Santiago del Estero: Gerardo Zamora le dio a Daniel Scioli su mayor triunfo con 72%

Al contundente porcentaje a nivel provincial hay que agregarle victorias que superaron los 80 puntos en muchos lugares del interior profundo
Leonel Alberto Rodríguez
(0)
23 de noviembre de 2015  • 17:37

Santiago del Estero.- Gerardo Zamora , el actual presidente provisional del Senado y aliado incondicional del kirchnerismo desde 2005, cuando asumió la primera gobernación de esta provincia, nunca se cansa de repetir que "cada elección es un plebiscito de la gestión provincial, aunque la misma sea nacional o local", y por eso se puso como nunca al frente de la campaña y le brindo a Daniel Scioli su mayor victoria porcentual del país: 72,06% contra un 27,94% de Cambiemos.

Al contundente 72% a nivel provincial de ayer hay que agregarle victorias que superaron los 80 puntos en muchos lugares del interior profundo, siendo el Departamento Figueroa el más notorio, con un 90,2 del candidato Scioli contra un 9,8 de Macri, siendo esta la mayor victoria porcentual departamental del país.

Ayer en el bunker del Frente Cívico Para la Victoria, la transitoria alianza del Frente Cívico local y el FPV, los gestos eran contrariados. Mucha pena por lo nacional, más aun cuando se vio que la distancia entre Macri y Scioli se acortaba, pero al mismo tiempo una gran euforia por la aplastante victoria provincial, ganando en casi todos los departamentos menos en Rivadavia, limítrofe con Santa Fe.

Los poco mas de 44 puntos entre una fuerza y la otra, que dejo claro un poder territorial intacto, provoco que muchos funcionarios y allegados ya no disimularan en hablar de la vuelta de Gerardo Zamora a la gobernación local en 2017, mostrando una fuerte unión entre el radicalismo santiagueño alejado de la conducción nacional y el peronismo que descansa en el vicegobernador, socio político y Presidente del PJ santiagueño José Emilio "Pichón" Neder.

"Mas allá de la derrota de Scioli esto es un lanzamiento de la campaña Zamora 2017", confesaron a LA NACIÓN operadores cercanos a quien ya gobernara Santiago del Estero entre 2005 y 2013, al tiempo que aseguraban "en el contacto personal nos agradeció a todos por el esfuerzo y cuando le dijimos que ahora hay que trabajar para su gobernación sonrió y nos dio un guiño".

Zamora ya había intentado un tercer mandato apelando a una jueza local que lo favoreció con una errada interpretación de la clausula transitoria de la constitución provincial que el mismo reformara ni bien asumió en 2005, luego de la Intervención Federal de Pablo Lanusse ordenada por el entonces Néstor Kirchner, que puso fin a casi 50 años de gobierno del ya fallecido caudillo peronista Carlos Juárez.

Una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación lo dejo sin esa chance a pocos días de la elección de fines de 2013, lo que obligo al líder del Frente Cívico a convencer a su mujer, Claudia Ledesma de tomar su lugar lográndolo, pero siempre pensando en su vuelta en cuatro años. Hasta muchos dirigentes se animaron a pintar "Zamora 2017" tan solo al día siguiente de la victoria de su esposa.

La victoria de ayer fue comparada a lo que fue la reelección de Zamora a fines de 2008, donde obtuvo casi el 85% de los votos, y dejo desanimada a la dirigencia de Cambiemos, aun con una mini caravana improvisada para celebrar la victoria nacional de Macri.

En la vereda opositora a Zamora, de cara al 2017, emerge el joven Pablo Mirolo, delfín de Sergio Massa e intendente de La Banda, la segunda ciudad en importancia y distante a 7 kilómetros de la capital provincial. Mirolo hizo en solo un año lo que ningún opositor pudo en 10 años de hegemonía zamorista: arrebatarle una banca en la cámara baja nacional, hecho que se dio en la primera vuelta del pasado 25 de octubre donde junto a la presidencial habían en juego cuatro bancas nacionales. Tres fueron para los candidatos oficialistas y la cuarta para Mirolo, lo que le permitió al jefe comunal bandeño ganarse la consideración del massismo nacional.

Mas allá de la medida euforia de ayer, en el radicalismo anti Zamora, que formo parte de la alianza Cambiemos, quedaron muy golpeados, ya que ni siquiera pudieron ganar en la localidad de Pinto, donde gobierna Emilio Rached, uno de sus integrantes. Seguramente las internas, que fueron sepultadas para esta elección, afloraran nuevamente y el denominado "PRO puro" se recostara nuevamente en Rodrigo Posse separándose de sus socios radicales, estrategia que lo hizo realizar una gran elección en las municipales de agosto del año pasado obteniendo dos bancas en el Concejo Deliberante de la Capital.

El oficialismo provincial volvió a mostrar un poder territorial intacto de cara a lo que se viene, en tanto que, mas alla de la economía nacional y las medidas que se tomen desde el nuevo gobierno nacional, preparan el anuncio del pago de sueldos, aguinaldo y un bono de fin de años para todos los agentes de la administración publica provincial, hecho que se dará en los próximos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?