Jorge Búsico analiza los 7 cambios que hará Daniel Hourcade para enfrentarse a Tonga

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Juegan pasado mañana; si ganan, se clasifican a los cuartos de final
(0)
2 de octubre de 2015  • 13:14

?

BURT-UOPN-TRENT, Gran Bretaña.- Medio siglo atrás, cuando nació la leyenda de los Pumas, el seleccionado argentino tuvo en la gira de 60 días por Sudáfrica a dos medio-scrums que se alternaban en la titularidad: Adolfo Etchegaray y Luis Gradin. Apenas un par de datos: Palomo jugó en el histórico triunfo sobre Junior Springboks, y Lucho, en otro encuentro decisivo, frente a Universidades del Sur. Ambos luego fueron de los mejores en su puesto. Pasaron 50 años hasta que se repitiera una situación similar y, casualmente, con dos jugadores surgidos en los clubes de Etchegaray y Gradin: CASI y Belgrano. No es habitual en el alto nivel lo que sucede con Martín Landajo y Tomás Cubelli, que en los últimos dos años no jugaron más de tres encuentros consecutivos como titulares. Esta Copa del Mundo volvió a marcar esa situación.

La postura de Daniel Hourcade, que inició este sistema de rotación permanente en los Pampas XV, es clara: para él, los dos son titulares y, de acuerdo con el rival, elige a quién poner. Con un agregado: siempre ingresa el otro a mediados del segundo tiempo. Ahora volverá a pasar. Después de los dos encuentros (All Blacks y Georgia) con la 9 en poder de Cubelli, mañana, ante Tonga, esa camiseta será para Landajo. "Tiene la rapidez que necesitamos para este partido", sostuvo el entrenador tucumano.

Antes de Mundial de 1999, existió durante un tiempo una situación parecida entre Agustín Pichot y Nicolás Fernández Miranda, dos excelentes jugadores de características diferentes, como las que tienen Landajo y Cubelli. Pero Pichot llegó como titular a Gales y lo fue también en 2003 y 2007, en los tres casos, con el de Hindú como suplente de lujo.

Fabio Gómez arribó como titular en el Mundial de 1987, Gonzalo Camardón en el de 1991, Rodrigo Crexell en el de 1995 (Pichot, el suplente, no actuó ni un segundo) y Nicolás Vergallo en el de 2011.

Hay algo por remarcar, que no es menor: Landajo y Cubelli son grandes compañeros y mantienen una excelente relación. Hay, lógicamente, una puja deportiva entre ellos, pero no la trasladan al campo personal. Contaba ayer Landajo: "En el tiempo en que me tocó estar de titular, Tomy siempre me apoyó y se quedaba conmigo después de los entrenamientos para ayudarme. En estos últimos partidos le tocó a él entrar y yo -y eso fue lo que aprendí- hice lo mismo que él hacia conmigo. Nos llevamos muy bien".

El hombre de Atlético de San Isidro subraya algo que sucedió en esta dualidad por la 9 de los Pumas: él jugó mucho más como titular que Cubelli. Incluso, cuando debutó, en el Rugby Championship de 2012, el de Belgrano - un año más chico- no había llegado al seleccionado mayor. Hasta entonces el titular era Vergallo. Santiago Phelan fue el entrenador que generó el cambio.

Los números sostienen a Landajo. En los Pumas, estando ambos, Landajo empezó 26 tests y Cubelli, 12. Y en los Pampas XV las cifras respectivas son 19 y 12. Pero Cubelli tuvo un gran final de 2014 y fue titular en las dos últimas grandes victorias: contra Francia en Saint-Denis, en noviembre, y ante Springboks, en Durban, por el Rugby Championship 2015. Eso coincidió además con una leve merma en el nivel de Landajo.

El hecho de que Hourcade le haya dado la titularidad a Cubelli en los dos primeros compromisos -decisivos ambos- parecía inclinar la balanza en favor del medio-scrum de Belgrano, pero el entrenador volvió a virar, ahora con miras a Tonga. Habrá qué ver qué decide si los Pumas llegan a los cuartos de final.

Cubelli y Landajo se han cansado de repetir -los periodistas se lo hemos preguntado decenas de veces- que saben cómo son las reglas y que las aceptan. Es humano que quieran jugar y que no les resulte agradable ir al banco, pero nunca se han quejado de esa situación. En realidad, éste es un plantel en el que no se suele escuchar discrepancias.

¿Beneficia a un equipo en un Mundial no tener un medio-scrum titular fijo? La lógica diría que no, pero también es cierto que Hourcade es fiel a su receta de que a Inglaterra llegaron 31 jugadores que pueden entrar en cualquier momento. Es un entrenador al que no le tiembla la mano para los cambios y que en todo su proceso casi nunca designó un mismo XV dos veces seguidas. Y mal no le ha ido. También es verdad que el Mundial en que hubo más cambios de un partido a otro, Australia 2003, fue el peor para la Argentina desde el '99, con una eliminación en la primera rueda.

Landajo y Cubelli buscan su historia con una camiseta número 9 que lucieron varias glorias, como Guillermo Ehrman, Etchegaray, Gradín, Pichot, Alfredo Soares Gache, el propio padre de Landajo (Ricardo) y Fernández Miranda, entre otros, pero en este caso, con una particularidad: ninguno de los dos juega más de tres partidos seguidos desde el inicio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.