison Square Garden.

Francisco cierra su visita a Estados Unidos este fin de semana en Filadelfia, donde hablará ante el Independence Hall y celebrará una misa en el Benjamin Franklin Parkway para clausurar un gran encuentro de familias católicas.

Agencias AP, EFE, ANSA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?