Inédita cumbre entre Rusia y Estados Unidos por Siria

Kerry y Lavrov se vieron por primera vez desde que comenzó la ofensiva rusa
Kerry y Lavrov se vieron por primera vez desde que comenzó la ofensiva rusa Fuente: AFP
Sus responsables en Relaciones Exteriores se juntaron hoy con su pares de Arabia Saudita y Turquía para analizar los pases a seguir, después de que Putin se reunió con Al-Assad; es su primera reunión desde que comenzaron los bombardeos rusos
(0)
23 de octubre de 2015  • 13:48

VIENA.- Los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Arabia Saudita, Turquía y Rusia mantuvieron hoy en Viena unas conversaciones inéditas sobre la guerra en Siria, con posiciones antagónicas sobre el futuro del régimen de Damasco.

El trío Washington-Riad-Ankara, de un lado, y Moscú, del otro, están en campos opuestos en el conflicto sirio. Sin embargo, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se mostró optimista después de la reunión y expresó sus deseos de que el viernes se repita la experiencia.

"Lo que acordamos hoy es consultar con todas las partes, con el objetivo de volver a convocar una reunión más amplia, que esperemos que sea el próximo viernes, para ver si hay suficientes puntos de acuerdo para poder avanzar hacia un proceso político", afirmó el secretario de Estado a la prensa.

Su par en Rusia, Sergéi Lavrov, en cambio, se encargó de aclarar que en la reunión de hoy no se habló sobre la posible salida del poder del presidente de ese país, Bashar al-Assad, aliado de Moscú, y habló de la "obsesión" por ese tema.

"Se han difundido rumores de que aquí nos estamos poniendo de acuerdo acerca de que, transcurrido algún tiempo, el presidente Al-Assad se irá. Todo esto no es así", dijo Lavrov después de la reunión, según los medios rusos.

"Nuestros socios están obsesionados con la figura del presidente de Siria, pero nosotros hemos confirmado nuestra posición", que se resume en que "la suerte de Siria, la suerte del presidente y de otras autoridades deben decidirla los propios sirios", señaló, en consonancia con lo conversado entre el presidente ruso, Vladimir Putin, con Al-Assad esta semana.

"Todos queremos que la crisis se solucione sobre la base de restablecer Siria como un Estado íntegro territorialmente, independiente y laico, en el que los derechos de todas las religiones y grupos étnicos estén garantizados sin excepción", subrayó Lavrov, y agregó que Moscú desea que se celebren nuevas reuniones sobre Siria en las que participen también Irán y Egipto.

"Hemos pedido que haya nuevos contactos a este nivel de representación, con la participación de una amplia parte de los poderes regionales y, específicamente hemos hablado de Irán y Egipto", afirmó.

Lavrov y Kerry se encontraron hoy por primera vez desde que Rusia comenzase el 30 de septiembre pasado sus ataques aéreos en Siria, en apoyo de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad y para luchar contra los grupos jihadistas.

Estados Unidos, Arabia Saudita y Turquía forman parte de una coalición militar internacional contra Estado Islámico (EI) y apoyan a rebeldes sirios enemigos del régimen del presidente Bashar al-Assad.

Rusia, gran aliada del gobierno de Damasco, lanzó hace tres semanas una campaña aérea en Siria para luchar contra "el terrorismo", aunque según Washington y sus aliados el objetivo primordial es defender al régimen sirio.

"Doble juego"

Ayer, el presidente ruso Vladimir Putin, que esta semana recibió a Asad en Moscú, criticó "el doble juego" de los occidentales en Siria, que según él consiste en "decir que se lucha contra los terroristas y al mismo tiempo tratar de servirse de algunos de ellos para hacer avanzar sus peones en Medio Oriente".

En cambio, aseguró Putin, "nuestro objetivo es derrotar al terrorismo (...) y ayudar al presidente Al-Assad a reivindicar la victoria contra el terrorismo", término que el régimen sirio emplea para referirse a todos sus detractores.

"Así podremos crear las condiciones para el lanzamiento y, espero, la conclusión exitosa de un proceso político", añadió Putin.

Arabia Saudita, potencia sunita enemiga del régimen sirio alauita (una rama del islam chiita) exige que Al-Assad deje el poder. Sin embargo, un ministro saudí dijo el lunes que podría seguir en el cargo durante la creación de un gobierno de transición.

El gobierno de Turquía también ha pedido muchas veces la renuncia del presidente sirio, pero hace poco consideró por primera vez "posible" un proceso de transición en el que participe Al-Assad.

Por otra parte, Viena acogerá hoy a última hora una reunión sobre el otro gran conflicto de Medio Oriente: está convocado el Cuarteto (Rusia, Estados Unidos, Unión Europea, ONU), fundado en 2002 para servir de mediador -hasta ahora sin éxito alguno- entre Israel y los palestinos.

Agencias EFE, AFP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?