Jujuy: amenazan con prolongar el acampe

Pese a las medidas del gobierno, continúa la protesta; Sala exige que Morales la reciba
Lucrecia Bullrich
(0)
16 de enero de 2016  

Aunque corren serio riesgo los planes sociales que cobran cada mes y su participación en las cooperativas de construcción de viviendas que sostienen su existencia, la Tupac Amaru de Milagro Sala y las otras 15 organizaciones que desde hace 32 días acampan a metros de la Casa de Gobierno de Jujuy, no tienen ninguna intención de moverse de allí.

El diputado provincial Juan Manuel Esquivel, del bloque Frente Unidos y Organizados y ladero de Sala, volvió ayer a pedir que el gobernador Gerardo Morales reciba a las agrupaciones que no se acogieron al plan oficial de reempadronamiento de beneficiarios de planes sociales y cooperativistas.

"El gobierno intenta proscribir y judicializar la protesta social para callar a una fuerza opositora. Eso es abuso de poder. Solicitamos una mesa de diálogo", advirtió Esquivel en declaraciones a la prensa local.

Según pudo saber LA NACION, Sala no evalúa ninguna forma de retirada. Piensa "resistir" al frente del campamento hasta que Morales la reciba. "Vamos a quedarnos todo el tiempo que sea necesario. Estamos defendiendo nuestro derecho a trabajar", ratificaron a LA NACION cerca de Sala.

La conciliación parece imposible. Cada vez que tiene un micrófono enfrente, Morales repite que "de ningún modo" accederá a dialogar con Sala y que no se reunirá con "extorsionadores". La acusa de haber manejado los fondos estatales destinados a planes sociales de manera discrecional durante la era kirchnerista e, incluso, de haberse quedado con parte de ese dinero.

Ayer, de hecho, volvió a la carga con su denuncia según la que en noviembre pasado Sala habría recibido 29 millones de pesos para obras que no comenzaron. "Sala se llevó 29 millones de pesos en efectivo en noviembre de un banco. Y las cooperativas no pueden empezar las obras. Por eso está imputada y tiene que ir a declarar", dijo en declaraciones a radio Mitre.

Desde la Tupac rechazaron las acusaciones: "Morales también dijo que teníamos 500 armas, cosa que el Renar desmintió, y que matamos al militante Ariel Velázquez, hipótesis que rechazó la Justicia. Es una mentira más", descargaron.

El radical Morales asumió la gobernación el 10 de diciembre pasado. Cuatro días más tarde, la Tupac y otras 100 orgamizaciones se instalaron en la Plaza Belgrano. Anteayer, tras el últimatum del gobierno, quedaron en el acampe apenas 16, el núcleo del poder de Sala.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.