Un depto decorado con detalles estratégicos

“Me gusta que el lugar donde vivo me fascine y proteja al mismo tiempo”, dice Rodrigo Sens sobre su departamento cargado de maravillas
Silvina Bidabehere
Magalí Saberian
(0)
8 de octubre de 2015  • 16:34

En el último piso de un edificio a pocas cuadras del zoológico, Rodrigo Sens (licenciado en Historia del Arte y alma máter de Harturo, exquisita tienda de muebles y decoración) figuró su paraíso. Dicen que heredó el ojo certero de su bisabuelo suizo, "buscador de tesoros, amante de los viajes y gran emprendedor: un adelantado para su época", cuenta Rodrigo, que, por admiración, bautizó la tienda en su honor y siguió sus pasos. Su primer trabajo fue en un anticuario donde ganó experiencia, lo que lo animó a abrir su primer local en San Telmo. Harturo es su proyecto más reciente, una suerte de gabinete de curiosidades, accesorios retro y diseños propios con un denominador común: cada hallazgo tiene que ser fabuloso. Algo parecido le ocurrió con este departamento de 70m2, al que se mudó hace pocos meses: "Cuando vine por primera vez, me conquistaron las vistas al Parque Las Heras y al río". Si bien Rodrigo planea una reforma en el futuro, por ahora dirigió toda su energía (lo que no es poco decir) a generar amplitud con detalles estratégicos y montar una escena que lo emocionara cada vez que abre la puerta. "Es que no puedo hacer las cosas sin pasión, sin adrenalina. No sé, no me sale." Sonríe.

Rodrigo Sens textual

* Más es más. No creo en el minimalismo. Menos en un departamento de este tipo, que no tiene una arquitectura llamativa. En un caso así, la decoración disimula la caja desabrida.

* Espejos, madera, terciopelos, cobre… Cuando se superponen las texturas se generan capas que suman profundidad: espacios dentro de un espacio.

* Continuidad. Me gusta que cada ambiente tenga algo del otro (como la intersección de los conjuntos matemáticos). Ir por la casa y que todo tenga un hilo conductor.

* Legado. Las copas labradas, algunos adornos y los cuadros de los papagayos son objetos queridos que me acompañan y le dan personalidad a mi casa. También, un homenaje a personas que quise mucho y ya no están.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.