Las caras de Eva Perón en la pantalla grande

En el día en que se estrena Eva no duerme, una nueva película sobre la icónica primera dama argentina, recordamos a las actrices que se pusieron en su piel a lo largo de los años
(0)
5 de noviembre de 2015  • 18:50

Hay personajes que tienen una mística especial, que despiertan pasiones y se vuelven auténticos símbolos sin tiempo. En nuestro país, Eva Duarte de Perón es, posiblemente, una de esas figuras magnéticas y de inacabables aristas que permanece siempre abierta a una nueva mirada. Se estrena hoy Eva no duerme, la aclamada película de Pablo Agüero que ya hizo su recorrida por los más prestigiosos festivales internacionales y eso nos animó a hacer un repaso por las actrices que, a lo largo de los años, asumieron el desafío de ponerse en la piel de la icónica primera dama argentina.

Sabrina Macchi

La más reciente y, posiblemente, la más curiosa. ¿Por qué? Porque Eva no duerme se detiene en una de las porciones menos visitadas de su historia: el largo y tortuoso recorrido que hizo su cuerpo desde su muerte, el 26 de julio de 1952, hasta su entierro definitivo en el cementerio de la Recoleta, en octubre de 1976.

Para Sabrina Macchi, ser Evita fue casi una casualidad. "Hice el casting para otro personaje de la película, pero Pablo [Agüero, el director] me vio y me dijo que yo podía ser una buena Eva", le contó la actriz a LA NACION. "En un primer momento me sorprendió y pensé que, al tener que interpretar un cadáver, no iba a haber nada mío como actriz en ese trabajo, pero me equivoqué".

Macchi tuvo que someterse a un fuerte entrenamiento para poder controlar la respiración, el movimiento de los párpados y evitar tragar saliva durante los largos planos secuencia que componen la película. "Fue una experiencia muy transformadora desde lo físico y lo emocional. Sobre todo porque Evita no es sólo un cadáver en la película, sino que trae consigo todo eso que representa, esa simbología que la volvió un mito", aseguró la actriz.

La película está protagonizada por Gael García Bernal, Denis Lavant, Imanol Arias y Nicolás Goldschmidt, entre otros, y Sabrina también tuvo que controlar esa energía de talentos que circulaba por el set. "Fue la película más grande que hice desde lo narrativo y lo estético. Nunca pensé que me iba a tocar ser Evita, aunque ese personaje tan rico siempre estaba presente desde un plano de fantasía para mí como actriz", concluyó.

Julieta Díaz

Julieta Díaz fue la protagonista de Juan y Eva, la película de Paula de Luque que fue un éxito de taquilla en 2011 y que se centró en la construcción de la relación amorosa entre Duarte y Perón, una pareja que trascendió el espacio íntimo para convertirse en un símbolo.

"El [personaje] de Eva a mí me generaba un compromiso enorme. Gané el papel en un casting. Estaba convencida de que era para mí. Me agarró algo muy posesivo. Era mío y no admitía vueltas. Se trataba de Eva Duarte, que es más fácil que hacer a Eva Perón. La Eva del balcón es mucho mas difícil. Es un personaje muy conocido, lo han hecho muchas actrices y muy bien. Igual, si me lo propusieran lo haría. Pero hacer la Eva morocha, la Eva actriz, la Eva que está como aprendiz en ese momento, fue una experiencia linda. Porque si uno lo hace con verdad y se cree que es así el personaje, la gente lo compra", le contó la actriz al diario LA NACION hace algún tiempo.

Laura Novoa

Aunque desde un rol secundario, Laura Novoa afrontó la difícil tarea de darle vida a una Eva más "de entrecasa" en Ay, Juancito, la película de Héctor Olivera que se estrenó en 2004.

"Poder hacer un personaje político tan grande es uno de esos regalos con los que toda actriz sueña. Si bien interpretar a un personaje de estas características es más complejo que otros, porque no sólo hay que llegar a su corazón sino también estudiar el contexto político y social del que surgió, resultan ser trabajos muy placenteros", explicó ella en una entrevista.

En septiembre de 2010, Novoa repitió la experiencia desde un lugar completamente distinto: para el episodio "Mi mensaje", del ciclo de unitarios Lo que el tiempo nos dejó.

Madonna

La reina del pop nunca se conformó del todo con el trono musical, sino que siempre quiso ser tomada en serio como actriz. De hecho, Madonna estaba convencida que protagonizar la versión cinematográfica del musical Evita iba a ser una antes y un después en su carrera artística.

Dirigida por Alan Parker, el rodaje hizo pie en Buenos Aires para impregnarse del recuerdo que la "abanderada de los humildes" dejó en su pueblo. Y la diva -que por entonces no se encontraba atravesando el mejor de sus momentos musicales- dio todo de sí para personificar a una Eva ambiciosa pero solidaria, dura pero frágil. La película no fue fácil de digerir y, posiblemente, no estuvo a la altura de las expectativas, pero la cantante consiguió su propósito y hasta consiguió alzarse con un Globo de Oro por su labor.

"Fue mucho más que un papel en una película. Fue excitante e intimidante al mismo tiempo. Y fue lo más lejano que me he empujado a mí misma desde lo creativo. A todo nivel, fue para mi una gran enseñanza", sintetizaba Madonna antes del estreno de Evita, en 1997.

Esther Goris

Eva Perón, de Juan Carlos Desanzo, fue la respuesta que la industria nacional dio cuando la Evita de Alan Parker comenzaba a dejar de ser sólo un proyecto. Y allí estuvo Esther Goris , componiendo un personaje lleno de recovecos, la versión más política pero también más humana de la mujer del eterno rodete.

Poco antes de comenzar el rodaje, Goris ya podía dibujar cómo sería su retrato. "Es una Eva en toda su dimensión. Más que peronista, yo soy evitista. Mi Eva mostrará sus contradicciones, será terriblemente fuerte, autoritaria. En un momento dice: '¿No tendrán razón los contreras, che, no seré una dictadora?'. No será ninguna santa. A mí me conmueve más esa Eva que la Santa Evita, me interesa más la gente que los santos. No sé qué Evita querrá el señor Presidente. Pero sé que esta es la Evita con la que yo sueño", decía por entonces.

Flavia Palmiero

Con la llegada de la democracia, la industria local se animó a dar una primera visión sobre el mito. Fue Eduardo Mignogna, en 1984, quien estrenó Evita: Quien quiera oír que oiga, un documental ficcionalizado que tuvo a una muy joven Flavia Palmiero como protagonista.

La película se centraba en los primeros años de la mujer, desde su dura infancia en Junín hasta su viaje a Buenos Aires para hacer realidad su sueño de ser actriz. Para la conductora, en tanto, el papel significó un punto de partida para su carrera.

"Fue mi primer casting y mi debut en cine. Estoy muy feliz de haber hecho esa interpretación en una película que es una obra de arte", declaró recientemente.

Bonus Track: Faye Dunaway

Aunque no se exhibió en cines, Evita Perón fue el primer acercamiento que gran parte del público estadounidense -y mundial también- tuvo a la figura de la mítica primera dama argentina. La película dirigida por Marvin Chomsky, se estrenó en 1981 y contó con los más variados errores históricos. Sin embargo, la interpretación de Faye Dunaway fue muy aclamada en el país del norte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?