Un desconocido mundo de tomates

La industria procesa 540.000 toneladas; la producción es menor y hay que importar
Diego Cabot
(0)
25 de octubre de 2015  

Crédito: Pablo Bernasconi

El mundo del tomate empieza en las ensaladas pero no termina ahí. En la Argentina, el consumo de tomate destinado a industria es de 540.000 toneladas equivalentes de tomate fresco, lo que representa un consumo per cápita de casi 13 kilos anuales, dice un trabajo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que midió 2014.

Los productores argentinos no logran producir la cantidad de tomate que la industria necesita para los enlatados y el ketchup. Lo que se extrae de las huertas locales suele no superar las 400.000 toneladas.

"La diferencia se cubre con importaciones, principalmente de extracto doble. En el caso de incrementarse la producción nacional, debería también aumentar la capacidad instalada de la industria", dice el minucioso trabajo. Las dos provincias que más producen son Mendoza y San Juan.

En la World Processing Tomato Council pronosticaban que la producción de este año sería mejor que la de la anterior y que probablemente podría llegar a los valores que se necesitan para satisfacer la demanda industrial interna.

Hasta la campaña 2014, la Argentina ocupaba el 14° puesto como productor mundial de tomates para industria, con una participación cercana a 1%. La producción está concentrada en tres países que representan más de 60% de la cosecha mundial: Estados Unidos (33%), China (16%) e Italia (12%). En América latina, la Argentina es el tercer país en importancia luego de Brasil y de Chile. En las exportaciones mundiales de estos productos, Italia, con 77% del mercado, es el número uno.

En un mercado con un volumen comercializado estable, la Argentina pierde participación: ocupa el puesto 23, con apenas 0,11% del total comercializado", dice el trabajo firmado por el ingeniero en alimentos Daniel Franco.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.