A 50 años de su caída, el "avión de los cadetes" sigue siendo un misterio

Los pasajeros del interior del avión
Los pasajeros del interior del avión Crédito: Gentileza Regina Zurro
El TC-48 desapareció el 3 de noviembre de 1965. La Fuerza Aérea dijo que se estrelló en el mar; familiares de las víctimas creen que fue en tierra. Ahora comenzó el Operativo Esperanza 7
Gabriela Origlia
(0)
3 de noviembre de 2015  • 00:45

CÓRDOBA.- "Nona, si vos no lo encontrás yo lo voy a seguir buscando". Así le dice Valentino, 11 años, a Cecilia Viberti, su abuela e hija de Esteban Viberti, segundo piloto del TC-48 de la Fuerza Aérea Argentina que desapareció en el aire de Costa Rica el 3 de noviembre de 1965 y nunca fue localizado. Llevaba a 68 personas a bordo (59 eran cadetes de la Escuela de Aviación Militar de esta provincia, desde donde despegó después de que el entonces presidente Humberto Illia los despidiera en Mendoza).

Arturo Umberto Illia, el entonces Presidente de la Nación, saluda a los tripulantes del TC-48
Arturo Umberto Illia, el entonces Presidente de la Nación, saluda a los tripulantes del TC-48 Crédito: Gentileza Regina Zurro

Las autoridades de la Fuerza Aérea acaban de anunciarles a los familiares que comienza la Operación Esperanza 7, un nuevo intento de búsqueda por tierra. Se habían abandonado en 2011. Además, un argentino radicado en Miami e interesado por el caso, Mariano Torres García está barriendo el fondo del mar con epicentro en Cahuita (Costa Rica) con tecnología Sonar.

El avión cayó cuando realizaba un vuelo entre Panamá y El Salvador. Ni un solo cuerpo de los 68 fue encontrado. Las pruebas para demostrar que se precipitó al mar Caribe fueron chalecos salvavidas, camisas, la cédula del cadete Oscar Vuistaz y restos de la cobertura interna del fuselaje. Son muchos los familiares convencidos de que esos elementos fueron "plantados" para cerrar la búsqueda.

Tienen pruebas a su favor: una carta del comandante Mario Nello Zurro, ayudante del encargado de los cadetes, que llega a su casa el 7 de noviembre despachada desde Lima. LA NACION accedió al original en el que, entre otros temas, cuenta que -como parte de la travesía era sobre el mar- "a los cadetes les hacen poner chalecos salvavidas naranjados'. Los que rescataron en el mar eran verdes y los peritajes apuntaron restos de agua dulce y el sello de Prefectura Marítima. De las partes del avión, los familiares nunca vieron nada.

Carta anónima anviada a la familia del cadete Oscar Vuistaz, el 15 de agosto de 1966
Carta anónima anviada a la familia del cadete Oscar Vuistaz, el 15 de agosto de 1966 Crédito: Gentileza Regina Zurro

Una pericia de la cédula de Vuitaz -mostrada, junto al estudio, a este diario- descarta que cayera al mar

Además, una carta anónima del 15 de agosto de 1966 a los padres del cadete confiesa que ese documento, junto a cien dólares y unos gemelos, los llevaba un tripulante del T43, amigo del joven y que, cuando el cayó avión, lo entregó a las autoridades. "Fueron engañados", le advierte el autor anónimo a la familia.

Gabriela Vuistaz, su hermana, llora todavía. Le cuenta a este medio que sus padres murieron "sin saber nada; mi papá se paraba en el campo y decía 'dónde estás hijo, dónde estás'. Esa nostalgia nos acompaña hasta el día, pero con la esperanza de que un pedazo metal, un número del TC48 aparecerá.".

Clyde Pereira de Zurro (centro a caballo) participando de la búsqueda en la selva del avión TC-48 de la Fuerza Aérea Argentina.
Clyde Pereira de Zurro (centro a caballo) participando de la búsqueda en la selva del avión TC-48 de la Fuerza Aérea Argentina. Crédito: Gentileza Regina Zurro

El avión despegó de Argentina junto al T43. En las dos últimas comunicaciones que el piloto mantuvo con las torres de control de los aeropuertos de Tegucigalpa (Honduras) y de San Salvador (El Salvador) señala que tenía fuego a bordo, en un motor interior (el tres, sobre el ala derecha) y pide control en ruta para aterrizaje inmediato. También el T43 recibe un pedido de ayuda, pero responde que seguiría a El Salvador. Los familiares recogieron testimonios de indígenas de la selva que afirmaron haberlo visto a baja altura, por eso entienden que cayó en tierra.

"No hubo profesionalismo", explica Viberti a LA NACION en referencia a la Fuerza Aérea; hace ocho años los convocaron para desclasificar archivos. Asegura que mostraron papeles que "no eran prueba de nada" y su hermano presentó la documentación oficial que tenían más todo lo que recolectaron en estas décadas: "Se dieron cuenta de que no nos habían engañado. Ahora la actitud cambió, tal vez porque el resarcimiento no sólo es para los familiares sino para la propia fuerza. Tarde, pero admitieron el error".

Regina con documentos y recortes del accidente
Regina con documentos y recortes del accidente Crédito: LA NACION/ Diego Lima

Regina, hija de Zurro, guarda cientos de documentos y fotos. Su mamá pasó dos años en Costa Rica buscando y murió con la última carta de su marido debajo de la almohada. Combativa, muestra a este diario los peritajes, los informes de Investigación Criminal costarricense que avalan que el avión cayó a tierra. Cree firmemente que fue así y que hubo sobrevivientes.

En Córdoba, Regina Zurro, la hija del comandante Mario Nello Zurro, uno de los pasajeros
En Córdoba, Regina Zurro, la hija del comandante Mario Nello Zurro, uno de los pasajeros Crédito: LA NACION/ Diego Lima

María Alejandra Losano, hija del médico José Losano, recuerda que todo lo que tuvieron a disposición eran "revistas aterradoras que decían que se los habían comido las pirañas o los tiburones". Ella tenía cuatro años y sus hermanos, seis, siete y nueve: "Estábamos sumergidos en una nube, no se hablaba de desaparecidos. Nadie decía nada".

Regina, hija de Zurro, guarda cientos de documentos y fotos. Su mamá pasó dos años en Costa Rica buscando y murió con la última carta de su marido debajo de la almohada

A su manera siguió buscando la verdad: "Todo el tiempo. Cuando chica, en mi cabeza, después tratando de unir piezas del rompecabezas". Está convencida de que no hubo un accidente sino "un acto de irresponsabilidad; la nave no podía volar en el estado en que estaba".

La carta de Zurro, por ejemplo, señala que había sólo 15 máscaras de oxígeno; antes de partir ya había tenido problemas de fuego en motor. Aerolíneas Argentinas había ofrecido una nave para la misión, pero la rechazaron porque no podían volarla militares.

Viberti revive cuando su mamá -al ver que interrumpían la transmisión de televisión para dar noticias del avión- los llamó. "Chicos, noticias del papi". Cuando dijeron "desaparecido" hubo silencio. Vivían en la basa aérea de Palomar y su madre salió corriendo a otras casas a averiguar qué sabían. "Oficialmente, nada. Hubo falta de tacto, no había explicación porque no la tenían ni la mantuvieron nunca".

El avión TC-48
El avión TC-48 Crédito: Gentileza Regina Zurro

Advierte que la palabra "desaparecido" se "politizó mucho", pero ella se siente hija de uno: "Es difícil hacer un duelo sin pruebas". Lo menciona y le viene a la memoria cómo en aquellos días en su casa se corrieron las sillas del comedor y hubo una suerte velorio sin ataúd. La inquietud de buscar le surgió ahí. Se metía en el placard y leía papeles oliendo la ropa de su papá. Mudaron todo a Córdoba como si él estuviera con la familia.

"Te voy a encontrar decía en esos años y lo sigo diciendo-continúa-.No tengo más la sensibilidad de una hija, me convertí en una exploradora. Me endurecí y miro la historia como si fuera ajena; aunque a veces me emociona a mí misma verme 50 años en esto yo que fui inconstante para muchas cosas".

Fragmentos de la última carta enviada por el comandante Zurro a su familia
Fragmentos de la última carta enviada por el comandante Zurro a su familia Crédito: Gentileza Regina Zurro

Durante años algunas familias no quisieron mudarse por si volvían. No tocaban sus cosas. Esperaban. La esposa de Zurro nunca quiso aceptar el pésame de la Fuerza Aérea; rechazaba que se basaran en una "suposición". Regina insiste en que "nunca quisimos plata; queremos que lo busquen. Nos maltrataron, nos desconocieron y nuestra vida, acompañando a mi padre, era esa institución. Nos defraudaron".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?