Córdoba: la central nuclear de Embalse paró por dos años para prolongar su vida útil

La central de Embalse permanecerá inactiva por dos años
La central de Embalse permanecerá inactiva por dos años
El material radioactivo irá a silos especiales de hormigó; el proyecto fue aprobado durante el kirchnerismo e insumirá 1.600 millones de dólares
Gabriela Origlia
(0)
2 de enero de 2016  • 12:34

CÓRDOBA.- Después de marchas y contramarchas, la Central Nuclear de Embalse salió de servicio por dos años. El cese de la actividad es para realizar el recambio de equipos y avanzar en su mantenimiento de manera de prolongar su vida útil por 30 años más. El proyecto, diseñado durante el kirchnerismo, se lleva adelante ahora.

El programa insumirá dos años de ejecución, período en el que se completarán obras como la construcción de los silos de hormigón a los que se destinará todo el material radioactivo de riesgo que se retire del reactor. Los tanques están especialmente diseñados para confinar material que mantiene la actividad radiactiva por cientos de años.

En el caso del actual reactor -corazón de la central- 380 tubos de presión serán reemplazados por nuevos que son de fabricación nacional. Además, se cambiarán los generadores de vapor.

El diseño del plan se realizó durante la gestión de Julio De Vido y tuvo varias idas y vueltas. En un primer momento se planificó para 2011, pero se postergó para 2013; cuando iba llegando la fecha pasó para 2014 y, finalmente, quedó relegado hasta ahora.

La inversión especificada originalmente para cumplir el programa es de 1.600 millones de dólares; no hay detalles sobre si ese presupuesto cambió. Parte de las tareas se financiarían con un préstamo de la Corporación Andina de Fomento (CAF) por 240 millones de dólares.

Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA) es la empresa estatal a cargo de las tres centrales nucleares del país y la encargada de este programa. En 2007 el Gobierno nacional decidió que la planta de Embalse no sería desmantelada, sino que se extendería su vida útil. Dos años después el Congreso aprobó la medida.

Todo el proceso de extensión de la prestación de la central contó con la participación de Atomic Energy of Canada Limited (AECL) y de Candu Energy (una subsidiaria de la empresa de ingeniería SNC-Lavalin) en la asistencia para el recambio de tubos de presión e internos del reactor, que es el trabajo más relevante.

En las obras en ejecución y las que están pendientes trabajan -además de NA-SA-, la estatal Invap, las privadas nacionales Electroingeniería, Impsa, Vialco y Pérez Companc. También las extranjeras Candu y E3 (canadienses) y Ansaldo (italiana).

La central -localizada en el valle de Calamuchita- aporta energía al sistema nacional desde 1984, aunque su construcción comenzó una década antes. Su capacidad de generación es de 648 megavatios y, terminada su reconversión, alcanzará los 683.

La energía nuclear en Argentina aporta el 4,4 por ciento del total de energía producida en el país; la mitad sale de Embalse. La prolongación de la vida útil del establecimiento, aunque es la primera vez que se hace en el país, no es un caso aislado en el mundo; en Estados Unidos desde 1997 se intervinieron numerosas plantas, consiguiéndose aumentos de potencia de hasta un 17 por ciento por unidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.