Alicia Kirchner armó un gabinete con cuatro ministros camporistas

Armó su equipo con Máximo y profundizó la disputa con Peralta, que no irá a la asunción
Mariela Arias
(0)
8 de diciembre de 2015  

RÍO GALLEGOS.- La transición en Santa Cruz tampoco fluye fácil para el kirchnerismo, que intenta retomar el poder que había delegado en el gobernador Daniel Peralta. Una frase lo dice todo: "Alicia [Kirchner] me llamó, pero no atendí porque no identifiqué el número", se sinceró Peralta días atrás, a quien le quedan horas de gobierno después de ocho años y medio en el poder.

La relación entre ellos es la de siempre: casi nula. El gobernador saliente ni siquiera irá al juramento de su sucesora. La provincia que recibirá la gobernadora electa, Alicia Kirchner, tiene falencias estructurales y, según confirmó el actual ministro de Economía, Edgardo Valfre, el déficit presupuestario actual es de 4000 a 4500 millones de pesos.

El funcionario aseguró que durante todo el año Santa Cruz recibió fondos de Nación en carácter de préstamo para pagar los sueldos.

Alicia se sinceró y aseguró que la provincia hoy funciona gracias a los fondos que le envía la Nación y no fue confrontativa con el presidente electo, Mauricio Macri. "Pretendemos seguir trabajando con el presidente electo. Importan el país y nuestra querida provincia", dijo. "Los vamos a dejar gobernar y no les vamos a hacer a ellos lo que le hicieron a Cristina", agregó.

A los 69 años, a la hermana de Néstor Kirchner le toca quizás uno de los desafíos políticos más difíciles de su carrera: hacer reverdecer el kirchnerismo después de 24 años continuados de poder y conducir una provincia que promete sobresaltos. Máximo Kirchner armó junto a ella el gabinete. Cuatro de las siete carteras le responden a él. A todos Alicia les dice cariñosamente "los chicos". En el nuevo gabinete, no quedaron rastros del PJ liderado por Peralta.

Hoy, la cartera de Salud es su desvelo. Es el área que más conoce y desarrolló durante la gobernación de Kirchner entre 1991 y 2003. Sin embargo, los vaivenes permanentes entre el gobierno de Peralta y los Kirchner pusieron el sistema de salud en jaque y la gobernadora electa considera ahora que volverá a ser "un pilar fundamental del gobierno".

Por ello, la designación en el Ministerio de Salud es quizá su apuesta más segura: allí nombró a la odontóloga Rocío García, pareja de Máximo Kirchner, quien ya conoce el rubro porque fue coordinadora de Articulación Local de Políticas Sociosanitarias del Ministerio de Salud de la Nación. Un área que durante la pelea con Peralta funcionó como un Ministerio de Salud paralelo.

Las oficinas de Rocío

Mientras se prepara para asumir el 10 de diciembre a la noche -ya que acompañará a Cristina Kirchner en Buenos Aires durante el traspaso de mando a Mauricio Macri-, Alicia usa ahora las oficinas que fueron de Rocío García, donde funcionaba la sede del centro articulador antes de mudarse este año a una moderna sede, inaugurada por Cristina Kirchner, en el barrio Evita.

En el Ministerio de Economía Alicia Kirchner apostó por Juan Franco Donnini, de 32 años, subsecretario de Planificación Económica del Ministerio de Economía de la Nación, director de YPF y de varias empresas energéticas. También fue director suplente de Construcciones Latinoamericanas SA, empresa que participó de vínculos comerciales entre la Argentina y Venezuela para la construcción de programas de viviendas.

A la cartera de Gobierno irá un íntimo de Máximo: Fernando Basanta, de 36 años, dirigente local de La Cámpora, quien hasta ahora estuvo empleado en el Ministerio de Justicia de la Nación como director de Relaciones con el Poder Legislativo y tuvo un paso fugaz por la ex SIDE. El Ministerio de Producción también será ocupado por un miembro de la agrupación de Máximo: el empresario polirrubro y ex diputado provincial Leonardo Álvarez.

Para la cartera de Educación, Alicia Kirchner apostó por Roberto Borselli, quien ya supo ocupar el cargo entre 2007 y 2011. Le tocó afrontar duras protestas docentes, que incluyeron el corte de ruta en el ingreso a los yacimientos petroleros, y mantuvo una relación conflictiva con el gremio docente. En tanto que dos mujeres de la agrupación Kolina, Paola Vessvessian y Claudia Martínez, serán, respectivamente, ministra de Desarrollo Social y secretaria general de la Gobernación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.