Preocupa a los gobernadores la herencia de cuentas en rojo

Las más comprometidas son Buenos Aires, Mendoza, Río Negro, Neuquén, La Rioja y Entre Ríos; los analistas atribuyen los déficits a la reciente campaña electoral
Laura Serra
(0)
15 de diciembre de 2015  

Las provincias están al rojo vivo. Y no precisamente por la llegada del verano, sino por una cuestión mucho menos trivial: el déficit crónico que ahoga sus economías, que, según dos estudios privados, se elevaría en 23.000 millones de pesos respecto del año pasado. En algunos distritos, empezando por la populosa Buenos Aires, la situación se anticipa alarmante, con serias dificultades para pagar sueldos y aguinaldos.

La consultora Economía y Regiones -que fundó y dirigió Rogelio Frigerio, hoy ministro del Interior del presidente Mauricio Macri- y el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) coinciden en que el rojo fiscal de las provincias se agudizará este año como consecuencia de una desaceleración de la recaudación y un incremento exponencial del gasto debido a la campaña electoral.

Si bien la brecha entre ingresos y gastos no es homogénea y varía según la provincia, lo cierto es que muchos gobernadores se ilusionaron con revertir su situación de ahogo fiscal con el decreto de Cristina Kirchner que intempestivamente ordenó la devolución a las provincias del 15% de la masa coparticipable que se les retenía para financiar a la Anses. Implicaba recursos extras por 94.000 millones de pesos anuales. Sin embargo, Mauricio Macri anticipó que derogaría el decreto, con lo que todo volvería a foja cero.

Sobre el final de este ejercicio, las provincias más comprometidas son Buenos Aires, Mendoza, Río Negro, Neuquén, La Rioja y Entre Ríos. Los gobernadores entrantes se escandalizan con la herencia recibida y hacen malabares para que sus provincias no se incendien en una época tan sensible como las Fiestas de fin de año.

En Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal admitió que necesitará ayuda extraordinaria de la Nación para pagar los salarios y aguinaldos de este mes y reprochó que el gobernador saliente, Daniel Scioli, "no dejó los fondos previstos" para hacer frente a estas obligaciones. Vidal estimó que el déficit bonaerense alcanzará este año los $ 15.000 millones, cuando el año pasado las cuentas habían terminado equilibradas.

Mendoza, en tanto, hace tiempo que tiene problemas para pagar sueldos. El gobernador saliente, el kirchnerista Francisco "Paco" Pérez, debió recurrir varias veces a préstamos del Banco Nación, al que ya le debe $ 2200 millones. El nuevo gobernador, Alfredo Cornejo, no esperaba semejante herencia; el jefe del bloque de diputados de la UCR, César Biffi, ya advirtió que el presupuesto 2016 tendrá un déficit que rondará entre los $ 4000 y $ 4500 millones.

Otra provincia en aprietos es Río Negro. Pese a algunas demoras, comenzó a pagar los sueldos de este mes, pero reconoció que el año próximo su déficit financiero trepará a los 921 millones. Para el ejercicio 2015, ese número negativo era de 214 millones.

Neuquén sigue en la lista. El gobernador Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) recibirá un déficit millonario, el más alto en términos nominales de toda la década. Según el proyecto de presupuesto 2016, el rojo financiero de Neuquén alcanzará los 1623 millones de pesos, unos 4,5 millones por día. Para hacer frente a este agujero, Gutiérrez apelará a más deuda.

En La Rioja, el flamante gobernador Sergio Casas (FPV) admitió que su provincia debió entablar negociaciones con el gobierno de Macri para conseguir los fondos para sueldos y aguinaldos de diciembre. Luis Beder Herrera, ahora ex gobernador, admitió un déficit de 100 millones en la provincia.

El gobierno kirchnerista de Catamarca, en tanto, garantizó el pago del sueldo de noviembre, pero no hay fecha para el medio aguinaldo. Rechazó, también, el pago de un bono de fin de año. Según el presupuesto 2016, el déficit trepará a $ 442 millones, agujero que buscará financiar con deuda.

Entre Ríos tampoco la tendrá fácil. El nuevo gobernador, Gustavo Bordet (FPV), heredará un déficit de $ 2500 millones y una deuda flotante -es decir, la que hace funcionar día a día al Estado en sus prestaciones básicas- de 4312 millones de pesos. También, vencimientos de emisión de deudas por unos $ 1926 millones de pesos. Para pagar los $ 1700 millones de pesos en sueldos, mes a mes, Bordet no tendrá otra alternativa que mantener buenas relaciones con la Nación.

Números que no cierran

Walter Agosto, investigador principal del Cippec, estudió la situación fiscal de nueve provincias, que representan el 70% del gasto total provincial. "El cierre de 2015 observa un espectacular incremento del gasto, que oscila entre 36,4%, en el caso más moderado (San Juan), y 55%, en el caso más extremo (Neuquén) -indicó Agosto a LA NACION-. Las provincias restantes registran incrementos de erogaciones que rondan entre 37% y 45%. Por el lado de los recursos, se observa que crecen entre 25% y 30% en las distintas jurisdicciones. Es decir, se advierte en el corriente año una ampliación de la brecha entre el ritmo de crecimiento de gastos y recursos."

Por su parte, el estudio de Economía y Regiones atribuye el fuerte aumento del gasto este año a la campaña electoral. "Se intensificó la inversión pública con fines electorales, la cual contó con financiamiento del gobierno nacional en los distritos alineados políticamente -dice el informe-. Por otra parte, entre los desembolsos corrientes se observó una importante suba en el gasto en personal, el cual superó en 3,4 puntos porcentuales la suba observada un año atrás como consecuencia de los mayores aumentos salariales. Esta partida explica el 59% del gasto incremental del período, con lo que el gasto electoral dio cuenta de casi el 70% del crecimiento en los gastos totales, si se agrega la ejecución de obras públicas."

Agosto anticipó que, más allá del alto grado de heterogeneidad que presentan las provincias, "durante el ejercicio 2015 -caracterizado por un extenso proceso electoral- se observa una clara profundización del déficit fiscal, estimado en $ 23.000 millones para el conjunto de las 24 jurisdicciones".

La misma previsión formula Economía y Regiones, que alertó que las provincias pasarán de un excedente de $ 6000 millones, logrado en 2014, a un desbalance fiscal que crecerá en $ 23.000 millones en 2015.

Los distritos más comprometidos

María Eugenia Vidal

Gobernadora de Buenos Aires

El déficit en la provincia alcanza los $ $15.000 millones y que necesitará ayuda para pagar sueldos y aguinaldos

Alfredo Cornejo

Gobernador de Mendoza

Cornejo recibió una herencia que no esperaba: el déficit que tendrá el presupuesto de 2016 será de $4500 millones

A. Weretilneck

Gobernador de Río Negro

Tras demoras para pagar los sueldos este mes, la provincia reconoció que el déficit en 2016 será de $ 921 millones

Omar Gutiérrez

Gobernador de Neuquén

El nuevo gobernador recibirá el déficit más alto de la década, en términos nominales:?$ 1623 millones para 2016

Sergio Casas

Gobernador de La Rioja

El rojo alcanza los $ 100 millones. El nuevo gobernador tuvo que pedir ayuda a la Nación para pagar salarios

Lucía Corpacci

Gobernadora de Catamarca

No pagará un bono de fin de año y no se sabe cuándo se pagará el aguinaldo. En 2016, el rojo será de $442 millones

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.