Por la presión de los pobladores, otra minera deberá irse de Famatina

Se trata de Midais, que buscaba explotar oro; es el cuarto proyecto que abandona la zona; el obispo de la provincia fue clave en la mediación
Gabriela Origlia
(0)
4 de noviembre de 2015  

Fuente: LA NACION - Crédito: Asamblea Famatina

La resistencia del pueblo de Famatina logró lo que se había propuesto. El gobernador electo de La Rioja, Sergio Casas, anunció que se desmantelará el emprendimiento de la compañía salteña Midais, que busca oro en el cerro. Para lograrlo, la mediación del obispo de la provincia, Marcelo Colombo, fue clave. Así lo reconocieron los propios asambleístas que, como forma de reclamo, cortan la ruta desde abril pasado, una metodología que mantendrán hasta que la empresa desmantele sus instalaciones.

"Esta firma se va a ir más allá de que su actividad no ha sido contaminante, pero buscamos los consensos necesarios con los pobladores", indicó Casas .

Es la cuarta vez que esta comunidad consigue frenar un proyecto de explotación minera a cielo abierto. Ya lo había hecho con las multinacionales Barrick Gold, Osisko y Shandong Gold.

Cuando este año la administración del actual gobernador, Luis Beder Herrera -Casas es su vicegobernador-, autorizó a la salteña Midais -sin experiencia en el sector- a explotar oro en la localidad de Angulos, al lado del río Blanco, los asambleístas retomaron las protestas. Para calmar los ánimos, los funcionarios plantearon que en la explotación se usaría un método de "minería aurífera en río seco", sin usar sustancias químicas, agua ni explosivos.

Paulo D'Alessandro, miembro de la asamblea, insistió en que la resistencia al proyecto no se vincula a la metodología de la explotación. "Nos sentimos dueños de los minerales y el agua, y rechazamos que otros los usufructúen. Donde hay oro y plata hay minerales pesados que terminarán en el agua", señaló.

Ayer, el obispo Colombo confirmó a la comunidad que la empresa iba a desmantelar sus instalaciones. La asambleísta Carolina Suffich informó a LA NACIÓN que el corte de ruta continuará "hasta que veamos cómo Midais se retira".

Colombo, designado por el papa Francisco hace dos años en La Rioja, es un defensor del medio ambiente. Los asambleístas recurrieron a él después de la represión sufrida a mediados de octubre pasado, en la que el diputado nacional radical Julio Martínez sufrió heridas de balas de goma.

Ese mismo día, el obispo manifestó su profundo dolor y preocupación. "La violencia en cualquiera de sus formas daña la comunidad política que constituimos y nos debilita como sociedad", dijo. En una reunión, los asambleístas le pidieron que, en pos de la paz social, intercediera ante el gobernador electo.

"[Midais] se irá más allá de que su actividad no fue contaminante. Apostamos al diálogo, la fraternidad y el consenso", anunció Casas después de un encuentro con el obispo. Desde el arzobispado de La Rioja insistieron en "la necesidad del consenso social" para aquellas iniciativas que "pudieran afectar el ambiente y la salud de la población".

Salida ordenada

Desde el obispado ratificaron que el gobierno provincial le comunicó que en un "tiempo prudencial" se retiraría "el emprendimiento cuya instalación había originado el rechazo de la población". Colombo agradeció la "confianza" de quienes intervinieron para la "superación del conflicto" y los animó a un "nuevo tiempo de diálogo".

Por su parte, Suffich adelantó que, una vez que la empresa se retire, empezarán a apelar por las causas penales iniciadas en contra de los asambleístas a lo largo de todo estos meses. "Confiamos en la palabra de Colombo; si Casas lo traicionó a él deberá rendir cuentas", dijo.

Hace ocho años la lucha de vecinos y ambientalistas consiguió que la canadiense Barrick Gold abandonara su proyecto, pero sospechaban que Midais podía ser una nueva puerta de entrada para la minera extranjera.

Consultado por LA NACIÓN, Damián Altgelt, gerente general de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros, dijo que, si bien Midais no es socia de la entidad ni tienen "detalles" del proceso, "el cierre o suspensión de cualquier proyecto en producción es para preocuparse".

También planteó que la entidad viene sosteniendo que la minería "sólo puede llevarse adelante en aquellos lugares donde tiene licencia social. Y que, donde no la tiene, se tiene que trabajar de manera activa para conseguirla". Para ello, sostuvo que propician e integran mesas de diálogo sectoriales, como el Foro Social Argentino de Minería, que cuenta con la participación de distintos actores sociales del ámbito académico, científico, gremial, ambiental y empresarial coordinados por la Comisión Nacional de Justicia y Paz. "La búsqueda de consensos resulta esencial para el éxito de estas mesas de diálogo y la consecución de la licencia social", agregó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?