Desopilante noche de desaciertos en los informativos de la TV

Insultos, anuncios que no se cumplieron y falta de profesionalismo en la cobertura
José Crettaz
(0)
27 de octubre de 2015  

Las seis horas que van del zócalo en la pantalla "Gana Scioli por amplia ventaja" a la ansiosa pregunta filtrada por un micrófono que quedó abierto "¿Ya están negociando con Macri?". Así podría resumirse la larga noche electoral del animador Roberto Navarro, en el canal del empresario kirchnerista Cristóbal López, C5N. Aunque grotesca, esa peripecia también condensa lo que pasó en las pantallas de los canales abiertos y las señales de noticias, a donde los electores acudieron para saciar su sed de certezas.

Hasta que los datos oficiales empezaron a filtrarse con cuentagotas desde el Luna Park -sí, antes de que la Dirección Nacional Electoral los subiera a su web- todos los medios se manejaron con las mismas cuatro encuestas en boca de urna, pero la manera de presentarlas mostró profundas diferencias. Algunos dieron certezas sobre la indefinición: "Hay balotaje" (América); otros se limitaron a plantear la duda; "Podría haber balotaje" (Telefé); y otros prefirieron una prudencia inicial que no resistiría el paso de las horas: "Hoy se define si hay nuevo presidente o hay balotaje" (Canal 13 y TN).

En los medios oficialistas, todo se daba por hecho: "Gana Daniel Scioli" (Canal 26), "Ganó Scioli" (Crónica), pero fue C5N el que a las 17.58 (violando groseramente la veda electoral) dictaminó: "Ganó Scioli por amplia diferencia", "En provincia, gana Aníbal Fernández" (algo que repetiría el menos relevante CN23, propiedad del candidato derrotado Sergio Szpolski; y el aún menos significativo 360 TV, de Electroingeniería).

Pero lo más interesante vendría en el mismo C5N: "Daniel Scioli ganó por más de 3 millones de votos, es el único que mejoró su performance de las PASO. Macri no pudo atraer votos de otros candidatos", se agitó Roberto Navarro, animador estrella. Tanto entusiasmo le dio vértigo a Gustavo Sylvestre, que sintió la necesidad de aclarar que Mauricio Macri iba segundo. Fueron 17 minutos que, vistos ahora, resultan desopilantes y que podrían servir como herramienta a profesores de periodismo de todo el mundo que quieran ejemplificar lo que no se debe hacer apenas cerrada una elección. Es que la patria zocalera cobra especial fuerza durante los llamados "acontecimientos mediáticos", hechos previamente organizados que son transmitidos en vivo y donde la TV todavía reina y marca el pulso incluso por encima de las redes sociales. Y las elecciones de anteayer -con tantas horas muertas en espera- dejó mucho graph para cortar.

El zócalo de C5N con "la amplia diferencia" del oficialismo siguió casi toda la noche, incluso después de que el propio Scioli aceptó tácitamente el ballottage en el discurso en que convocó a los indecisos a votarlo. En esos primeros momentos de nulos datos, en C5N no pegaron una. Claro, es cierto, eso visto con el diario del lunes (porque, en efecto, ya estaba bien entrado el lunes). A la 1.25, cuando ya se confirmaba el triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia, el vozarrón de Navarro "interfería" en la lectura de los números. "¿Ya se fueron, cobardes? Ah, sí? ¿Ya están negociando con Macri, hijos de puta?", preguntaba el animador a sus interlocutores antes de largar una carcajada. Todo eso salió al aire y habríamos sabido más si la presentadora de C5N no hubiera alertado al despistado sonidista. ¿En serio se despistó? El video se subió a YouTube y en menos de 24 horas fue visto 115.559 veces: 54 segundos imperdibles.

Canal 13 y Todo Noticias (Grupo Clarín) fueron inicialmente cautos con sus títulos ("Terminó la votación"). Pero de madrugada, los autores de los zócalos se volvieron más audaces: "A todo esto, nadie sabe dónde está Aníbal" o "Aníbal no asomó el bigote". "Duro golpe para Cristina", fue lo último que se leyó a eso de las tres de la mañana.

Más allá de su vínculo con la vieja guardia del PJ y el sindicalismo y la bajada de línea respectiva, había sido Crónica TV quien lo tomó con humor desde temprano usando en Twitter el hashtag #VotoPorCrónica. "La mesa donde vota Macri es el 64, el llanto", titulaba el canal del Grupo Olmos. Seguiría en esa tónica todo el día hasta que la realidad de la derrota obligó a ponerse serios.

En tanto, Víctor Hugo Morales hacía su análisis en el canal multiestatal con sede en Caracas Telesur junto a Leopoldo Moreau, ex candidato a presidente de la UCR (logró 2,34% en 2003) convertido tardíamente al kirchnerismo. El ballottage también será una segunda oportunidad para el periodismo televisivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.