Tras recibir amenazas, Juan Carlos Pallarols dijo que Presidencia le pidió disculpas

Crédito: Captura de pantalla
La Dirección de Ceremonial dijo que fue un malentendido; el orfebre remarcó su deseo de que el bastón "no sea un botín de guerra"
Edith Cantizano
(0)
3 de diciembre de 2015  • 17:38

Juan Carlos Pallarols, el orfebre que se especializa en la confección del bastón presidencial desde el año '83 contó que una de sus empleadas recibió una amenaza de personal de Ceremonial de la Presidencia para la que la entrega se realizara de inmediato porque si no, lo irían a buscar con la policía. Pallarols reconoció que, tras el episodio, lo contactó el Director de Ceremonial, Nelson Periotti aclarando que se trataba de un malentendido y le pidieron disculpas.

En diálogo con LA NACION, Pallarols relató el desagradable episodio que vivieron en su taller cuando su secretaria Susana recibió una llamada desde la oficina de Ceremonial, que depende de Presidencia de la Nación: "Escuché que mi empleada levantó el tono de voz y empezó a decir 'no me amenace', me acerqué y vi que estaba hablando por teléfono y cuando cuelga me cuenta que llamó un señor Jorge de Ceremonial diciendo que si no llevamos el bastón lo viene a buscar la policía".

Posteriormente, el prestigioso orfebre recordó cómo fue el pedido de disculpas: "Hace un ratito nomás me llamó e director de Ceremonial diciendo que fue un malentendido, que quien llamó no había querido decir eso y acepté las disculpas".

El episodio sucede luego de las discusiones sobre dónde se realizará la entrega de la banda y el bastón presidencial, entre las intenciones por parte del gobierno saliente para que sea en la sede del Congreso y lo que pretende el gobierno entrante, que prefiere la Casa Rosada.

Consultado sobre si había tenido un experiencia similar, Pallarols respondió que no y que sólo tuvo un entredicho cuando hizo su primer bastón presidencial en 1983. "Tuve problemas con Scilingo, pero allí estaba peleando con una dictadura que terminaba", remarcó.

Entre las idas y vueltas sobre el lugar de entrega, Pallarols desea que se llegue a un acuerdo y que su trabajo no sea presa de tironeos. "Yo quiero que se pongan de acuerdo los dos directores de ceremonial. No puedo permitir que el bastón se transforme en un botín de guerra", subraya el maestro orfebre.

Desde la asunción de Ricardo Alfonsín, Pallarols se encargó de crear todos los bastones presidenciales hasta la actualidad. En este trabajo recorrió todas las provincias de Argentina porque sostiene que "el bastón se enriquece con la mano de obra del país y es el pueblo el que se lo entrega al Presidente".

Pallarols agregó: "La gente ha puesto el alma, ha puesto el corazón, no puedo defraudarlos haciendo que esto sea un conventillo".

Respecto de una normativa específica para al entrega del bastón, Pallarols explicó: "Sí hay una ley para la banda presidencial pero no la hay para el bastón. Desde el primer bastón elegí donarlo, pero como el trámite es engorroso, lo cobro un peso".

Además, el orfebre detalló cómo empieza a crearse la obra e indicó: "Lo empiezo en el Congreso de la Nación, el 10 de diciembre me recibió el personal legislativo, junto a todo el personal que me acompaña para trabajar en el bastón" y añadió la importancia de que se llegue aun resolución "Se tiene que poner de acuerdo los directores de Ceremonial, yo no quiero ser rehén de nadie".

Consultado sobre dónde debe ser la entrega, Pallarols dijo: "Creo que las insignias se les debe entregar a la gente especializada en el tema, que son los de Ceremonial, que pueden ser de un lado o del otro. Cuando Néstor Kirchner lo recibió en el Congreso, no había un lugar adecuado y por eso el bastón pegó dos o tres vueltas y se lo entregaron al revés al Presidente que se vio en la situación un poco ridícula del manoteo del bastón".

Por cuestiones de orden y prolijidad, el especialista aconsejó: "Creo que el lugar es la Casa Rosada, que tiene un salón especialmente para hacer eso. En el Congreso se hace la jura y los atributos se entregan en la Casa Rosada, pero no soy yo el que lo dispone, sólo digo lo que me parece más prolijo".

Pallarols hace hincapié en la participación del pueblo en la confección del bastón presidencial."El verdadero dueño del bastón es el pueblo que se lo entrega al presidente por cuatro años, después el Presidente se lo lleva a su casa como recuerdo de su gestión", sostuvo, y por ello subrayó: "Tienen que ser muy prolijos, para no faltar el respeto, no a mí, porque hoy soy el fletero del bastón de mando. Hay que respetar a las personas recorrieron, hasta kilómetros, para acercarse hasta donde yo estaba para darle un golpecito o escribirle algo al futuro presidente".

Por último, Pallarols contó que desde el macrismo se comuincaron tras el episodio: "Me llamó Hernán Bielus que es el secretario de Protocolo y Ceremonial, y me dijo: 'nosotros no podemos disponer nada ahora, déjeme que hable, vamos a ver cómo hacemos, pero usted cuenta con la protección nuestra para lo que sea'. Yo no necesito un abogado, no cometí ningún delito. Sólo necesito que el personal de ceremonial de un lado y del otro se pongan de acuerdo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.