arte@lanacion.com.ar

(0)
7 de noviembre de 1999  

Cruce de vanguardias

Señor Director:

Como antiguo colaborador de La Nación (desde 1939) y crítico de la sección Bellas Artes en años posteriores, me permito enviarle estas líneas acerca de la obra de un artista que hoy suele ser olvidado por la crítica. Lo hago para formular una aclaración a propósito de una fecha establecida en el número de la Revista que, con el título Arte II, fue publicado el domingo 31 de octubre pasado. En él se anota que el comienzo de la vanguardia artística nacional data, en pintura, de 1914. Lo cierto es que en 1900, Faustino Brughetti pinta Lavanderas , y en el período 1908-1910 la serie de Expresiones , sin parangón con la obra de pintor alguno en nuestro país.

Los cuadros de Brughetti, a juicio de Jorge Larco, tienen "concomitancias con el posimpresionismo del alemán Slevoght o de Munch... Se relaciona Luz y sombra con Bonnard, y aun con el Picasso de la primera década del siglo. Algunas figuras alcanzaron un sintetismo muy a lo Derain, y casi todas las pinturas están presididas por una atmósfera de misterio y alucinación que anticipa las creaciones del italiano Scipione..." También Julio E. Payró llegó a pensar en proto-expresionistas tales como el alemán Lovis Corinth. (Tomo VI de la Historia General del Arte en la Argentina, Academia Nacional de Bellas Artes.)

Advierto que no creo que mi padre conociera la obra de esos artistas. Las pinturas de referencia fueron valoradas por Córdova Iturburu, Mujica Lainez, Roger Plá, Ernesto B. Rodríguez, y singularmente por Nelly Perazzo y Rafael Squirru. Este último coloca a su autor entre los "grandes maestros del arte universal que algún día serán reconocidos" (V. Brughetti, 1988).

En el libro Faustino Brughetti , de Sigwart Blum (Ediciones Culturales Argentinas, 1963) se reproducen doce de dichas obras, además de Lavanderas . Algunas figuran en museos: de Arte Moderno, Sívori, Provincial de La Plata, Genaro Pérez de Córdoba, de la Rioja ( Las Pasiones fue cedido en préstamo por el MNBA a la pinacoteca riojana), colección Costantini y otros acervos. De modo que el movimiento de vanguardia en Buenos Aires se inicia en 1900, y, con firmeza, en las expresiones brughettianas antes de 1914. El autor se convirtió así en el primer vanguardista. Ya en 1909, el crítico Alfonso B. Mongiardini, de la Rivista di Roma , aseveró respecto de dichas pinturas que "contienen en sí una absoluta genialidad". Bien dijo Horacio Butler en 1956: "El pintor poeta Faustino Brughetti se ha incorporado a la larga historia de los artistas incomprendidos."

Quiero recordar que en una mesa redonda presidida por Jorge Romero Brest, organizada en el marco de una muestra-homenaje dedicada al artista, se dijo que "resulta difícil clasificarlo por cuanto su obra escapa a los moldes conocidos en su tiempo y por ser original en no pocos aspectos", dada la multifacética presencia de renovador plástico de Faustino Brughetti. ¿No ha llegado el momento de darle el lugar que le corresponde y reconocerlo como un auténtico vanguardista avant la lettre ?

Romualdo Brughetti

Miembro de Honor de la Academia Nacional de Bellas Artes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?