srcset

Entrenamiento

Cuestión de peso

Carolina Rossi
(0)
28 de octubre de 2015  • 09:30

Si bien para cualquier corredor de fondo el peso corporal es determinante, cuanto mayor sea la distancia de la prueba, más relevancia toman los kilos que puedan sobrar. La cuestión es bien simple: hay que estar liviano para correr rápido. Claro que una cosa es el peso adecuado estético y/o saludable, y otra muy distinta el peso para alcanzar el mejor rendimiento. Por eso, mientras nos sintamos sanos y fuertes, más delgado se esté, mejor.

Las personas que corren no nos entiende, no les entra en la cabeza esas restricciones que tenemos que hacer en la comida para no aumentar aunque entrenemos tantas veces a la semana. "Si estas perfecto así, además con lo que corres gastás todo", te dicen. Pero sabemos que no es así. Podemos estar perfectos para persona que no corre, pero muy pesados para correr. Tampoco es cierto que se puede comer en exceso porque se entrena mucho. Incluso es posible aumentar unos kilos si comemos de más justamente escudados en el estar corriendo un montón. Y cuánto mayor es el nivel del atleta, el costo energético para determinada actividad es menor. Por ejemplo, un corredor de 45 minutos en 10 kilómetros gasta menos calorías que uno de 60 para cubrir la misma distancia, porque es más eficiente y económico.

Por eso, quizás en un entrenamiento de un fondo largo puede gastar "X" cantidad de calorías en 2 horas, y recuperarlas en 10 minutos ni bien llega a casa. Basta con hacer algunas cuentas. Por ejemplo, un amateur de buen nivel, dependiendo de su peso, en un fondo de una hora puede gastar cerca de 700 o 1000 calorías sin problema. Pero un almuerzo de domingo con picada, asado y postre puede contener más de 1500 fácilmente.

¿Conclusión? No porque se corran 70 kilómetros semanales, o más de 100, uno puede darse todos los permitidos que quiera. Si pretendemos tomarnos el deporte seriamente, es al revés: porque corremos y buscamos superarnos tenemos que estar en un peso adecuado. Y tenemos que cuidarnos y limitarnos incluso más que alguien que no entrena. Pero más allá de comer bien para mantenerse lo más liviano posible, es de suma importancia llevar una dieta equilibrada que asegure el aporte de todos los nutrientes necesarios para el organismo, algo que puede resultar complicado cuando buscamos perder peso. Por eso sería ideal consultar a un especialista en nutrición deportiva para que podamos alcanzar nuestro peso ideal de corredor sin descuidar la salud. Creo que hay algo que es un verdadero click con respecto a este tema. Muchos quieren correr para estar delgados. El corredor, quiere estar delgado para correr.

Nota publicada en la revista runnin´ del mes de octubre.-

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.