En una aldea de Chubut, dos primas irán a un ballottage tras empatar en primera vuelta

En la pequeña localidad de Atilio Viglione, dos mujeres obtuvieron 65 votos cada una
Ana Tronfi
(0)
17 de noviembre de 2015  

COMODORO RIVADAVIA.- En la pequeña aldea Atilio Viglione, una comuna rural con 147 electores localizada en el límite con Chile, habrá un ballottage que, en forma simultánea con las presidenciales del domingo, resolverá cuál de la dos mujeres en pugna -que empataron la elección en 65 votos cada una- presidirá la junta vecinal durante los próximos cuatro años.

La decisión la tomó la justicia electoral de Chubut tras el escrutinio definitivo de la única urna instalada en este paraje durante los comicios del pasado 25 de octubre.

Junto con las boletas de los candidatos Daniel Scioli y Mauricio Macri, dos primas irán a elecciones complementarias con la intención de desempatar el reñido resultado que puso cabeza a cabeza sus aspiraciones políticas. María Cristina Acevedo Solís, del Frente para la Victoria y actual presidenta de la junta vecinal, se enfrentará a Norma Solís, que busca el cargo por Chubut Somos Todos (Chusoto), el partido del gobernador electo Mario Das Neves.

Atilio Viglione le debe su nombre a Das Neves, que en 2005 decidió bautizar este paraje con el nombre del ex gobernador radical que gobernó Chubut entre 1983-1987. Antiguamente llamada Aldea Las Pampas, esta comuna se encuentra en el oeste de Chubut, en el departamento Tehuelches, a 38 kilómetros de Río Pico y en el límite con Chile.

Atilio Viglione es un asentamiento de viejos pobladores dedicados a la ganadería. Entre sus primeros habitantes se encuentra Claudio Solís, de nacionalidad chilena, que arribó a comienzos de 1900 desde la localidad de Cholila. Solís fue una de las personas a las que se vinculó con los legendarios bandidos norteamericanos Butch Cassidy y Sundance Kid, y según los comentarios de la época es quien dio albergue a ambos en el paraje denominado Sierra Colorada para que lograran protegerse de las cuadrillas policiales que los perseguían. Según la leyenda, Solís había conocido a los bandoleros en la localidad de Cholila donde había estado trabajando.

A la vera del río Las Pampas, el Ministerio de Educación de la Nación construyó en 1918 la primera escuela de la zona, que llevó el número 32. El primer director del establecimiento educativo era de apellido Cons, y entre los primeros alumnos se encontraban los hijos de las familias Iribarne y Solís.

En este caserío habitado por gente que trabajó en los campos aledaños, el padrón se reparte sólo entre amigos, conocidos o parientes.

"Con el resultado obtenido no existe otra opción que una elección complementaria que se hará de manera simultánea con las nacionales", explicó el ministro de Gobierno de Chubut, Javier Touriñan.

Las dos mujeres que pugnan por el cargo son "parientas por parte de padre y de madre porque así suele ser en estas pequeñas poblaciones. Si las personas acá tienen el mismo apellido, seguro tienen familia en común", explicó la actual presidenta de la junta vecinal. Así, las Solís son primas por el lado materno y tía y sobrina por el costado paterno.

"No nos llevamos ni bien ni mal, más bien estamos distanciadas", aseguró Norma Solís con relación a su prima. El día de la elección la candidata oficialista salió a anunciar el triunfo. Pero, a tono con lo que le ocurrió a su referente y actual gobernador Martín Buzzi, el festejo anticipado se convirtió en fiasco.

"Se apuró para salir a festejar, hasta que se tuvieron en cuenta los votos de extranjeros y se dio el empate", recordó Norma.

Mientras ambas candidatas apuntan su estrategia a la docena de empadronados que no votaron el pasado 25 de octubre, esta comuna cumple al pie de la letra con aquello de que en los pueblos chicos los infiernos son grandes.

Por: Ana Tronfi

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?