Breaking Bad vuelve y en argentino

Bryan Cranston como Walter White
Bryan Cranston como Walter White
La serie de Vince Gilligan, una de las más celebradas de la historia de la TV, regresa a la pantalla de América esta noche, a las 22.30, con doblaje local y "presentada" por Santiago del Moro
Sol Santoro
(0)
25 de noviembre de 2015  • 10:15

Las series , con su estructura episódica y sus reveces narrativos, han logrado ganar espectadores tan fieles como apasionados. Breaking Bad ocupa uno de los lugares más altos entre las ficciones responsables de haber demostrado que eso de "pantalla chica" no le hace demasiada justicia al calibre de las producciones que han encontrado allí el lugar perfecto para su desarrollo.

Ahora bien, series hay muchas y cada vez son más los que apuestan a la ficción en capítulos. ¿Por qué una dupla de narcotraficantes dedicados a producir metanfetamina lograron escalar hasta lo más alto del universo de la Era de Oro de la TV norteamericana? ¿Cuál es la fórmula mágica de este éxito que llegará esta noche por primera vez a la TV abierta local, por América? Aquí un intento de dar con la receta (o, bueno, con la fórmula) que llevó a Vince Gilligan y a todo su equipo a recibir aplausos y galardones por doquier. Como dato inusual, la serie se verá en castellano, con un doblaje hecho en la Argentina.

El panteón del mal

Que la ciencia no es un terreno aburrido ya lo habían demostrado los nerds adorables de The Big Bang Theory, pero el revés oscuro-maléfico-patético del asunto vino de la mano de Walter White y Jesse Pinkman, personajes que parecen hechos a medida para sus intérpretes, Bryan Cranston y Aaron Paul. En el planteo de la serie, un sumiso profesor de química recibe un ultimátum: tiene poco tiempo de vida y debe encontrar una manera para dejarle dinero a su familia para subsistir tras su muerte. Pero eso, que podría convertirse rápida y eficazmente en una cadena de golpes bajos, se transforma en algo totalmente diferente cuando el maestro se encuentra con su verdadero alumno, que algo sabe de cocinar y vender estupefacientes. Así se concreta una sociedad impredecible, ya que su nuevo emprendimiento criminal es, alternativamente: un medio de ganar dinero, un desafío a la ley, un riesgo, un terreno peligroso, un espacio liberador (sí, liberador para el personaje aunque sea moralmente reprochable), y un imán para matones y sucesivos espirales de violencia en la medida que aumenta el dinero y el poder.

Cranston y Aaron Paul, un dúo singular para el crimen
Cranston y Aaron Paul, un dúo singular para el crimen

Secundarios inolvidables

Si la dupla White-Pinkman es el ingrediente principal, son los condimentos los que permiten que éstos brillen con todo su esplendor. Sin revelar demasiado la trama de las temporadas sucesivas (en Netflix están disponibles desde la primera a la quinta), vale la pena recordar o anotarse para estar atento a algunos nombres. Hank Schrader es el cuñado tan familiero como cabrón de Walter y agente de la DEA, al que le toca investigar a su propia familia. Gus Fring es el rey de la comida rápida, el de la sonrisa más pacífica y perversa que se pueda imaginar. Saul Goodman –que luego sería el protagonista de Better Call Saul, el spinoff cuya primera temporada está en Netflix– es el abogado vivillo que surfea aterrado realidades muy pesadas, quien logra sumar una cuota de humor y hasta un atemorizado sentido común (que, como casi todo en esta serie, proviene de los lugares más inesperados). Mike Ehrmantraut, socio de los dos anteriores, es matón ideal para situaciones complicadas y amoroso abuelo, y ve mucho más allá de lo que parece.

Paso a paso

Entre dar clases en el colegio secundario y manejar un imperio narco no puede haber tan solo un pestañeo. La paciencia, un bien escaso dentro de un universo sediento de éxito y de taquilla, es fundamental en una historia como ésta. Temporada a temporada, la historia ha ido ganando adeptos exponencialmente y todos llegaron (temprano o más bien tarde, su éxito no fue inmediato) para quedarse. Los quiebres son múltiples y muchos de ellos son pequeños, variaciones dentro de la cotidianeidad e incluso cambios en gestos y actitudes. Detenerse, esperar, observar, es posible en esta trama dentro de un contexto de vorágine, de batalla contra la ley y escapando de peligros insospechados. Hay capítulos, como el décimo de la tercera temporada ("Fly", conocido como "el de la mosca", dirigido por Rian Johnson, ahora director del Episodio VIII de Star Wars), que desafían por completo las formas de narrar y que se animan a meterse en la piel de los personajes de una manera visceral.

100% riesgo

No importa si los personajes están quietos, en movimiento, discutiendo o planeando conquistar el mundo: a cada minuto todo puede irse al demonio. Los conflictos forman una cadena y, arrastrándose unos con otros, son cada vez más complejos. El nivel de tensión que sostienen los episodios es tan grande que hasta un plano del hijo de White manejando su auto nuevo está cargado a más no poder de expectativas.

Los elementos justos

Economizar los recursos y dar un uso justo a algunos elementos es de vital importancia aquí. Así, el humor se abre paso en momentos sustanciales y la banda sonora sobresale, haciendo que valga la pena prestar atención, tema por tema. Luego, un lugar destacado lo ocupa la audacia de enfocarse todo lo necesario en los rostros, esos que van mutando capítulo a capítulo, esos donde se hace física la transformación y la trama; los primeros planos son testigos de todo lo que sucede. Entre los espacios y objetos, la cocina camión (con todo lo que ello posibilita, empezando por la escena del protagonista sin pantalones), recorriendo caminos ásperos de Albuquerque, es un hallazgo absoluto. Y si de elementos que no sobran hablamos, 62 capítulos arman un combo sin excesos ni tiempos muertos o de relleno, y hay que decir que es una gran virtud evitar ese efecto Lost de alargar hasta que no da más la trama (y aún así seguir), lo que aporta a un final electrizante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?