Suscriptor digital

Las frases más polémicas del descargo de Cristina Kirchner en Twitter

Fuente: Archivo
La presidenta brindó su versión sobre la charla de ayer con el futuro presidente, Mauricio Macri
(0)
6 de diciembre de 2015  • 18:46

Ayer, el futuro presidente de la Argentina, Mauricio Macri , llamó a Cristina Kirchner para terminar con las idas y vueltas respecto de la ceremonia de traspaso de mando y comunicarle su decisión de que sea en la Casa de Gobierno. " Le pedí que reconsidere y nos acompañe", contó sobre su conversación Macri, quien no brindó mucha más información al respecto.

Hoy, quien sí se explayó en su página oficial sobre ese llamado telefónica fue Cristina Kirchner, que dijo que el actual jefe de gobierno porteño la gritó y la maltrató.

A continuación, las frases más polémicas:

-Debo confesar que me sorprendió la exaltada -eufemismo de gritos- verborragia del presidente electo.

-Cuando logré que me dejara hablar -debe parecerles raro, pero quien hablaba del otro lado del tel. parecía otra persona totalmente distinta tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo una mujer, y que no me merecía que me tratara de esa forma.

-El vuelo regular de Aerolíneas a Río Gallegos sale a las 15 hs. y no me va a esperar. Quiero estar en la jura de Alicia Kirchner como Gobernadora, ya que postergó su asunción hasta las 20 hs. para que pudiera asistir"

-El presidente electo siguió gritando y diciendo que no es así, que debo esperar en Casa Rosada después de que el jure y hable en el Congreso. Bueno ahí pensé hasta acá llegó mi amor y le recuerdo 3 cosas: La 1ra, que no soy su acompañante. La 2da, que el 10/12 no es su fiesta de cumpleaños sino el día que asume como Presidente de todos los argentinos. La 3ra, que no pienso seguir tolerando en silencio, como hasta ahora, el maltrato personal y público que viene dispensando.

-Lo he recibido con todo respeto e inclusive dije, como una opinión personal que el Presidente Provisional de Senado tenía que ser de su partido. Es más, me atreví a sugerirle que fuera Federico Pinedo, que además de ser un hombre de diálogo y un caballero, iba a ayudar a la vicepresidenta electa a superar la dificultad objetiva de su salud.

-¿Por qué me maltrata y dice que no colaboramos? Si cuando Lino Barañao, Ministro de Ciencia y Tecnología de este gobierno desde el año 2007, me vino a consultar qué hacer, porque le habían ofrecido continuar en el cargo, le dije inmediatamente que sí, si no, no hubiera aceptado.

-Debo reconocer que el maltrato de esa llamada telefónica que me hiciera el Presidente Electo me resultaba inexplicable y casi increíble. En un país hostigado por los buitres, con un mundo convulsionado económica, política y militarmente, que nos exige extremar unidad nacional, ideas y acciones para que la recesión y la violencia global no nos alcancen, el episodio telefónico me resultaba inexplicable.

-Lo de ayer no fue una llamada telefónica para hablar sobre ninguna ceremonia, fue simplemente una operación mediática en donde la sociedad debía leer: "Macri le ordenó a Cristina que tenía que entregarle la banda y bastón en la Casa Rosada".

-La autoridad, no la imagen, no se logra en una ceremonia de trasmisión de mando y mucho menos gritándole a una mujer por teléfono. Una mujer que además de estar sola quiere entregar el mando a quien ha tenido el honor de ser elegido Presidente de todos los argentinos

-Si hasta para recibirlo como un gesto más de cordialidad, va a poder observar cuando ingrese a Olivos, que los canteros del parque que rodean al espejo de agua frente al chalet presidencial están recién sembrados de flores de un solo color: amarillo, el color preferido del Presidente Electo.

-En cuanto a la autoridad de un gobierno o de un Presidente: No se construye ni con colores, ni con imágenes, y mucho menos gritándole a una mujer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?