Suscriptor digital

Una casona de época en contraste con su deco contemporánea

En Cardedeu, a media hora de Barcelona, un diseñador reconstruyó celosamente esta antigua residencia de la nobleza catalana
Sol van Dorssen
Enrique Menossi
(0)
22 de noviembre de 2015  • 17:19

El extenso paisaje de Montseny es uno de los más reconocibles del Mediterráneo. Allí, un abandono que se prolongó por tres décadas fue escondiendo tras el bosque la imponente arquitectura de esta casona de 1910, en la que una familia de la nobleza pasaba los veranos. Hasta ahí llegó el diseñador industrial Damián Sánchez (ex director creativo de la marca de indumentaria Mango, ahora al frente de la firma de decoración A Casa Bianca) y se encontró cubierto de hiedra el portón que custodiaba las ruinas de la propiedad. Dos años y medio le llevó el empeño de reconstruir sin caer en la tentación de imitar. "No soporto hacer algo en el siglo XXI copiando cualquier cosa de 1900. Aunque sea idéntico, siempre sabes que es falso. Es como ganar una partida de póker haciendo trampa", dice cada vez que tiene la oportunidad. El arquitecto Pep Ramón se ocupó de las estructuras, mientras que el paisajista Alfons Tost restauró el antiguo jardín. Sánchez se reservó la tarea de recrear los interiores respetando las distribuciones originales de la vivienda, pero actualizando las funciones. Así, Villa Narcisa recuperó su nombre y el esplendor que la convirtió en objeto de mitos y leyendas entre los vecinos de Cardedeu.

DAMIÁN SÁNCHEZ, DISEÑADOR E INTERIORISTA

  • Lo primero que hago cuando llego a casa: ir a la cocina.
  • Me siento muy afortunado por tener: amigos.
  • De las casas antiguas me conmueve: el modo en que resisten el paso del tiempo.
  • Un error estético frecuente: la magnolia.
  • Para hacer sentir cómodo a un invitado: le dejo las llaves.
  • Sé que un lugar no es para mí: cuando me genera estrés.
  • En un espacio con estilo no pueden faltar: flores.
  • Nunca me cansaré de mirar: el fuego de mi chimenea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?