Suscriptor digital

Ataques en París: el héroe que salvó a la mujer embarazada colgada de la ventana en Le Bataclan

La mujer embarazada es rescatada por el joven Sebastian
La mujer embarazada es rescatada por el joven Sebastian Fuente: Archivo
"¡Ayuda, ayuda, estoy embarazada!", gritaba una mujer, mientras dentro del teatro terroristas de EI asesinaban a los espectadores
(0)
17 de noviembre de 2015  • 17:05

"¡Ayuda, ayuda, estoy embarazada!", grita una mujer colgada de la ventana. Y su voz parece un susurro entre disparos, explosiones y alaridos.

Es el video más extremecedor de los que han trascendido del ataque del viernes en la sala de conciertos Le Bataclán, uno de varios que dejaron al menos 132 muertos en París. "Sujétenme si me caigo", implora la mujer, sujeta a una cornisa.

Pero nadie abajo parece oírla

Ni los que lograron llegar a la puerta trasera del edificio y corren a toda velocidad, ni el que trata de seguir el ejemplo pero no puede más que cojear.

Todos están concentrados en salvar su vida, o la de un allegado al que arrastran por las piernas. Pero dentro de la tragedia generalizada, ésta es una historia con final feliz. La mujer embarazada no está sola en su escondite.

A su derecha, en otra ventana, dos personas más se refugian de los atacantes. Después se sabrá que son Sébastien, un joven natural de Arles, y David Fritz Coettinger, un chileno de 24 años que lleva dos décadas en la capital francesa.

Pero en ese momento eran dos desconocidos que desafíaban a los 15 metros que los separaban del suelo.

En un momento dado, uno de ellos, el que se encuentra más cerca de la mujer, decide atender su llamada de socorro. Pasa a su ventana, entra al edificio, y se asoma para agarrarla del brazo y tirar de ella.

Sébastien, el salvador

Hoy la mujer está bien, lo mismo que su bebé. Así se lo contó un amigo de ella, Frans Torreele, a la edición francesa del medio digital The Huffington Post. Además dijo que la mujer, quien prefiere mantenerse en el anonimato, quiso encontrar a su salvador.

"Enseguida quiso dar gracias a todas las personas que tuvieron un buen gesto hacia ella, y sobre todo al hombre que se paró unos segundos en su huida para tenderle la mano y ayudarla a subir", explicó.

Así, Torreele y otros allegados de la mujer - "ella no podía hacerlo; no puede exponerse tanto, tiene que descansar"- hicieron circular por las redes sociales el siguiente anuncio: "Gracias al anuncio en Twitter el hermano del hombre que la ayudó contactó conmigo por correo electrónico", contó su amigo Torreele.

"Verifiqué con él y con mi amiga que se trataba de la persona correcta, e intercambiaron sus números. Él también está bien, que es lo que todos queríamos saber", informó. Él, el héroe de esta historia, es Sebastién -su apellido no se ha hecho público-, originario de Arles, una pequeña ciudad del sur de Francia.

Así lo revela La Provence, el diario francés al que Sébastien le ha contado su versión. "Llegué a Le Bataclan hacia las 20:00 con mi amigo Jeff, Había terminado la primera parte del concierto de los Eagles of Death Metal, así que nos fuimos al bar a tomar un par de cervezas", comenzó su relato.

Fue entonces cuando escucharon disparos, que en un principio creyeron pirotecnia. Las luces se apagaron, pero los amigos consiguieron distinguir a un par de hombres con fusiles Kalashnikov.

"Disparaban a cualquiera que se cruzara con ellos", recordó. "Los primeros en caer fueron los que estaban en el bar. Todo el mundo está tumbado. Y los terroristas disparaban a dar", prosiguió.

"Luego surgió un rumor de que había una puerta de emergencia detrás del escenario. Así que me acerqué, arrastrándome. "Tuve que pasar sobre cadáveres, sobre los heridos, y mi ropa se llenó de sangre", recordó. Cruzó el escenario, abrió la cortina negra que había detrás, pero no encontró ninguna salida.

En su lugar había una escalera, que lo llevó al segundo piso. "Frente a mí había dos ventanas. Y de una de ellas colgaba una mujer embarazada que estaba pidiendo a la gente de abajo que la sujetaran si se caía", describió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?