Carmen (por Ana)*

(0)
12 de enero de 2016  • 11:03

La sensación debe ser harto conocida para vari@s: el ceño fruncido, la voz quebrada, los músculos tensos, el cerebro carburando a mil por hora, el registro de saberes ancestrales al pie del cañón, algún que otro pasaje de los cuantiosos libros leídos sobre el tema que aparece tímidamente, pero nada funciona, todo resulta en vano, ningún conocimiento puede aplicarse para este caso en particular.

Mi hija no me da bola.

Va por la vida con ímpetu de niña sonriente y cantante, no acepta "noes" y cuando la reto, me abraza, se ríe y canta.

Ella es inmune a todo, nada la vulnera.

Mi hijo mayor era un señorito inglés, jamás de los jamases tuve miedo (sí, miedo, esa es la sensación) de salir al mercado, a la casa de una amiga, al médico, a viajar en colectivo. Él siempre se comportaba, nunca tuve que apelar a las amenazas, ni a los caramelos, hacía caso.

Todo el mundo ponderaba su buen comportamiento y ahí estaba yo, mandándome la parte, pensando para adentro que era lógico que el chico fuera un niño modelo porque yo era una excelente madre, una experta poniendo límites, una supermamá enciclopedia respondiendo las mil y una preguntas del niño hasta convertirlo en un erudito.

Hace 20 meses llegó Carmen y su especial forma de ser, su avasallante personalidad y su hermoso carácter.

¿Será el cosmos dándome un baldazo de humildad?

Corre libre con lobos, anda por la vida sin pañal y vertiendo a su gusto donde sea, es capaz de cruzar la calle sin escuchar los gritos de sus padres, de arrojarse desde la silla al suelo, el inodoro es el mejor lugar para guardar todos sus tesoros, los del hermano y los de sus padres.

Mete la cabeza en cuanto agujero se le ponga delante. Parecía impensado que intentara remedar a los gatos y escapar al patio por la diminuta puertita para mascotas, hasta que un día la encontramos trabada en el agujero, cabeza y brazo allí metidos, llanto, gritos. La imaginación de esta madre desbordada y tremendista enseguida generó imágenes de bomberos, máquinas de esas que cortan el metal mientras hacen un rugido de bestia escupe chispas, los noticieros en la puerta, cadenas de oración... mientras tanto el padre intentaba extraer a la nenita mediante movimientos pausados, calmos, hablándole despacio. Finalmente logró sacarla y no hizo falta nada de todo el drama por mí imaginado.

La hemos llevado a la guardia médica más veces que a mi hijo mayor en sus 9 años.

Comenzando por el cordón umbilical con olor a podrido (tranquilas, dijeron que era normal), chichones tipo huevo de dibujito animado, alergias, cortaduras, lengua perforadaaaaaa (síííí, un espanto), hasta me da vergüenza avisarle a la pediatra cada vez que le pasa algo, me van acusar de tener síndrome de Münchhaunsen.

La sala de espera y el consultorio médico son mi nueva pesadilla recurrente. Mientras intento concentrarme en las indicaciones que me imparte la pediatra, Carmen abre cajones, salta en la balanza, quiere enchufar artefactos. Ojo, la reto, le explico, la miro con cara de asesina de Bambis, pero no logro amedrentarla. La doctora dice "es un espárrago", su peso no parece ser el "ideal" según su talla y edad. Carmen come poco, lo hace mientras camina, a duras penas se sienta en la mesa por 5 minutos, cualquier caloría que ingiera es gastada en el mismo momento porque esta nenita no para ni un segundo, no paaara.

En la familia somos todos adoradores de la Reina Harina, cuando pasamos por una panadería nos convertimos en zombies, babeamos, nos codeamos; ella lo hace cuando pasa por la verdulería, mira los tomates y exclama: "mmmmmmm, rico mate". Así nunca va a engordar.

Cada vez que salimos a la calle se sienta en todos los umbrales, entra a cuanto negocio aparezca en su camino, corre, toca, chupa y revolea. Hasta el vecino más huraño ablanda su semblante cuando ella lo mira de frente; como si fuera la Reina de la Primavera agita sus bracitos saludando, expande su sonrisa, inclina la cabeza y grita "hooooola".

Mi tío me ha dicho que mejor no nos veamos hasta que Carmen "esté un poco más adaptada", confieso que fue un alivio, tiene dieciocho mil quinientos adornitos, todos frágiles, es una tentación para ella.

Mi mayor esperanza radica en la escolarización, tengo todas las expectativas puestas en el jardín al que va a ir en marzo. Espero con toda el alma que esas profesionales de la primera infancia puedan hacer algo por ella. Tal vez mi fantasía fue alimentada por la seño. Casi lloro de emoción cuando al tiempo que decía la mágica frase: "no te preocupes, mami, acá todos entran medio terremotito", me señalaba a 5 nenitos, del tamaño de Carmen, quietos, peinaditos, vestidos y sentados en la mesa tomando la leche.

No sé a dónde habrá quedado aquella madre decidida, aquella mujer de manos firmes que llevaba a su hijo todo el camino "de la manito", la que podía decir sin que le temblara el pulso "ahora chocolate no", qué habrá sido de ella y de las convicciones tan arraigadas "nada de tele hasta los 3 años", una incógnita, un real misterio, esa madre fue absorbida por ésta, solo así se explican los kilos de más que tengo.

Lo agotada que estoy es directamente proporcional a lo encantada que me tiene con su presencia.

Ser madre de dos, ser dos madres en una, haber sido madre de un deambulador obediente y ser madre de una deambuladora muuuy exploradora, es tal vez lo más alienante que me tocó vivir, pero acá estoy, sincerando, dejando claro que si hay algo en el mundo, que a uno lo embiste de humildad, es sin dudas la maternidad.

P.D: Seamos más solidarias, mujeres, cuando veamos un pibito encaprichado, golpeando su cabeza contra el piso, no señalemos con el dedo acusador a esa madre que intenta calmarlo con tono sereno y unas ganas enormes de salir corriendo a la Terminal de Retiro, estiremos la mano con un chocolate y un pañuelo descartable, pero no para el mocoso, sino para esa pobre mujer.

*Ana es hoy nuestra bloguera invitada, mamá de Borja (9 años) y Carmen (20 meses). Ya la habíamos leído anteriormente en un texto sobre su madre. Si quieren seguir leyéndola, pueden hacerlo en su propio blog . ¡Gracias, Ana! ¡Muy buen martes! Nos reencontramos el viernes. Ine.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?