Suscriptor digital

Sting brilló en Tortuguitas

El ex cantante de The Police inauguró el DirecTV Arena con un set basado en sus clásicos y acompañado por un grupo de lujo
(0)
2 de noviembre de 2015  • 10:53

A 8 años de su última visita con The Police y a 14 de su anterior presentación como solista (2001, en Vélez), Sting regresó a Buenos Aires, esta vez para inaugurar un nuevo espacio, el DirecTV Arena, ubicado en Tortuguitas, con capacidad para 15 mil personas.

El nombre de la gira no deja ninguna duda: Greatest Hits World Tour, es decir, una gira dedicada a complacer con los grandes éxitos de su carrera con The Police y en solitario.

Luego de un breve set de Diego Frenkel, basado en temas de su ultimo álbum, Ritmo, y ante un estadio que sólo se llenó cuando el recital ya había comenzado, dada la gran lentitud para el acceso y estacionamiento (tema que tendrán que solucionar para futuros shows), el cantante –con barba y en espléndida forma para sus 64 años– apareció con una remera gris, jean negro ajustado y su gastadísimo bajo Fender que lo acompaña a lo largo de toda su carrera.

Como un sabio alquimista, durante algo menos de dos horas el cantante fue intercalando temas de The Police con hits de su carrera posterior, en una lista de 20 temas magníficamente planeada. A la bella melodía de "Fields of Gold" (de Ten Summoner’s Tales), le sucedió la fuerza rockera y angularidad de "Driven To Tears". Y la marcha imparable con tono new wave de "Message in a bottle" continuó con el romanticismo de "Shape of my heart". El final fue con dos clásicos de The Police que lograron poner al público de pie: "De do do do, De da da da" y "Roxanne", en un medley con "Ain’t no sunshine", el gran tema de Bill Whiters. Luego volvería para una serie de bises.

Un Sting de buen humor mostró que su voz se mantiene intacta, e hizo participar al público, cantando y aplaudiendo, en varias oprtunidades. Pero además, contó con un arma secreta: su banda, integrada por algunos de los mejores músicos del mundo. El guitarrista argentino Dominic Miller, su fiel escudero desde hace décadas, la cantante australiana Jo Lawry en coros, el tecladista David Sancious (cuyos créditos incluyen a Bruce Springsteen y Peter Gabriel, entre otros) y el baterista Vinnie Colaiuta (Sting prefería presentarlo como Vincenzo), cuya técnica dejó muchas mandíbulas por el piso. Con ese equipo y ese repertorio, el campeonato está asegurado.

Por Claudio Kleiman

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?