Suscriptor digital

El club de los 30 años, la clave en la búsqueda de los goleadores

La fórmula de los equipos con pocos recursos y mucho ingenio es incorporar artilleros con más de tres décadas, con el pasado reciente aprobado; 9 casos de números 9
Ariel Ruya
(0)
8 de enero de 2016  • 22:31

Pocos recursos, mucho ingenio: la búsqueda desesperada de goles en el fútbol doméstico se asemeja a cualquier otra actividad en nuestro país. La creatividad está al servicio del bien común. El gol, en este caso: lo único que se necesita para ganar, para pelear los campeonatos. Y en este mercado, hay una certeza inequívoca: los equipos pretenden reforzarse con artilleros de exitoso pasado reciente y un documento de identidad tapizado en, al menos, tres décadas. Algo así como el club de los 30 (años), la entidad imaginaria que aglutina a los atacantes con capacidad establecida en el arco adversario.

Mariano Pavone deja Racing, vuelve a Vélez y advierte: "Voy a tratar de aportar mi experiencia para quitarle responsabilidad a los más jóvenes". Carlos Bueno abandona San Martín, de San Juan, se incorpora en Sarmiento y desea: "Ojalá que pueda llevar mis goles a Junín. Un delantero vive de eso y más, con la sapiencia que sólo dejan los años". Rubén Ramírez precisa reinventarse en Temperley, con una certeza: "La verdad es que he crecido como jugador, con buenas experiencias, como las que viví en Audax Italiano o con las otras, todas me han ayudado para crecer y mejorar mucho".

Las frases de los protagonistas respaldan las urgencias: se intuye que en el próximo torneo, los goles caerán del cielo de los entrados en años. Hay jóvenes, lógicamente. Hay promesas, también es verdad. Pero el gol de hoy en nuestro fútbol se cotiza en largos años: por algo, nueve de los primeros 20 goleadores del torneo pasado superaron esa línea de edad. No es casual: hoy, ahora mismo, hay 9 historias mínimas de atacantes que viven del gol y que llevan detrás ese mismo número de camiseta.

1) Claudio Bieler tiene 31 años. Pasó de Quilmes (en donde anotó 14 conquistas) a Belgrano, aunque el pase debe ser sellado luego de un conflicto con el club cervecero. Acaba de finalizar su mejor temporada en el fútbol argentino: en Racing había marcado ocho y en Newell’s, apenas tres.

2) Carlos Bueno tiene 35. En dos temporadas en San Martín de San Juan convirtió siete goles, aunque sufrió una grave lesión que lo mantuvo inactivo. El dolor se recuerda aún hoy: un choque a destiempo de Agustín Orion le provocó la fractura de tibia y peroné que lo marginó casi nueve meses. Ahora, en Sarmiento, el uruguayo sumará el quinto equipo en nuestro fútbol.

3) Mariano Pavone tiene 33. En el Mundial de Clubes de 2014, en Marruecos, confesó: "El fútbol mexicano es ideal, no está en mis planes volver a la Argentina". Jugaba en Cruz Azul, club en el que rindió: 34 goles en tres temporadas. Sin embargo, volvió a la Argentina, a Vélez (seis goles), un préstamo relámpago en Racing (seis meses y dos gritos) y regresó a Liniers, un conjunto tapizado de jóvenes promesas.

4) José Sand tiene 35. De 2011 a hoy, pasó por siete equipos: Tijuana, Racing, Tigre, Argentinos, Boca Unidos, Aldosivi y, otra vez, en Lanús. El círculo cierra a la perfección: en el club mexicano y en el elenco marplatense marcó 12 goles, sus mejores años de los últimos tiempos. Por eso, volvió a su casa: en 2015 rindió como cuando se consagró en Lanús, ocho años atrás.

5) Rubén Ramírez tiene 33. Tito es un excelente definidor, aunque su díscola personalidad y sus variables de peso le quitan espacio de lucimiento. Se sumó a Temperley, después de dos años extraños: con polémicas bizantinas en el aire, marcó siete goles en Godoy Cruz (2014) y cinco en Quilmes (2015).

6) Santiago Silva tiene 35. Su regreso a Banfield, club en el que salió campeón, es otra de las claves del pasado reciente. Ocho goles en menos de seis meses en Arsenal es un interesante aliciente. El Pelado es hombre del Sur: de Lanús a Arsenal. Y de Sarandí a Banfield, sin complejos sentimentales.

7) Lisandro López tiene 32. Seis conquistas en dos temporadas en Inter de Porto Alegre no resultan la mejor credencial en su vuelta a Racing. "Fue el peor año de mi carrera en cuanto a números", reconoció. Atención: actuaba como media punta. Compartirá el ataque con Diego Milito, de... 36 años.

8) Picante Pereyra tiene 34. Una temporada en Sporting Cristal (siete gritos) y vuelta a Belgrano, su casa, en donde es infalible: 52 goles.

9) Nacho Scocco tiene 30. Es el más joven de la nómina; todavía no dejó Newell’s, todavía no es de River, Eso sí: cerraría el círculo perfecto del club de los 30. ß

"Voy a pelear por Banfield, por hacer goles y por ser el goleador del campeonato. Estoy muy bien físicamente. Aunque no me comparo con un chico de 20 años, estoy muy bien". (Santiago Silva, Banfield)

Fueron 9 los atacantes mayores de 30 años finalizaron entre los primeros 20 artilleros en el torneo de 2015; Claudio Bieler (Quilmes) marcó 14 tantos; Fernando Cavenaghi (River), 11; Maxi Rodríguez (Newell’s), 10; José Sand (Aldosivi), 9; Mariano Pavone (Vélez y Racing), 8; Mauro Matos (San Lorenzo), 8; Carlos Luna (Tigre), 8; Santiago Silva (Arsenal), 8, y Diego Milito (Racing), 8.

gs

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?