Suscriptor digital

El Gobierno sospecha de caciques derrotados

Piensa que buscan complicar la transición y que afectan a Scioli
Mariano Obarrio
(0)
11 de noviembre de 2015  

El gobierno de Cristina Kirchner responsabilizó ayer internamente a los intendentes del conurbano bonaerense que perdieron las elecciones de complicar las transiciones en sus distritos y condicionar a sus sucesores. Pero, al mismo tiempo, cundió la preocupación por el efecto negativo que puede tener esta sensación de caos social sobre la candidatura de Daniel Scioli.

"Esto perjudica a Scioli y el Gobierno sospecha de algunos intendentes pícaros que generan esta situación para disimular su derrota en una derrota general del Frente para la Victoria (FPV)", dijo a LA NACION un funcionario de primer nivel con preocupación.

Además, existía preocupación en Olivos porque la imagen de crisis social quedaría vinculada al gobierno nacional que termina su mandato y no se podría culpar del caos social al futuro Presidente, como pronosticó la jefa del Estado en su último discurso.

El principal pase de facturas iba dirigido contra los intendentes de Merlo, Raúl Othacehé; de La Plata, Pablo Bruera; de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez; de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, y de Tres de Febrero, Hugo Curto.

Todos ellos perdieron contra candidatos de Cambiemos o del mismo FPV. Muy cerca de Cristina Kirchner aseguraban que la gran mayoría de esos municipios tuvieron administraciones ruinosas que terminaron gastando de más y que aumentan salarios y la planta permanente como una manera de quitarles margen de acción a sus sucesores.

El principal fastidio fue con Othacehé por la usurpación de 3000 familias a un predio de 60 hectáreas. El intendente de Merlo está enfrentado con el gobierno nacional y nunca estuvo entre los preferidos de Cristina, aunque ayer se pronunció a favor de la candidatura de Scioli.

La orden de la Presidenta fue trasladar la resolución del problema a Scioli para que sólo él absorba el costo político junto con la policía bonaerense. Si bien el secretario de Seguridad, Sergio Berni, colaboró en la planificación del desalojo -es aliado de Scioli- el objetivo de la Casa Rosada fue tomar distancia del conflicto para que la imagen de crisis social no impregne a Cristina.

Por eso, la Presidenta ignoró el problema y se dedicó a emitir mensajes por la red Twitter en los que celebró que "cada vez más argentinos pueden viajar al exterior" y que en septiembre último hubo un 32,9% más de viajeros que el año anterior.

Solo Scioli, el candidato presidencial, se pronunció contra de las tomas de tierras en Merlo. "Estamos en contra de las tomas ilegales. Pero también hay que analizar profundamente si es una cuestión política o hay una necesidad habitacional", dijo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?