Suscriptor digital

Cambian títulos de piezas clásicas de un museo holandés por discriminatorios

El Rijksmuseum de Ámsterdam suprimirá términos despectivos en los nombres de cerca de 300 dibujos, grabados y lienzos que datan del período colonial; "negro", "indio" o "esquimal" serán reemplazados por los etnónimos de las distintas culturas
Cecilia Martínez
(0)
8 de enero de 2016  • 13:08

Suprimir términos despectivos o discriminatorios en los títulos de sus colecciones es uno de los objetivos que se ha propuesto el Rijksmuseum de Ámsterdam para este año.

Vocablos como indio, negro, moro o enano serán eliminados, así, de cerca de 300 de sus obras en 2016, y serán reemplazados por nomenclaturas "acordes" a estos tiempos.

El departamento de historia del museo explica que se trata de una iniciativa en la que trabajan diversos especialistas, entre ellos lingüistas y antropólogos, que prevén, en varios casos, la utilización de etnónimos (autodenominaciones) de las diferentes culturas para los nuevos títulos de las obras, según informa El País.

Entre los lineamientos que siguen conservadores y curadores está principalmente evitar vocablos como "esquimal" o "jíbaro" para no herir sensibilidades. La primera de ellas es considerada peyorativa por varios pueblos habitantes de las zonas árticas y de Siberia (esquimal significa "comedor de carne de cruda"). Lo mismo ocurre con jíbaro, término que, en múltiples lugares, es sinónimo de salvaje. El museo holandés aspira, en esta primera fase, a rebautizar 23 obras con títulos conflictivos, entre dibujos, grabados y lienzos.

Responsables del departamento de historia de la institución holandesa indican que lo que se pretende es descartar términos que no encajan en las sociedades actuales, especialmente si las obras derivan de la época colonial.

Una de las pinturas que ya ha cambiado de denominación es Jovencita negra, óleo del pintor holandés Simon Maris (1873-1935). En la página web del Rijksmuseum ya figura catalogada como Mujer joven con un abanico.

Otros títulos suponen un auténtico reto para los encargados de esta tarea. En el lienzo Retrato de Margaretha van Raephorst (1668), pintado por el holandés Johannes Mijtens (1614-1670), aparece la dama en cuestión con un joven sirviente de raza negra. El rótulo original describía al chico como un neger (negro). Dado que en holandés y en inglés esa voz se estima despectiva, ahora es presentado de forma alternativa como un sirviente zwart o black, respectivamente, versiones aceptables de la palabra en ambos idiomas.

Uno de los desafíos más complejos consiste en sustituir el término "indio" o "negro" por el de los grupos étnicos concretos a los que se hace referencia en las obras. Pocos son los artistas que han dado título sus creaciones y las nomenclaturas fueron decididas, en general, por los curadores de los museos que las recibieron originalmente.

La iniciativa del Rijksmuseum es vista con buenos ojos por otros centros, aunque no por todos. La National Gallery de Londres trabaja en el mismo camino que el museo holandés y revisa habitualmente los títulos de sus piezas en exposición.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?