Quién es Gustavo Arribas: aliado de Macri en Boca, representó jugadores y estuvo bajo la lupa por algunas transferencias

Gustavo Arribas
Gustavo Arribas Fuente: Archivo
Cómo se manejaba el jefe de los servicios secretos en el mundo de los contratos de jugadores
(0)
7 de enero de 2016  • 08:48

Gustavo "El Negro" Arribas es un escribano muy cercano al presidente Mauricio Macri, al que acompañó de cerca durante años, sobre todo durante su gestión al frente de Boca. Su vinculación con el actual jefe de Estado siempre estuvo vinculada con el área de los negocios.

Hace diez años, Arribas quedó bajo la lupa por el vidrioso rol de una empresa con la que estuvo relacionado, HAZ Sport Agency SA, en el pase de Carlos Tevez del club de la Ribera al brasileño Corinthians. ¿Qué fue lo que se dijo en aquél momento? Que desde la dirigencia de Boca se presionó a Roberto Tessone (hermano de Domingo, que fuera titular de Argentinos) para que dejase de representar al Apache. La transferencia se hizo en 20 millones de dólares y quienes participaron de la intermediación fueron Arribas junto con Fernando Hidalgo. Por eso luego Tessone, que también representaba al defensor Matías Silvestre, fue a la Justicia reclamando el dinero que le correspondía. Tevez llegó a Boca recomendado por Ramón Maddoni, pero quien se lo marcó fue Tessone.

No es la primera vez que Arribas aparece involucrado en una transferencia xeneize. Su nombre surgió cuando Boca creó el Fondo Común de Inversión Xeneize, creado el 4 de septiembre de 1997 y disuelto el 23 de septiembre de 2003. Dirigentes opositores a Macri, como Antonio Alegre y Carlos Heller, denunciaron que Arribas era dueño del 30% del pase de Palermo, y que Boca tenía sólo el 48,32% de su ficha. "En el pase de Palermo aparece que un 30% es de Gustavo Arribas, que es muy amigo de Macri. Los accionistas son anónimos y no se sabe quién obtiene los beneficios", le dijo Heller a LA NACION en diciembre de 1999.

En abril de ese mismo año, se produjo un conflicto entre Boca y Estudiantes. En mayo de 1997, Macri se había asegurado los derechos económicos del jugador dándole a Estudiantes 1.300.000 dólares. El precio total del pase se estipuló en tres millones y la operación estuvo a cargo de Arribas, en ese momento vinculado al empresario Gustavo Mascardi, por entonces representante de Palermo. Pero surgió una diferencia entre lo que reclamaba Eduardo Valente (presidente del club platense) y lo que sostenía Boca. En los pasillos de la Bombonera dijeron otra cosa: "Yo mandé al Negro Arribas, un amigo y hombre de confianza, a que reservara a Palermo aquella vez", explicó Macri, el 22 de abril de 1999, en declaraciones al diario Olé.

El nombre de Arribas siempre estuvo vinculado con Macri en intermediaciones y ventas de jugadores, lo que llevó a Roberto Digón, ex dirigente y ex candidato a presidente de Boca, a lanzar en 2005 duras acusaciones a quien hoy es presidente: "Tiene una cuenta en las Islas Vírgenes a nombre de sus testaferros, Fernando Hidalgo y Gustavo Arribas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?