Larreta asumió y prometió continuidad

El nuevo jefe de gobierno porteño dijo que trabajará en la misma dirección que Macri; también habló de "unidad de acción" con el Ejecutivo nacional y la provincia de Buenos Aires; anunció que pondrá especial énfasis en la seguridad y la educación
Santiago Dapelo
(0)
10 de diciembre de 2015  

Continuidad y unidad de acción, eso es lo que garantizó Horacio Rodríguez Larreta. Con la certeza de que Mauricio Macri lideró el "mejor gobierno de la historia" de la ciudad de Buenos Aires, el flamante jefe de gobierno porteño destacó que continuará con el camino que emprendió el presidente electo hace ocho años.

No hubo sorpresas ni anuncios que vislumbren un nuevo rumbo para Pro en la ciudad. En los 22 minutos que insumió en su discurso, Rodríguez Larreta dejó en claro que su gobierno trabajará en la misma dirección que el de Macri. La diferencia con su jefe político estará dada en el escenario en que le tocará gobernar: por primera vez, un jefe de gobierno trabajará en "equipo" con el gobierno nacional y el gobierno bonaerense.

"Es una responsabilidad histórica que se haya elegido a Mauricio (Macri) y María Eugenia (Vidal). La gente nos dio la confianza y no los vamos a defraudar", dijo Rodríguez Larreta, que llegó acompañado por su esposa, Bárbara Diez, con un embarazo ya muy avanzado, y sus hijas.

De riguroso traje negro y corbata -toda una rareza en Pro-, Rodríguez Larreta anunció que los ejes de su gobierno serán la seguridad, la educación -quiere tener "la mejor escuela pública de América latina"-, la salud, el transporte y la urbanización de villas; en este último caso destacó como uno de sus objetivos la villa 31, de Retiro, que está asentada en terrenos del Estado vacional que según aseguró pasarán a la órbita de la ciudad.

En la lucha contra el delito confirmó que la Superintendencia de la Policía Federal se fusionará con la Policía Metropolitana y agregó que trabajarán de forma coordinada con Vidal. En materia vial, informó que pondrá en marcha junto al gobierno bonaerense la construcción de seis metrobuses interurbanos y construirá una gran estación central, ubicada debajo del Obelisco, donde confluirán todos los servicios públicos, incluidos los ferrocarriles Roca, Sarmiento, Mitre y Belgrano.

"Todavía falta mucho por hacer. Tenemos que hacer el doble de lo que hicimos hasta ahora", dijo el ex jefe de gabinete porteño, que fue interrumpido en ocho oportunidades por la juventud del macrismo que copó con banderas uno de los palcos de la Legislatura porteña.

El clima fue de alegría, aunque por momentos tuvo un tono de tribuna. En primera fila lo aplaudían todos los ministros de su gabinete, como su ministro coordinador, Felipe Miguel; la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri; de Salud, Ana María Bou Pérez; de Educación, Soledad Acuña; el ministro de Justicia, Martín Ocampo; de Cultura, Darío Lopérfido, y el designado procurador general de la ciudad, Gabriel Astarloa, entre otros. También estuvieron presentes la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

A diferencia de lo que ocurrirá hoy cuando Macri jure en el Congreso de la Nación, sí hubo en la Legislatura diputados kirchneristas que escucharon a Rodríguez Larreta. Serios, sin aplaudir ni una sola vez, dieron el presente el ex ministro de Trabajo y actual legislador, Carlos Tomada; Juan Carlos Gullo y Aníbal Ibarra.

En su repaso, Rodríguez Larreta prometió trabajar "incansablemente para que los vecinos de la ciudad de Buenos Aires vivan mejor". Y agregó: "Estábamos en estado de emergencia edilicia, con paros, sin vacantes en las escuelas, el transporte público estaba en su peor momento, el sur estaba postergado, el Estado estaba ausente, la ciudad se inundaba. Después de ocho años de trabajo en la ciudad se vive distinto y mejor".

Hubo también autocrítica. Fue cuando habló de las leyes que quedaron en el camino. "Pido disculpas por las que no se aprobaron", dijo, aunque resaltó que en la ciudad hubo niveles de "diálogo ejemplares" con la oposición. "Todas las leyes que aprobamos nacieron del consenso", aseguró, y desde el palco volvieron a interrumpirlo; era la octava vez que sucedía. El "Horacio, Horacio, Horacio"... volvió a inundar el recinto.

No fue el único con hinchada propia. El vicejefe Diego Santilli fue otro de los nombres que se corearon con fuerza en la Legislatura. Todo fue risas. El cierre fue a toda celebración, es que Pro vive horas de triunfalismo.

Michetti chocó pero no sufrió lesiones

  • La vicepresidenta electa Gabriela Michetti tuvo anoche un susto cuando chocó el auto en el que viajaba. El hecho ocurrió en el cruce de las avenidas Córdoba y Pueyrredón, cuando el vehículo en el que viajaba impactó con un taxi.
  • Intervino la comisaría 7A y el Juzgado en lo Correccional Nº 9. La vicepresidenta no sufrió lesiones, pero el taxista resultó herido, con "un latigazo cervical". También intervino la Policía Metropolitana y personal del SAME.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.