Suscriptor digital

El pensamiento literario del próximo best seller

Maximiliano Tomas
Maximiliano Tomas PARA LA NACION
(0)
29 de noviembre de 2015  

Así como en literatura no existen fórmulas para fabricar un best seller, cuando aparece uno lo más probable es que ese fenómeno sea exportado a los diferentes mercados sin grandes problemas. Mucho antes del desembarco de Cincuenta sombras de Grey ya sabíamos, por la prensa extranjera, que se venía algo así como una tendencia global hacia el consumo de pornosof t escrito. Tiempo antes de que la autobiografía en siete tomos del noruego Karl Ove Knausgard comenzara a llegar por aquí, conocíamos sus fotos, su cara de escandinavo sufriente, su pasión por el rock y las camperas de cuero. Bueno, anoten este nombre, porque es el suceso de ventas que se viene: Elena Ferrante.

Ninguno de sus nueve libros se consigue en la Argentina aún, pero es la escritora italiana más vendida de los últimos años. Ha sido bendecida por la crítica estadounidense y europea, la admiran autoras como Zadie Smith y Jhumpa Lahiri y sus novelas se publican en España una detrás de otra. El 2016 será, sin dudas, el año del desembarco de Ferrante en el Cono Sur.

Anoten, pero duden. Porque Elena Ferrante no existe. Se trata del seudónimo de una escritora (muchos piensan que en verdad se trata de un hombre... ¿por qué?) que publicó, desde 1992, nueve novelas. Pero que recién desde La amiga estupenda, primera entrega de la llamada "tetralogía napolitana", se convirtió en esta máquina de vender y despertar pasiones. Detrás de Elena Ferrante hay alguien que ha decidido escribir y no exponerse al tradicional sistema de consagración editorial y mediática. No se conoce su rostro, no hace apariciones públicas, no promociona sus libros, se manifiesta sólo a través de sus editores. En 1991 dijo: "Creo que los libros, una vez escritos, no necesitan a sus autores. Si tienen algo para decir, tarde o temprano encontrarán a sus lectores. Si no, no". ¿Es Elena Ferrante real? Se cree que nació en Nápoles, que ya no vive allí, que estudió literatura clásica, que tiene un trabajo no relacionado con la literatura. Como no da entrevistas, y cuando lo hace son por escrito, no es extraño dudar de su existencia.

Pero hace algún tiempo sus editores conversaron con ella y publicaron el resultado en la mítica sección " Art of Fiction" de The Paris Review. Allí la mujer detrás del apellido Ferrante demuestra tener ideas literarias consumadas, habla de sus orígenes como escritora, se burla de la pereza de la crítica que imagina que su obra es el resultado del esfuerzo de diferentes autores, se niega a considerar a los lectores como meros consumidores de cultura y se declara interesada en seguir hablando en contra de la promoción obsesiva a la que los medios obligan a los escritores.

Seamos crédulos y otorguemos el beneficio de la duda: Ferrante existe y escribe. Caso contrario, la ciencia del marketing habrá llegado a su punto de máximo refinamiento: inventar una autora que vende millones de libros hablando en contra del mercado y la banalidad de la industria editorial.

El autor es crítico literario y periodista

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?