¿Qué tienen en común el campo y la ciudad?

Aunque parezcan opuestos, comparten valores, motivaciones y más
(0)
16 de diciembre de 2015  • 00:01

Muchas veces creemos que las personas que viven en la ciudad y en el ámbito rural no comparten gustos, metas y experiencias. Pero esto no es así. Eso quedó en evidencia gracias a Monsanto, que se propuso demostrarlo con una serie de videos en los que una pareja de profesionales, representantes de cada lugar, cuenta cómo es su vida. ¿La conclusión? Son mucho más parecidos y comparten más que lo que los diferencia. La charla que tienen una nutricionista de la ciudad (Daniela Lopilato) y un productor rural (Horacio Delamer) lo demuestra. Los videos, que pueden verse en la FanPage de Monsanto (facebook/MonsantoArgentina), acompañaron también un concurso que, durante tres semanas, invitaba a sus seguidores a responder diferentes consignas acompañadas del hashtag #CampoYCiudad, con el fin de mostrar que "el campo y la ciudad están más cerca de lo que parece".

¿Quiénes son los protagonistas?

Horacio Delamer nació en el campo, se crió allí y es un apasionado de su profesión. Es un ingeniero y productor agropecuario que en sus tiempos libres disfruta de cocinarles a sus amigos y familiares. Como no podía ser de otra manera, el asado es su plato favorito, pero no sólo porque es un amante de la carne sino, sobre todo, según cuenta, porque tomarse el tiempo de hacer esta comida típicamente argentina implica también hacerse un tiempo para compartir, reunirse y reencontrarse con su gente, conversar, y pasar tiempo con los afectos. Amante del campo, y de los fines de semana que aprovecha para estar en familia, no duda en afirmar: "Vivo en el mejor lugar del mundo, rodeado de la naturaleza".

Daniela Lopilato tiene 36 años y es nutricionista. Vive en la ciudad de Buenos Aires y asegura que lo que más le gusta es entablar una relación con cada uno de sus pacientes, para brindarles así una atención personalizada. Para ella es un desafío entender a cada uno, conocer a quién está tratando, y lo gratificante es poder ver que finalmente el paciente incorporó lo que le fue enseñando. Y, por supuesto, también le gusta comer, como a Horacio. De hecho, tiene una máxima que no abandona y siempre recuerda: "desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo".

Ambos tienen profesiones distintas, que los llevan a hacer diferentes cosas. O, quizás, no tanto: Horacio trabaja con semillas y animales, y Daniela con seres humanos; él pasa la mayor parte del tiempo al aire libre, mientras ella está en su consultorio; sin embargo, los dos tienen un vínculo muy cercano con los alimentos, con lo que consumimos y la forma en que lo hacemos: Horacio es el encargado de cuidar lo que después llega a nuestra mesa, aquello que Daniela le indica a sus pacientes cómo ingerir correctamente.

Son dos historias y un encuentro, dos personas que tienen en común determinados valores como el respeto, la responsabilidad, la perseverancia. Comparten el gusto por su trabajo y se esfuerzan por conseguir sus objetivos sin rendirse, tratando de ayudar a los demás. Uno pertenece al campo y otro a la ciudad, pero en conjunto cuidan a quienes tienen cerca.

El objetivo de Monsanto es generar una conversación entre los referentes del agro y los consumidores urbanos. Como empresa agrícola, su fin es trabajar junto al campo y su gente para ayudarlos a producir los alimentos que llegan a tu mesa, y al mismo tiempo cuidar los recursos naturales

Más info en: www.descubri.monsanto.com.ar

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios