Máximo Kirchner financió su campaña con aportes de militantes sub 35 que trabajan en el Estado

Máximo Kirchner recaudó $450.000 con aportes de empleados públicos
Máximo Kirchner recaudó $450.000 con aportes de empleados públicos Fuente: Archivo
Con donaciones de empleados públicos, consiguió $452.000; recaudó el doble de lo que gastó
Maia Jastreblansky
(0)
17 de noviembre de 2015  • 02:04

"Yo soy empleado del Estado y estoy con el Estado. Soy un agradecido del Estado y gracias a este Gobierno he crecido mucho y no me olvido". La frase fue publicada en Facebook por un joven de La Cámpora empleado en la Anses. Es uno de los setenta aportantes a la campaña de Máximo Kirchner .

El hijo presidencial financió su candidatura a diputado nacional con aportes de jóvenes sub 35 que trabajan en el Estado. Empleados públicos y fervientes militantes kirchneristas en Santa Cruz, algunos, en su currículum, tienen como antecedente haber trabajado en Austral Construcciones, la nave insignia de Lázaro Báez y principal contratista de la provincia de la Presidenta.

Según consta en los informes de financiamiento presentados por el Frente Para la Victoria ante la Justicia Electoral, la lista de candidatos a diputados nacionales que encabezó el hijo presidencial recaudó de privados casi $190.000.

Con donaciones que oscilaron entre los $450 y los $12.500, todos los aportantes de Máximo Kirchner fueron empleados públicos. La mayoría figuran en los registros oficiales como empleados de la filial de Santa Cruz de la Anses, de la AFIP y de la Dirección Nacional de Migraciones. También aparecen algunos trabajadores de Aerolíneas Argentinas, Télam y el Sedronar. En su mayoría, no superan los dos años de antigüedad en la función pública.

Junto con los $220.000 que recibió de la Dirección Nacional Electoral, Máximo consiguió $452.000 para realizar actos, pagar carteles y realizar propaganda en la provincia de los Kirchner, para la elección que le permitió acceder a una banca en la Cámara baja, aunque lo dejó en segundo puesto.

"Máximo orgullo"

En las redes sociales, estos jóvenes aportantes muestran su activa militancia en La Cámpora santacruceña. "Máximo orgullo", "Vamos por más". "El modelo continúa" y "No fue magia" son algunas de las frases que plasman en tuits o en comentarios de Facebook mientras se muestran con remeras estampadas con la simbología kirchnerista y hasta con un tatuaje con la cara de Néstor Kirchner.

Según pudo corroborar LA NACION, en la nómina figuran dos ex empleados de Lázaro Báez, Sebastián y Andrea Valdez, que dejaron su trabajo en Austral Construcciones en el año 2011 y luego fueron empleados en la Anses y en la Dirección Nacional de Migraciones, respectivamente.

Su agradecimiento a Máximo Kirchner no sólo se tradujo en aportes de campaña. En su foto de perfil de Facebook, citan una frase del hijo presidencial: "La historia es indetenible y no se tapa con papel de diario".

Recaudó más de lo que gastó

El informe financiero del hijo presidencial presenta una peculiar situación contable: gastó mucho menos de lo que recaudó. La campaña de Maximo Kirchner costó $228.000, es decir casi la mitad de los ingresos que tuvo su lista.

"Si hay un sobrante de los fondos que le entregó el Estado, el partido lo debe invertir en actividades de capacitación. En el caso de tener un sobrante del dinero aportado por privados, los partidos en general se reservan ese dinero para sí", explicaron a LA NACION desde la Cámara Nacional Electoral.

Ya sea que lo haya gastado en desplegar el operativo proselitista o que lo haya retenido en las arcas del Frente Para la Victoria, lo cierto es que este año Máximo Kirchner "pasó la gorra" entre las oficinas públicas de Santa Cruz.

mjastreblansky@lanacion.com.ar

@maiajastre

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.