Putin y Macri acordaron reforzar la relación entre Rusia y la Argentina

El jefe del Kremlin llamó para felicitar al Presidente; coincidieron en expandir el comercio
Martín Dinatale
(0)
17 de diciembre de 2015  

Fue una charla cordial de felicitaciones, pero que excedió lo protocolar. El presidente Mauricio Macri dialogó ayer telefónicamente con su par ruso, Vladimir Putin, que lo llamó para saludarlo por su asunción, y ambos coincidieron en la necesidad de ampliar la alianza estratégica que selló Cristina Kirchner con Moscú y extender la cooperación euroasiática con el Mercosur.

Putin llamó a Macri, que estaba junto con la canciller, Susana Malcorra. Según pudo saber LA NACION, ambos presidentes acordaron "expandir y diversificar el comercio bilateral".

Es más, Macri le prometió a Putin que la Argentina puede ser un "proveedor confiable de alimentos". Esta mención resulta significativa si se tiene en cuenta que Rusia tiene un embargo comercial de alimentos de la Unión Europea y Estados Unidos desde el conflicto con Ucrania y la anexión de Crimea a Moscú. Pero, al parecer, aquí se aplicará la estrategia de pragmatismo extremo para la diplomacia que fijó la canciller Malcorra: negociar con todos los actores mundiales en las mejores condiciones para la Argentina.

El mercado ruso está ávido de productos alimentarios, carnes y lácteos que la Argentina puede proveerle para eludir las sanciones y el faltante que tiene Moscú de Europa y Estados Unidos. De hecho, la balanza comercial entre ambos países es hoy de unos 2000 millones de dólares, que el gobierno de Macri quiere potenciar. En los últimos meses, la Argentina no pudo abastecer todas las demandas de Rusia para el consumo interno.

La cooperación de la Argentina y Rusia no se limitará al plano del comercio de alimentos. En el diálogo que ayer mantuvieron Putin y Macri se acordó también que la Argentina podrá ser un nexo entre Moscú y Latinoamérica para llevar adelante la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y para la exportación de alimentos a Rusia. Y se mencionó también la posibilidad de extender esa cooperación entre la zona euroasiática y el Mercosur. Esto fue lo que detalló también el Twitter oficial del Kremlin que, por la tarde, mencionó: "La Argentina y Rusia están preparados para desarrollar una alianza estratégica".

Fuentes diplomáticas rusas añadieron a LA NACION que en Moscú había un gran optimismo por la charla de Macri y Putin, porque creían que las relaciones entre ambos países iban a congelarse con la salida de Cristina Kirchner del poder.

Macri trasladó a Putin la intención de la Argentina de seguir coo-perando con Rusia en los foros multilaterales (ONU, OMC y G20) y de servir como nexo entre Moscú y la región, en el marco del acercamiento que Rusia ha encarado hacia América Latina a través de Celac y Unasur. Este pasaje también resulta llamativo porque representa una continuidad de la fuerte alianza que selló la ex presidenta con Rusia, en detrimento de su alejamiento de Estados Unidos y la Unión Europea en los últimos años.

La canciller Malcorra destacó que ambos países intensificarán la cooperación en materia de ciencia y tecnología, especialmente en el área de exploración espacial. Y en la charla de los presidentes también se mencionó la idea de avanzar hacia un acuerdo de términos y condiciones entre YPF y la gigante estatal rusa Gazprom, aunque no se dieron detalles.

No obstante, dos temas espinosos de la relación entre Rusia y la Argentina estuvieron ausentes de la charla, o al menos no trascendieron a la prensa: la continuidad de los acuerdos por la construcción de centrales nucleares rusas en la Argentina y la realización de una represa hidroeléctrica en Chiuido, Neuquén. Según pudo saber LA NACION, antes de asumir, Macri tenía reservas respecto a esos contratos porque desconoce el tipo de financiamiento que le ofrece Moscú y quiere darles una revisión a esos acuerdos que selló Cristina Kirchner antes de dejar el poder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?