Suscriptor digital

Cómo Facebook y Twitter pueden influir en tu estado de ánimo

Las publicaciones en Twitter y Facebook pueden influir en el estado de ánimo y en el tono de las publicaciones realizadas por los usuarios
Las publicaciones en Twitter y Facebook pueden influir en el estado de ánimo y en el tono de las publicaciones realizadas por los usuarios Fuente: Archivo
Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur señalaron que existe un contagio emocional el tipo de perfiles que una persona sigue en la red social; a su vez, estar al margen de la red social de Mark Zuckerberg también impacta en la felicidad de las personas
(0)
11 de noviembre de 2015  • 16:37

Seguir en Twitter a usuarios que expresan comentarios negativos puede influir en el estado de ánimo y en las publicaciones que se realicen en la plataforma, de acuerdo a un reporte realizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Sur, tras analizar las actualizaciones realizadas por unos 3800 perfiles seleccionados de forma aleatoria. Las expresiones de ira y miedo fueron las más frecuentes entre los tuits negativos analizados mediante la herramienta SentiStrength.

En promedio, una línea de tiempo de un usuario de Twitter, compuesta por las publicaciones realizadas por los perfiles que sigue, estaba conformada por un 34,4 por ciento de publicaciones positivas, otro 48,3 por ciento tenían contenidos neutrales y un 17,3 restante eran tuits negativos.

En el análisis se detecto que un segmento de usuarios, antes de publicar un comentario negativo, contaban con una línea de tiempo compuesta por un 33,3 por ciento de tuits positivos y un porcentaje mayor de tuits negativos, de 21,6.

Por el otro lado, antes de publicar un tuit positivo, estos usuarios tenían un timeline compuesto por 38,9 por ciento de tuis positivos y un 16 por ciento de negativos.

De esta forma, el contagio emocional, como definieron los investigadores a este comportamiento, tiene un efecto mayor cuando se siguen a cuentas y perfiles con tuits positivos, mientras que aquellos que están expuestos en mayor medida a los comentarios negativos actúan de una forma similar. "A veces no es sólo una expresión personal, también hay una influencia en otras personas", dijo Emilio Ferrara, uno de los investigadores a cargo del estudio.

Hubo antecedentes de estudios académicos sobre la influencia del estado de ánimo de los usuarios expuestos ante publicaciones presentes en Twitter y Facebook. "Las redes sociales pueden aumentar la intensidad de la sincronía emocional global", señalaron los investigadores de la Universidad de California, la Universidad de Yale y Facebook.

A su vez, Facebook puso a prueba este tipo de reacciones en una serie de pruebas que llevó a cabo en 2012 al exponer a 700 mil usuarios en dos grupos, uno ante publicaciones negativas y otro con contenidos positivos para estudiar sus reacciones. Tras las críticas recibidas por este experimento social, la compañía dijo que revisará sus procedimientos internos en este tipo de investigaciones.

Más felices sin Facebook

Desconectar de Facebook puede contribuir a un mayor grado de felicidad entre las personas, de acuerdo a los resultados obtenidos por un estudio danés realizado entre usuarios de la red social.

Las conclusiones están basadas en una encuesta realizada a 1.095 usuarios de la red social que fueron divididos en dos grupos. "A una mitad la pedimos que continuara usando Facebook de forma normal, y a la otra que se mantuviera una semana sin conectarse", explicó Meik Wiking, director del Instituto de Investigación sobre la Felicidad, citado por la agencia DPA.

Una semana después, ambos grupos fueron evaluados de nuevo, y se produjo un incremento en el promedio de felicidad de los usuarios que llevaban una semana sin estar conectados.

En una escala del cero al diez, el promedio había subido 0,5 puntos, subiendo de 7,56 puntos a 8,12, mientras que los usuarios que permanecieron activos en Facebook sólo había experimentado un cambio mínimo. "El descubrimiento que más me ha sorprendido fue como la satisfacción vital creció entre la gente que dejó de utilizar la red social", afirmó Wiking.

El director del centro comentó también que los investigadores admitieron no estar seguros de poder observar un cambio importante en un intervalo de tiempo tan breve.

El grupo que dejó de conectarse a Facebook se mostró menos estresado, más decisivo y más "viviendo el momento presente" que el resto de los participantes.

El estudio se llevó a cabo a finales de octubre y en él participaron usuarios daneses de entre 17 y 70 años.

"Es irónico que reclutáramos a la gente a través de Facebook", confesó Wiking.

Tras el estudio, entre un diez y un quince por ciento de los usuarios que debía tomarse un descanso de la red social admitió que se había conectado a su perfil.

El director afirmó que el "think tank" que dirige va a continuar el estudio aumentando el seguimiento de los sujetos para ver si la semana desconectados cambió en algo su conducta o si por el contrario, todos van a regresar a la conducta anterior al estudio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?