Siete claves para comprender el furor por el Episodio VII de Star Wars

Los motivos que explican tremendo entusiasmo ante el estreno de la nueva entrega de la saga; sin spoilers, claro
(0)
17 de diciembre de 2015  • 12:03

J.J. Abrams entendió todo. Después de los bodrios que (el a pesar de todo, genio) George Lucas ideó como trilogía inicial (los Episodios I, II y III), hacía falta un reboot, una vuelta a los orígenes, a la mística del terceto original; y el director de Star Wars : The Force Awakens (que se estrena hoy en la Argentina) parece no haber tenido ni la más mínima intención de ser el padre de una criatura que no conforme a nadie, ni siquiera a su propio creador, como sucedió con Lucas, que intentó perfeccionar su historia casi hasta el punto de arruinarla. El despertar de la Fuerza es la mejor película de la serie desde El Imperio contraataca, y compiten cabeza a cabeza. Acá va un repaso de algunas claves de por qué semejante logro.

La simbología. Abrams se detiene en los detalles, en reinventar el impacto cultural que generaron las películas originales en tiempos donde no había Internet, pero sin vivir del pasado. Cada aparición -desde el Millennium Falcon y los AT-AT, hasta el casco semi-derretido de Darth Vader y los entrañables R2-D2 y C3PO- encuentran la motivación correcta y el momento justo para aparecer. No hay situaciones forzadas.

El misterio. La Fuerza vuelve a ser La Fuerza, y no un recuento de midiclorianos en la sangre de un niño de Tatooine. La Fuerza se siente y se vive desde ambos lados, y es la que -de acuerdo a cómo se la utilice y con qué se la combine- define si se es bueno o malo. Simple.

Los villanos. ¿Cómo reemplazar a Darth Vader, quizás el mejor villano de la historia del cine? O mejor dicho, ¿es necesario reemplazarlo? Abrams propone a Kylo Ren y a Captain Phasma como los malvados, y hasta los Stormtroopers dejan de ser esos torpes clones de plástico a los que nadie lamenta ver morir. Quien se deja ver aún sin revelar mucho es el Líder Supremo Snoke, la posible clave de lo que vendrá en los episodios VIII y IX.

El humor. A falta de Jar Jar Binks (por suerte), bueno es Han Solo con su simpático mal humor, C3PO con su insoportable protocolo a cuestas y el novato Finn (John Boyega), algunos de los pocos que obligan a una sonrisa en una película que tiene una fuerte carga dramática.

Las criaturas. Vader, Jabba The Hutt, Chewbacca, Yoda, Boba Fett, Palpatine... ¿Cómo crear una nueva mitología de personajes y que además resulten simpáticos para los fanáticos del merchandising? Abrams recurre a varios de los viejos, pero de alguna manera (con un buen guión, en realidad) logra que los nuevos estén a la altura. BB-8 es el nuevo droide que, sin siquiera decir una palabra entendible, se pone a la altura de R2 y de Chewie; y Maz Kanata se gana la simpatía en unos pocos minutos de pantalla. Las otras criaturas, las de carne y hueso (Rey, Poe, Finn), tampoco desentonan con los históricos. Y Luke, bueno, es Luke y le basta con eso.

La vieja escuela. Abrams eligió filmar con una combinación de viejas y nuevas técnicas. No quiso que todo fuera un universo digital ni que los actores simularan correr en los pasillos de grandes naves espaciales cuando en realidad estaban sobre un fondo verde. Abrams mandó a construir escenarios, decorados y vehículos, tal como se hizo en la trilogía original. Y se nota: El despertar de la Fuerza tiene tierra, sudor, frío, olor y mugre reales.

La ambición. Abrams no pretende mejorar a la trilogía original ni hundir a la segunda. Como fan, Abrams se propone construir un relato propio, una nueva mitología que complete la historia desde su punto de vista, sin explicaciones excesivas ni un dramatismo exagerado, aún cuando esta séptima entrega no sólo se compone de batallas y peleas, sino también de muchos otras cuestiones que podrían contarse, pero que le quitarían magia al relato. Y si algo sabe hacer JJ -que no por nada fue quien sostuvo Lost durante seis temporadas- es entretener generando intriga. Quizás por ahora sea bueno que sepa que es quien volvió a poner a la franquicia Star Wars a la altura que se merece.

Por Leonardo Ferri

El elenco de The Force Awakens cantó el tema de Star Wars a capella

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.