"Este modelo no lleva a la inclusión, sino a la implosión"

Diana Mondino
(0)
15 de noviembre de 2015  

-¿Cuándo volverá a crecer la Argentina? ¿Hay que sacar el cepo?

-Cuando crezcan sus exportaciones. El mercado interno es sólo una partecita del mercado que una empresa puede atender. La Argentina tiene la bendición de producir alimentos y materias primas en una cantidad que sería imposible que consumiéramos localmente: ¡seríamos todos gordísimos! La economía lleva años padeciendo por regulaciones, no sólo por el cepo. El Gobierno define todo: el costo del gasoil, si los comercios venden talles grandes, qué días se vende en cuotas, las tasas de interés, etc. Además, por los ROE (permisos de exportación) es difícil vender a millones de consumidores más. No hay posibilidades de crecer. Al revés de lo que se dice, está muy demostrado que el dólar alto ¡también aumenta la producción industrial y el nivel de empleo! Se encarecen las importaciones y eso permite a la industria competir mejor contra lo importado. Hay sí un costo feroz, del cual no se habla, y es el costo de importar energía. La Argentina derrocha la energía que importa con dólares que no tiene porque no puede exportar.

-¿Qué hay que hacer primero?

-Las exportaciones liderarán el crecimiento. Implican mayor actividad interna y permiten pagar importaciones, deuda, recomponer reservas, etc. Exportar significa generar tecnología y empleo. Y sobre todo, un gran movimiento interno en la economía: el productor y el capataz, o el diseño y el transporte, o el joven ingeniero, la máquina o el software, todo es valor agregado. Lo primero será recomponer el capital de trabajo de las empresas. Si no tienen posibilidad de pagar sueldos o comprar materias primas, no pueden seguir vivas. Es imperioso reducir el déficit fiscal (algo dificilísimo). Pero sólo con eso será imposible. La inflación destruye la economía y la sociedad, porque antes destruyó la capacidad de acumular capital de las personas y las empresas. Los políticos que hablan del nivel de salarios o la rentabilidad de las empresas suponen que el sistema se puede mantener para siempre, y eso no es así. Debe haber estabilidad macroeconómica más crecimiento, o estaremos en la Edad Media o Corea del Norte. ¿A quién le gustaría?

-¿Qué pasará entonces con el consumo interno?

-Crecerá con fuentes genuinas de trabajo. Es imposible que crezca con la política actual en la que hay gran gasto público?, en todo menos en infraestructura. Cobramos impuestos a Juan para que Pedro gaste. Luzca o no equitativo, el punto es que sin inversión no hay crecimiento, por lo que Pedro nunca se valdrá por sí mismo y corremos el riesgo de que Juan algún día no pueda o no quiera producir. El sistema se achicará continuamente. Hoy tenemos un modelo que no lleva a la inclusión, sino a la implosión.

La autora es economista de la Universidad del CEMA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?