Cinco series animadas para darle un descanso a Los Simpson

Futurama, de Matt Groening
Futurama, de Matt Groening
Para los fanáticos de la animación televisiva, de Futurama a Gumball, hay vida más allá de la Primera Familia de Springfield
Sol Santoro
(0)
14 de octubre de 2015  • 00:43

Los Simpson podrían protagonizar cientos de episodios fallidos y, aún así, seguirían permaneciendo en el podio indiscutido del humor animado (y el de carne y hueso). Su glorioso pasado los convirtió en un imbatible y no hay zapping que resista al momento de toparse con "uno de los viejos". Muchas temporadas han pasado desde que la familia que supo burlarse de todo se ha vuelto, para muchos de sus históricos fanáticos, algo con sabor a poco. ¿Hacia dónde fue esa irreverencia? ¿Hay rastros de esa total falta de límites? ¿Por qué no intentar un camino?

Si de empezar un recorrido se trata, el primer escalón asegurado sería seguir los pasos del señor del chascarrillo hecho dibujitos y padre de la famosísima familia de Springfield. Matt Groening creó, junto a David X. Cohen, Futurama con un hábil puntapié que lo corría, para empezar, del tiempo y espacio al que estaba acostumbrado: un muchacho cualquiera que es congelado en 1999 y descongelado un milenio más tarde. Sin importar el universo que lo ampare, hay en muchas partes de esas siete temporadas (la última fue en 2013) y entre todos esos personajes de intergalácticos que pueden sintonizarse a diario en Fox, un rastro de la huella de un verdadero autor del gag animado.

Padre de familia, de Seth McFarlane
Padre de familia, de Seth McFarlane

La otra familia, la que fue acusada de plagio y de programa segundón, fue ganando credibilidad, confianza y muchísimos adeptos con el pasar de los capítulos. Padre de familia (que comenzó en 1999 y puede verse por FX y Netflix) es el programa estrella de la factoría de Seth MacFarlane. Una familia norteamericana "clásica", con mucho para mostrar de la realidad que los rodea, sin restricciones, porta una acidez que se ha vuelto característica y, cómo si fuera poco, tienen un bebe y un perro que hablan (los escoltas perfectos para Peter Griffin). Quien fuera el conductor de los Oscar en el año 2013, completa su universo con las series American Dad! y The Cleveland Show, y con ese impredecible y escandaloso peluche animado que ya tiene dos películas: Ted.

Ahora bien, en el terreno de la guarangada sin borde, South Park ya pasó la mayoría de edad y muestra que cada acontecimiento delicado del mundo que nos rodea (esos que causan espanto en las noticias) puede ser material para los libretos más irreverentes de todos. Desde un infierno en el que convergen en una relación amorosa Satán y Saddam Hussein hasta una Barbra Streisand gigante y mecánica, pasando por personajes cloacales y un sinfín de ofensas a todo grupo y factor, esos cuatro niños aprovechan cada milímetro de la humanidad para convertirlo en chistes sin barreras. Con 19 temporadas y una película (¡musical!), se han propuesto pujar, cada vez, un poquito más los límites. South Park puede verse a diario, siempre después de las 22, por Comedy Central y MTV.

En la tierra de los dibujitos más lisérgicos, los reyes, sin lugar a dudas, habitan en ese universo paralelo y carente de normas llamado Cartoon Network. Muchos de sus programas, en principio para niños pequeños, hoy no podrían ser más ATP y se han ido convirtiendo en planes familiares con guiños directos y específicamente elaborados para los adultos responsables del hogar. Esos bichejos antropomórficos de Un show más son capaces de hipnotizar a cualquier espectador que pase cerca de la TV con su andar risueño y relajado. E l increíble mundo de Gumball, Hora de aventuras, Tío Grandpa y Clarence conforman una realidad increíble y fascinante en la que, sin importar con qué número empiece tu DNI, vale sumergirse durante largas jornadas.

El último lugar no puede dejar de ocuparlo Adult Swim con toda su historia. Un espacio que ha ido mutando de señal y que ha estado enfocado, desde siempre, a las producciones animadas decididamente planeadas para los grandulones de la casa. Programado actualmente en I.Sat (ha pasado por Cartoon Network, TBS y TruTV, entre otros), han salido de este bloque personajes únicos y es un gran camino para quienes están buscando a su próximo ídolo animado. Rick y Morty –abuelo y nieto, científico loco y joven retraído– tienen un lugar estelar en esta programación (y la firma de Dan Harmon, el hombre detrás de Community) y no hay portal, realidad paralela, invento o ser humano (son capaces de armar un parque de diversiones adentro del cuerpo de un vagabundo) que los detenga.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.