Los amigos de Macri: del Cardenal Newman y la empresa, al poder

Caputo, primero en la fila de su casamiento con Awada
Caputo, primero en la fila de su casamiento con Awada
Quiénes son los hombres de más confianza del presidente; del colegio y los inicios empresarios, a lugares clave en el nuevo gobierno
Maia Jastreblansky
(0)
27 de noviembre de 2015  • 20:01

"Puede estar jurando para ser presidente que si un amigo lo llama, él va a atender. Aunque sea con un mensaje, siempre, siempre nos responde". Así describe a Mauricio Macri uno de sus compañeros del colegio Cardenal Newman, consultado por su faceta más personal.

Para el presidente electo la amistad es un pilar. Conserva a su círculo íntimo desde la adolescencia y hoy le da a ese grupo posiciones de poder. Tanto el "grupo Newman" (o "los Cardenales") como aquellos a los que conoció trabajando en Socma, lo acompañaron a su aventura política. Muchos, hoy son bendecidos con un cargo o juegan un rol importante en Pro.

El propio Macri describió en alguna entrevista a sus amistades como "muy sólidas" y duraderas. En el colegio secundario, esos vínculos se forjaron por compartir la severa disciplina de los curas que los educaban y, sobre todo, por el deporte. En la vida empresaria, fue por la confianza en medio de las intrigas del poder.

Hombres de consulta y su respaldo, los amigos de Macri son una de las claves para entender al futuro presidente.

El "grupo Newman"

José Torello. El actual apoderado de Pro es uno de los integrantes de la "mesa Newman". Aunque es un año más chico, forjó con Macri una muy buena relación a partir del deporte. "Mauricio siempre fue de organizar torneos de distintos deportes, de armar equipos", recordó Torello en diálogo con LA NACION.

De las vacaciones en Punta del Este, las salidas nocturnas a Marrakesh, a Zorba o a Pachá, Torello recuerda que el actual presidente no le gustaba tomar alcohol ni los excesos, aunque sí conquistar a lindas mujeres. Tras conocer a todas las novias del presidente electo, fue este amigo el que "bendijo" el casamiento con Juliana Awada al ayudar con la organización de la boda.

El "senador", como lo llaman a Torello, fue uno de los primeros que le dijo "sí" cuando Macri quiso meterse en política. Aunque nunca le gustaron los cargos, siempre fue un respaldo como operador político. De aquellas primeras tertulias de campaña recuerda con risas cuando le llamaban "terrícola" al trabajo territorial y cómo se tentaban hasta las lágrimas con Macri en sus viajes al interior del país.

"Mauricio hace un culto de la amistad. Él valora que sus amigos no le vamos a decir una cosa por otra, que nunca tenemos segundas intenciones", explicó en diálogo con este medio.

Nicolás Caputo. En el círculo íntimo del Pro definen a Nicolás Caputo como el "hermano de la vida" de Macri. En el entorno político, lo consideran su principal asesor en las sombras. El origen de la relación también se remonta los días de colegio.

En pocas palabras: Caputo fue la persona que pagó el rescate cuando el presidente electo estuvo secuestrado por la Banda de los Comisarios en 1991. Los que conocen de cerca su vínculo saben que, para las decisiones de peso, "Nicky" es su consejero, tanto para los negocios como para lo político. Macri siempre tiene la última palabra, pero lo consulta.

Si bien Caputo nunca tuvo cargos públicos, su relación con el gobierno porteño fue más que estrecha: como contratista obtuvo obras por al menos $ 1000 millones, según datos que publicó el diario Perfil. Tampoco fue ajeno a la carrera presidencial: el año pasado desembolsó $ 4,5 millones para financiar la instalación de "Macri Presidente" y este año fue uno de los interlocutores con los aportantes de campaña.

Pablo Clusellas. Un "cardenal" que recaló en el gobierno porteño y que ahora llega al gobierno nacional es Pablo Clusellas. Ocupará la secretaría Legal y Técnica un cargo estratégico, que condujo hasta ahora el ultrakirchnerista Carlos Zannini.

Compañero de curso de Macri la amistad se forjó en los campeonatos escolares de fútbol, a pesar de que el presidente electo admite que es "un tronco" y que Clusellas se reconoce aún como peor jugador.

Abogado comercialista, fue uno de los asesores legales en Boca. Dejó a un lado su importante estudio de abogados Romero Zapiola, Clusellas & Sluga Abogados cuando Macri lo llamó para conducir la delicada área que redacta las normas porteñas. Se enteró de aquel cargo la misma noche del festejo del búnker, entre globos amarillos. "Por un compromiso por la amistad, me pareció importante apoyarlo en el desafío", recordó en diálogo con este medio. Ahora, será una de las espadas en el gobierno nacional.

Con orígen en Grupo Macri

Grindetti, uno de los amigos que le quedó del Grupo Macri
Grindetti, uno de los amigos que le quedó del Grupo Macri Fuente: Archivo

Otro grupo de extrema confianza del presidente electo lo conforma la tríada de ministros con orígen en el grupo Macri. Comparten una relación de más de 25 años. "Macri fue su jefe desde antes de la política y generaron un vínculo amistoso. Siempre él los dirigió, pero también les dio importantes votos de confianza", explicó un colaborador de Pro que sigue a los funcionarios de cerca.

Andrés Ibarra. Ingresó al grupo Macri a través de un aviso clasificado que buscaba a un licenciado en marketing para el emporio. La buena relación con los dueños lo hizo escalar a gerente de la constructora Sideco S.A.

Pero la fidelidad a Macri hijo se patentó cuando lo siguió a la aventura de Boca. Mauricio lo nombró gerente general del club y juntos compartieron el éxito de la marca y el festejo en Japón por la Copa Intercontinental en el año 2000. Sobre aquellos días, escribieron juntos el libro "Pasión y Gestión".

Ya en la Ciudad, Ibarra fue número dos del Ministerio de Educación porteño, pasó por Hacienda y ahora tendrá a su cargo el nuevo ministerio de Modernización.

Néstor Grindetti. Con Néstor Grindetti se conocen desde que ambos eran jóvenes estudiantes. El ministro de Hacienda porteño entró al grupo Macri apenas se recibió de actuario y también ascendió a una de las gerencias del megagrupo.

En 2006, retirado del emporio, Grindetti estaba con planes de armar una empresa propia cuando recibió un llamado de Macri. "Quiero que leas el presupuesto de la Ciudad. Si gano las elecciones vas de ministro de hacienda", le dijo Macri. Sin entender demasiado, Grindetti lo siguió a Macri a la odisea de la política. Más curtido, este año logró arrebatarle al PJ la intendencia de Lanús.

Daniel Chain. Histórico directivo de Socma, Chain fue uno de los valores que Macri heredó del emporio de su padre. Durante los 90, en su currículum, este amigo de la época empresaria registra una buena relación y una sociedad comercial con Juan Pablo Schiavi, el cuestionado ex secretario de Transporte kirchnerista. Pero con la llegada de Macri a la Ciudad, se puso la casaca de Pro.

Titular del ministerio de Desarrollo Urbano, pudo levantar la bandera del fin de las inundaciones en la Ciudad. Tras jugar fuerte detrás de la candidatura trunca de Gabriela Michetti en la Ciudad, ahora podría recalar en Aysa, la empresa estatizada de provisión de agua.

Los que fallecieron

Gregorio Centurión, un amigo que perdió en 2010
Gregorio Centurión, un amigo que perdió en 2010

Macri estuvo marcado por la pérdida de algunos de sus mejores amigos. Compañero del Cardenal Newman, Gregorio Centurión era, además de un íntimo amigo, uno de los altos funcionarios de la primera gestión macrista como secretario de comunicación social. Su suicidio, a los 52 años, tomó por sorpresa al Pro.

El año pasado falleció Arturo Grimaldi, presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT). Aficionado al golf y estrecho amigo de Mauricio Macri, con quien jugaba al tenis una vez por semana al mediodía, fue testigo del casamiento del presidente electo con Awada.

Enrique Monpelat era otro de los "hermanos de la vida" de Macri. Era su mejor amigo en la escuela primaria y según el propio Macri el alumno "al que más cargaban". Falleció en un accidente automovilístico en 2004.

@maiajastre

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.