Suscriptor digital

Joaquín Cottani: "El escenario más probable es gradualismo, colapso y en un año el ajuste"

El economista jefe para América latina de S&P cree que el próximo gobierno intentará una salida suave, pero al final el shock será inevitable
Martín Kanenguiser
(0)
12 de octubre de 2015  

Fuente: Archivo

LIMA.- El economista jefe para América latina de la calificadora Standard & Poor's, Joaquín Cottani, expresó que el próximo gobierno argentino no tendrá espacio para el gradualismo y que si intentara esa vía luego habría un "colapso" que llevaría a un ajuste recesivo. En una entrevista con LA NACION en el Swissotel de esta ciudad, el ex subsecretario de Financiamiento indicó que hay una "crisis latente" en el país, aunque el Gobierno "se las haya arreglado" para que no se note hasta las elecciones presidenciales.

-¿En la Argentina hay espacio para el gradualismo?

-No, pero tal vez el próximo gobierno lo tenga que ensayar para demostrarles que estaban equivocados a quienes no están convencidos de que había que hacerlo. En ese período, el cepo no se podrá eliminar y se deberá trabajar con un sistema dual de cambio, lo cual puede aumentar la brecha cambiaria y causará problemas con sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones. Así que sólo puede durar un tiempo y luego el tipo de cambio se unificará, con una suba en la tasa de interés, que impedirá que la economía se reactive. Éste es el escenario más probable: gradualismo, colapso y luego un sinceramiento que lleve a que en un año se materialice el verdadero ajuste de la economía.

-¿Puede haber un salto fuerte en el tipo de cambio en ese caso?

-Si hay un shock y se abre el cepo, sí. Creo que sería el mejor escenario para una economía no muy endeudada en dólares como la argentina. ¿Cuál es el problema de que salte el tipo de cambio?: ¿que se ponga nerviosa la clase media porque no puede viajar a Miami? Igual, no es recomendable, sino la alternativa cuando no se puede bajar el gasto nominal, y repito que es el escenario menos probable, porque lo más creíble es el gradualismo, con inflación crónica.

-¿El acuerdo con los holdouts no podría suavizar el ajuste?

-El precio de los bonos ya contiene una prima de riesgo muy baja, reflejando la posibilidad de un acuerdo muy rápido. La Argentina tiene sólo 150 puntos básicos de riesgo país más que Brasil, cuando este país no tiene deuda externa pública. Se está pecando de mucho optimismo, que requerirá luego la necesidad de sobreactuar para recuperar confianza, pero todo lo que uno escucha son desafíos al primer mundo y al FMI, que es el único lugar donde tenemos posibilidad de endeudarnos, porque la deuda es cero.

-¿Cómo explica que los analistas hablen de crisis, pero el oficialismo tenga grandes chances de ganar la elección tras 12 años de gobierno?

-Ésa es la magia política de un gobierno que generó la sensación de que no hay crisis, aunque todos los indicadores muestren que hay una crisis latente. Nadie tomaba en cuenta los swaps con China tampoco. El Gobierno se las ingenió para llegar a octubre dejando contenta a la gente que no internaliza lo que va a pasar, como en casi todos los países: la gente viaja con un dólar subsidiado, pero eso lo pagará el próximo gobierno. Como los economistas vienen pronosticando el Armagedón en los últimos años y no se produce, entonces está la esperanza de que no pasará nada. Y me sorprende que la gente crea que no hace falta mucho ajuste.

-¿Se terminó la época de las "vacas gordas" para los países emergentes?

-En términos de las materias primas sí, porque no sólo se revirtió el "superciclo", sino que durará bastante tiempo. Y nadie piensa que vuelvan al pico de 2010. Si se mantuvieran en estos niveles, las economías de América latina deberían diversificarse, pero para eso deberían depreciar más su tipo de cambio.

-¿Prevé una suba agresiva de la tasa de interés en Estados Unidos?

-No, nadie tiene ese escenario en la cabeza. Habrá una normalización de la tasa, pero no hay un problema de liquidez, y además la tasa que más importa a nuestros países es la de 10 años, y no se espera que aumente demasiado. Es mucho más preocupante el tema de China y su efecto sobre los tipos de cambio y sobre las materias primas, por la posibilidad de que se reviertan las mejoras sociales de los últimos años.

-¿En Brasil el real tocó fondo?

-No, porque si bien hubo un aumento importante del dólar, eso esconde la inflación del 10%, así que la devaluación real fue del 30%, pero frente al año 2000 se apreció 80%. Aún le falta devaluar y podría llegar a 5 reales por dólar en 2016.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?