Qué pasó con la transferencia de Jonathan Calleri

La Unidad de Investigaciones Financieras aparece como el árbitro de una operación con múltiples figuras legales; Inter duda y Boca espera los US$ 11.5 millones de Stellar Group que gerencia a Dep. Maldonado
Alejandro Casar González
Diego Morini
(0)
6 de enero de 2016  

Sonó una alarma inesperada. Lo que se presumía era una operación cerrada y millonaria, terminó en medio de una cantidad de enredos que cuesta comprender. Porque las versiones que se lanzaron durante la jornada de ayer terminaron por confundir. La transferencia de Jonathan Calleri a Inter, de Italia, tambalea en un delicado equilibrio entre cuestiones legales y, sobre todo, muchos dólares en juego. Tal como se perfila el escenario, el éxito o el fracaso de la operación dependen de la UIF, la Unidad de Investigaciones Financieras, que se erige como el árbitro de este entuerto. Así de simple: si se aprueba la operación y el jugador se va ahora, Boca recibirá 12 millones de dólares, en cambio, si el jugador se queda hasta junio, embolsará US$ 11.500.000.

Todo comenzó en diciembre pasado, cuando dirigentes de la entidad xeneize se reunieron con inversores ingleses, que ofertaron 11,5 millones de dólares limpios para Boca. El club presidido por Daniel Angelici sabía que vender a Calleri a un grupo inversor sería un problema mediático, y por eso es que trataron de conseguir otras ofertas en el mercado extranjero. Sólo hubo un par de Inglaterra (Brighton, del Championship, la segunda categoría, fue una de ellas), y por mucho menos dinero (cerca de 8.000.000 de dólares). Por venderlo de club a club, Boca perdía entre 3 y 4 millones de dólares. Decidieron seguir adelante con los ingleses de Stellar Group, que gerencian al club uruguayo Deportivo Maldonado. Este vínculo es lo que curiosamente le hace ruido a Inter y que por ahora tiene el pase frenado.

Esta institución uruguaya de la ciudad de Maldonado, que nació en 1928, se refundó en los últimos días del 2009 al asociarse con este grupo inglés para constituir así una sociedad anónima deportiva que en los últimos cinco años ha quedado bajo la lupa por haber participado en pases de futbolistas que nunca vistieron la camiseta de la entidad charrúa. En 2010 este modesto club tuvo un cambio de autoridades que llegó de la mano de su nueva sociedad, y el empresario Malcom Caine y el abogado Graham Shear, ambos británicos, que son la cabeza de Stellar Group, comenzaron con sus negocios. Desde ese momento, y con el equipo en la segunda categoría, Maldonado quedó en el centro de la escena por transferencias como las de Marcelo Estigarriba a Juventus, de Italia, y la de Gerónimo Rulli, de Estudiantes a Real Sociedad. Lo que impacta es que desde 2011 el club uruguayo, en realidad por intermedio de Stellar Group, logró engrosar sus arcas con 14 millones de dólares bajo esta modalidad.

Lo cierto es que Boca consultó a la FIFA y a la Conmebol para saber si la transferencia era viable. Según ambas entidades, Deportivo Maldonado no integra listado alguno de paraísos fiscales deportivos. Y para la FIFA, los pases puente no están penados -cabe recordar el caso que sentó jurisprudencia, protagonizado por Fernando Ortiz, quien firmó con Racing vía el club uruguayo Sud América-. Además, el club xeneize buscó certezas en la AFIP, y la respuesta del organismo fue que no existe incompatibilidad alguna y dio luz verde para la operación. Los clubes, de hecho, están exentos del pago de ganancias cada vez que venden a un futbolista.

Ante este escenario y con las averiguaciones del caso, Boca se sorprendió por la intempestiva reacción de Inter de frenar la operación. Un alto dirigente de Boca aseguró que muchos de los que integran la mesa chica xeneize desconocían que la operación sería por Maldonado porque siempre se habló de un grupo inversor que tenía el dinero que aportaba Inter, pero no que el jugador iba a pasar por Uruguay. "En estas operaciones nadie es ingenuo y todos conocen cómo se negocia. Por eso me extraña que ahora algunos adviertan algo extraño", dijo un dirigente muy cercano a Angelici.

Concretamente, la traba está en la Unidad de Investigaciones Financieras. La UIF le pidió a Boca que detallara el origen de los fondos y quiénes están detrás del fondo de inversión. Así, Boca cursó el pedido a los uruguayos y Maldonado debe responder esta semana. Si la UIF examina los datos y dice que hay alguna incompatibilidad, la decisión es definitiva: la transferencia no se hará. En Boca no quieren quedar en medio de una operación irregular.

"Estamos totalmente convencidos de lo que esta gente está haciendo es legal. El grupo inversor es muy serio. Estamos muy convencidos y contentos de que ellos puedan hacer negocios y les vaya bien, porque a futuro a nuestro club le irá bien. La parte civil del club no tiene nada que ver con esta transacción. Con este jugador [Calleri] no se hace un pase puente. Es erróneo eso. Quiero limpiar la imagen del club y de la gente que gerencia el club, estamos convencidos de que se manejan en la legalidad", dijo Federico Alvira, presidente de Deportivo Maldonado, en ESPN radio.

Detrás de Maldonado está el Inter. Boca intentó vendérselo, pero los italianos dijeron que querían verlo jugar en Europa al menos un semestre. Y no querían invertir tanto dinero antes de verlo en acción en alguna liga del Viejo Continente; por eso desistieron de adquirirlo directamente. Y ahí es cuando apareció Maldonado y si para la UIF todo está en regla, ese será el próximo destino del jugador surgido en All Boys. Aunque, claro, jamás se pondrá la camiseta del club uruguayo. Esto también representaría una complicación, porque desde la familia del jugador, e incluso el propio Calleri, no quieren que la transferencia se haga de esta forma. Pero más allá de todas estas cuestiones, el grupo británico está decidido a contratar al delantero de Boca y lo único que podría sacarlos del negocio es que Inter les diga que definitivamente retira el interés por el atacante de 22 años.

Un negocio que parecía perfecto para Boca, porque pagó 300.000 dólares por el 30% del pase de Calleri. Ahora la operación de los 11.5 millones de dólares para Boca, que era la mejor operación de los últimos cinco años en el club (la anterior fue en 2010 de Nicolás Gaitán a Benfica por una cifra similar), está bajo una lupa enorme. Y no es un detalle menor, porque Boca asumió compromisos con varios futbolistas, entre sueldos y contrataciones, que son de alto vuelo. Si esta venta se disuelve, se tendrá que reorganizar la economía en la Ribera.

Osvaldo está cada día más cerca de volver

  • Daniel Osvaldo ya tiene vía libre para volver a Boca. Su representante, Darío Decoud, le confirmó a Solo Boca Radio (AM 770) que el jugador rescindió contrato con Porto, de Portugal. De esta forma, el mediático futbolista regresará al club de sus amores, en el que jugó durante el primer semestre de 2015."Osvaldo ya tiene todo acordado con nosotros desde hace rato, pero debe resolver su conflicto con Porto", había dicho el martes el presidente de Boca, Daniel Angelici, que había afirmado que su contratación se resolvía entre ayer y hoy.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.