Nuevo récord para Modigliani: alcanzó los 170 millones de dólares

Nu couché, de Amedeo Modigliani
Nu couché, de Amedeo Modigliani
Nu couché ("Desnudo acostado"), considerada una de las obras más importantes del artista italiano, se convirtió en la segunda obra más cara vendida en una subasta, al alcanzar los 170,4 millones de dólares en Christie's en Nueva York; el récord anterior lo había alcanzado conTête, una escultura subastada en noviembre de 2014 por 70,7 millones de dólares
(0)
10 de noviembre de 2015  • 12:13

NUEVA YORK.- La pintura de Amedeo Modigliani Nu couché ("Desnudo acostado"), considerada una de las obras más importantes del artista italiano, se adjudicó anoche por 170,4 millones de dólares en Christie's en Nueva York, convirtiéndose en el segundo cuadro más caro jamás vendido en una subasta. Nu couché fue adjudicado bajo el sonoro aplauso de una sala llena, después de nueve minutos de una febril puja entre siete compradores. Fue un postor chino que participaba por teléfono quien la ganó, precisó la casa de subastas, que había estimado la pintura en 100 millones de dólares.

La obra, pintada entre 1917 y 1918, se colocó así segunda en las lista de los cuadros más caros vendidos en una subasta, después de Las mujeres de Argel (versión O), de Pablo Picasso, vendida en mayo último por 179,4 millones a un jeque qatarí, también en Christie's. El desnudo de Modigliani se convirtió en la décima pintura en alcanzar un precio de venta de cien millones de dólares, o nueve cifras, como suelen medirlo los norteamericanos. El cuadro muestra una mujer echada en un sofá rojo sobre un almohadón azul. Forma parte de una serie de desnudos creados por el pintor y escultor (1884-1920), por entonces residente en París.

La dueña del Modigliani, Laura Mattioli Rossi, hija del coleccionista italiano Gianni Mattioli, había recibido una garantía de al menos 100 millones de dólares. Justo antes de la subasta, Christie's anunció que un tercer socio había aparecido para compartir el riesgo -y las ganancias- por sobre el precio mínimo. El lienzo había generado escándalo al ser exhibido en la galería parisina Berthe Weill, y la policía había ordenado retirarlo. La subasta, de 34 lotes, totalizó 491,4 millones de dólares.

La venta rompió el récord previo obtenido por un Modigliani, Tête, una escultura subastada en noviembre de 2014 por 70,7 millones de dólares.La pintura más cara subastada hasta ahora del artista italiano era Nu assis sur un divan ("Desnudo sentado en un diván"), adjudicada en 68,96 millones de dólares en noviembre de 2010.

La aceptación de la obra de Modigliani está en las antípodas del recibimiento que tuvo el artista en su corta y trágica vida (murió de tuberculosis en 1920, a los 35 años). De hecho, en el invierno de 1918, Modigliani le ofreció todas las obras de su taller parisino -que bien podrían haber incluido el millonario desnudo vendido anoche- a los escritores británicos Osbert y Sacheverell Sitwell a cambio de cien libras (cerca de 4700 dólares a valores de hoy). Según afirmaba John Pearson en un libro sobre los aristocráticos Sitwell, la venta se frustró porque no lograron reunir el dinero.

La noche de los récords

La obra de Lichtenstein, durante el remate
La obra de Lichtenstein, durante el remate Fuente: AFP

Minutos después del de Nu couché, se registró otro récord mundial cuando Nurse, del maestro del pop art estadounidense, Roy Lichtenstein, se vendió por 95,37 millones de dólares. El precio de la obra había sido estimada en 80 millones.

Nurse ("Enfermera"), de 1,21 metros cuadrados y pintada en 1964, muestra un primer plano de la cara de una mujer rubia, que parece sacada de una tira cómica. Cofia blanca y gruesos labios, mira hacia un costado con cara de sorprendida. El récord anterior para un Lichtenstein era de de 2013, cuando se subastó por 56,12 millones de dólares "Women with Flowered Hat" ("Mujer con sombrero floreado"), un cuadro de 1963.

Thérése, una escultura de madera del francés Paul Gauguin (1848-1903) cambió de dueño por 30,9 millones, un récord para una escultura del artista. Había sido estimada en entre 18 y 25 millones de dólares. Otra escultura, esta vez del alemán Ernst Ludwig Kirchner (1880-1938), Tänzerin mit gehobenem Bein ("Bailarín con la falda levantada"), fue rematada por 8 millones de dólares, cuando se estimaba que saldría con un precio de entre 3,5 y 5,5 millones de dólares, también un récord para una escultura de este artista.

Femme nue couchée, de Gustave Courbet
Femme nue couchée, de Gustave Courbet

Un Gustave Courbet, Femme nue couchée ("Mujer desnuda acostada"), pintado en 1862, cuyo precio se estimó entre 15 y 25 millones de dólares, se adjudicó por 15,28 millones, cuatro veces más que el récord precedente, de 3,74 millones de dólares logrados por Etretat, les falaises ("Etretat, los acantilados") en noviembre de 2013. Otro éxito de la noche, un Paul Cezanne, L'homme à la pipe (étude pour un joueur de cartes), se vendió por 20,88 millones de dólares, dentro de su rango estimado.

"Estamos en un mercado de obras maestras", comentó tras la venta Jussi Pylkkänen, presidente internacional de Christie's, al subrayar el interés extraordinario generado por las piezas "muy raras e importantes". Sin embargo, no todos fueron interesantes por igual para los compradores: diez de las obras ofrecidas, entre ellas un Rodin, dos Fernand Léger, un Lucian Freud, un Giacometti y un Picasso, no se vendieron por no alcanzar el precio de reserva.

L''homme à la pipe, de Paul Cézanne
L''homme à la pipe, de Paul Cézanne

Según los especialistas, los récords provienen de la preocupación de algunos coleccionistas acerca de los precios exorbitantes de las obras de arte contemporáneo y vanguardia, que hacen temer que la burbuja pronto se romperá, lo que ha motivado a los más prudentes a refugiarse en la compra de grandes maestros de períodos más tempranos. Los desnudos de Modigliani suelen ser considerados como los mayores "trofeos artísticos" del siglo XX, según afirma The New York Times.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.